La se­ñal, el ele­men­to que le da pre­ci­sión al pi­lo­to au­to­má­ti­co

La uti­li­za­ción de pi­lo­tos au­to­má­ti­cos pue­de ha­cer más efi­cien­tes to­das las ta­reas a cam­po y aba­ra­tar sen­si­ble­men­te los cos­tos, pe­ro pa­ra eso es vi­tal con­tar con una se­ñal de co­rrec­ción apro­pia­da. ¿Cuá­les son las op­cio­nes dis­po­ni­bles en nues­tra re­gión?

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Juan Bau­tis­ta Rag­gio jrag­gio@fyea.com.ar

Cuá­les son las va­ria­bles dis­po­ni­bles pa­ra op­ti­mi­zar una he­rra­mien­ta que fa­ci­li­ta to­das las la­bo­res.

Cuan­do se li­be­ra al ope­ra­dor del con­trol del vehícu­lo, él pue­de de­di­car­le más aten­ción a la ope­ra­ción es­pe­cí­fi­ca en eje­cu­ción y ade­más, ba­ja el ni­vel de stress y se fa­ti­ga me­nos. La ta­rea se ha­ce más con­for­ta­ble, con to­do lo que ello im­pli­ca.

Por ejem­plo se pue­de con­cen­trar en ob­ser­var có­mo se com­por­ta la sem­bra­do­ra, mi­rar en el mo­ni­tor có­mo es la uni­for­mi­dad de do­si­fi­ca­ción de se­mi­lla o de fer­ti­li­zan­te, o bien si tal o cual pi­co de la pul­ve­ri­za­do­ra apa­re­ce ta­pa­do. Ade­más, el pi­lo­to per­mi­te ex­ten­der las jor­na­das y ha­cer tra­ba­jos noc­tur­nos sin erro­res por la fal­ta de vi­si­bi­li­dad. O cuan­do por ejem­plo, la lí­nea del mar­ca­dor es in­vi­si­ble (de día o de no­che), o tam­bién si el ras­tro­jo o cul­ti­vo ha­ce im­po­si­ble di­vi­sar la lí­nea del en­tre­sur­co. Y tam­bién cuan­do la sem­bra­do­ra tie­ne más de sie­te me­tros de an­cho y los bra­zos de los mar­ca­do­res tien­den a rom­per­se de­bi­do a su gran lon­gi­tud.

La pre­ci­sión tie­ne no­ta­ble im­pac­to en el re­sul­ta­do del ne­go­cio tan­to en los rin­des de los cul­ti­vos co­mo en el gas­to de in­su­mos en la siem­bra, pul­ve­ri­za­ción, fer­ti­li­za­ción y co­se­cha.

Tan­to es así, que de un buen aná­li- sis eco­nó­mi­co re­sul­ta que los ele­men­tos re­la­cio­na­dos con es­ta tec­no­lo­gía se amor­ti­zan rá­pi­da­men­te, y por en­de no es di­fí­cil la de­ci­sión de op­tar por su uso. “Se pa­ga so­la” di­cen en el cam­po.

Cla­ro que los be­ne­fi­cios son más cla­ros en cam­pos ove­ros o man­cha­dos co­mo los del oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res o los de la cuenca del Sa­la­do que los cam­pos uni­for­mes de Per­ga­mino, Sal­to o Ro­jas. En las zo­nas de cam­pos man­cha­dos, a los be­ne­fi­cios se le pue­den agre­gar las si­tua­cio­nes en que el rumbo del equi­po de­ja de ser rec­to pa­ra co­piar con­tor­nos irre­gu­la­res de mon­tes, ba­jos o la­gu­nas, o es ne­ce­sa­rio cam­biar den­si­da­des de siem­bra o de ma­te­ria­les.

Es de­cir, más allá del pi­lo­to au­to­má­ti­co, sem­bra­do­ras con cor­tes por sec­cio­nes, o pul­ve­ri­za­do­ras con cor­te por pi­co ofre­cen su be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co ex­tra. Aun­que es­tos avan­ces tam­bién se di­fun­den en cam­pos uni­for­mes, de­bi­do a que per­mi­ten cam­biar la di­rec­ción de las hi­le­ras en­tre años y sa­lir a la ca­be­ce­ra o en­trar a la amel­ga, sin des­per­di­ciar in­su­mos ni te­rreno, o bien aho­rran un tiem­po que va­le oro en las pues­tas a pun­to, co­rrec­cio­nes y ajus­tes que los equi­pos de­man­dan siem­pre.

No obs­tan­te to­do ello, es­tos de­ta- lles no al­can­zan pa­ra ase­gu­rar el éxi­to de la in­ver­sión en equi­pos de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, ya que uti­li­zar un pi­lo­to au­to­má­ti­co sin la se­ñal de co­rrec­ción apro­pia­da es co­mo te­ner la me­jor compu­tado­ra sin el soft co­rres­pon­dien­te.

El mer­ca­do ofre­ce di­fe­ren­tes ti­pos de se­ñal, al­gu­nas muy bue­nas y otras de me­nor pre­ci­sión, que son muy bue­nas pe­ro no al­can­zan ni pa­ra em­pe­zar en al­gu­nas ope­ra­cio­nes del cam­po. Hay se­ña­les de me­no­res cos­tos, co­mo las de ca­non re­du­ci­do que son úti­les pa­ra al­gu­nas ta­reas que de­man­dan ade­más la in­ter­ven­ción del ope­ra­rio.

La se­ñal más di­fun­di­da en nues­tro me­dio y la me­jor por una se­rie de ra­zo­nes cu­yo aná­li­sis de fon­do es­ca­pa a es­ta no­ta, es la del sis­te­ma GPS (Sis­te­ma de Po­si­cio­na­mien­to Glo­bal) desa­rro­lla­do, por el De­par­ta­men­to de De­fen­sa de los Es­ta­dos Uni­dos.

Ba­jo es­te sis­te­ma de se­ñal se ha desa­rro­lla­do la Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión en Ar­gen­ti­na a par­tir de 1995 . Exis­ten en el mun­do otros sis­te­mas co­mo GLONASS ad­mi­nis­tra­do por Ru­sia, Ga­li­leo de la Unión Eu­ro­pea, BeiDou de Chi­na y MSAS o QZSS ad­mi- nis­tra­do por Ja­pón, que sue­len ser pro­yec­tos, sin la cons­te­la­ción de sa­té­li­tes ne­ce­sa­ria y no ofre­cen su ser­vi­cio to­do el tiem­po, ni la se­gu­ri­dad en­tre otras co­sas. Des­de que los Es­ta­dos Uni­dos li­be­ra­ron el sis­te­ma GPS a las ac­ti­vi­da­des ci­vi­les, se ge­ne­ró una gran can­ti­dad de ne­go­cios y de pues­tos de tra­ba­jo en torno a la na­ve­ga­ción, (pre­ci­sa­men­te esa fue una de las ra­zo­nes de la liberación) y de­bi­do a que un úni­co país ma­ne­ja la cons­te­la­ción de sa­té­li­tes, otros paí­ses pa­ra en­trar en el ne­go­cio se de­di­ca­ron a desa­rro­llar di­fe­ren­tes sis­te­mas de au­men­ta­ción que me­jo­ran, co­rri­gen o ajus­tan los ser­vi­cios brin­da­dos por el sis­te­ma ma­dre. Es por ello que ca­da sis­te­ma de au­men­ta­ción ofre­ce su ser­vi­cio en al­gu­nas re­gio­nes del mun­do y otros en otras. En nues­tro país, el sis­te­ma RTK se ha con­ver­ti­do en el más apre­cia­do pa­ra di­fe­ren­tes ta­reas, de­bi­do a que brin­da 2,5 cm de error o de pre­ci­sión, se­gún des­de dón­de se mi­re. Es­te sis­te­ma co­rri­ge o ajus­ta la se­ñal ori­gi­nal, me­dian­te on­da de ra­dio o co­mu­ni­ca­cio­nes ce­lu­la­res. Se precisa el ac­ce­so a una es­ta­ción ba­se RTK ubi­ca­da en un ra­dio de unos 20 km de dis­tan­cia del equi­po de tra­ba­jo (de­pen­dien­do de la al­tu­ra de la an­te­na y la in­ter­cep­ción de ár­bo­les, cons­truc­cio­nes) y que en­vía co­rrec­cio­nes me­dian­te un trans­mi­sor de ra­dio a los re­cep­to­res mó­vi­les co­lo­ca­dos en la má­qui­na o vehícu­lo.

El mer­ca­do ofre­ce al­ter­na­ti­vas co­mo es­ta­ción ba­se RTK ad­qui­ri­da por el usua­rio fi­nal, o re­des de es­ta­cio­nes ba­se es­ta­ble­ci­da en la re­gión a la cual se pue­de sus­cri­bir el in­tere­sa­do. Es­tos ser­vi­cios son ope­ra­dos por dis­tri­bui­do­res de equi­pos de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, quie­nes ins­ta­la­ron en el área de in­te­rés es­ta­cio­nes ba­se sim­ples o múl­ti­ples.

La co­ber­tu­ra por las re­des me­jo­ra en la me­di­da que las re­des se ex­tien­den en el mun­do. Asi­mis­mo la co­rrec­ción RTK se pue­de ob­te­ner me­dian­te un mó­dem de co­mu­ni­ca­ción ce­lu­lar que su­plan­ta a la on­da de ra­dio. Es­tas re­des ce­lu­la­res son es­ta­cio­nes de re­fe­ren­cia de ope­ra­ción con­ti­nua, CORS, que pue­den ser sen­ci­llas, múl­ti­ples o en red y co­rri­gen la se­ñal que lle­ga al trac­tor.

El sis­te­ma RTK se apli­ca a di­ver­sos tra­ba­jos des­de la la­bran­za a la co­se­cha, lo cual ha­ce ren­ta­ble la in­ver­sión, en fun­ción de los be­ne­fi­cios acu­mu­la­dos du­ran­te ca­da cam­pa­ña.

Go­la­zo. El pi­lo­to au­to­má­ti­co le per­mi­te al ope­ra­rio pres­tar ma­yor aten­ción a la mar­cha de las la­bo­res, y abre la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar tam­bién du­ran­te las ho­ras de la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.