Los fie­rros fo­rra­je­ros si­guen in­flan­do el pe­cho

En el INTA Man­fre­di, los es­pe­cia­lis­tas ana­li­za­ron la evo­lu­ción de las he­rra­mien­tas de un sec­tor que cre­ce.

Clarin - Revista Rural - - Sumario -

De la mano de la pro­duc­ción de car­ne y le­che, cre­ce tam­bién el pro­fe­sio­na­lis­mo en la con­fec­ción de si­lo.

En un cla­ro con­tex­to de re­po­si­cio­na­mien­to de los pre­cios de los gra­nos y la reac­ti­va­ción de los sis­te­mas pro­duc­ti­vos de car­ne y le­che, el sec­tor me­tal­me­cá­ni­co re­sur­ge con bue­nas pers­pec­ti­vas. Eso se pu­do per­ci­bir du­ran­te la 9° Jor­na­da de Fo­rra­jes Con­ser­va­dos que se reali­zó re­cien­te­men­te en el INTA Man­fre­di, Cór­do­ba.

Pa­ra Ma­rio Bra­ga­chi­ni, es­pe­cia­lis­ta en agre­ga­do de va­lor del INTA Man­fre­di, “el si­la­je es la tec­no­lo­gía que re­vo­lu­cio­nó la pro­duc­ción de car­ne y le­che en nues­tro país” y, en es­te sen­ti­do, se ob­ser­va una gran evo­lu­ción de la su­per­fi­cie des­ti­na­das a si­la­je de maíz, sor­go y pas­tu­ras, que in­di­ca una evo­lu­ción ha­cia sis­te­mas más in­ten­si­vos de pro­duc­ción”.

Se­gún da­tos del INTA, en la cam­pa­ña 93/94, se en­si­la­ron unas 80.000 hec­tá­reas de maíz y sor­go, de las cua­les el 90% era pi­ca­do grue­so con ba­ja ca­li­dad. 25 años des­pués, es­ta su­per­fi­cie se in­cre­men­tó ex­po­nen­cial­men­te pa­ra al­can­zar, en la ac­tua­li­dad, ca­si las 2 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

En lí­nea con es­ta ci­fra, Bra­ga­chi­ni ana­li­zó: “Gran par­te del cre­ci­mien­to del si­la­je se jus­ti­fi­ca por el in­cre­men­to en la par­ti­ci­pa­ción de las die­tas que fue de un 15 a un 50%, y su tiem­po de uso pa­só de ser es­ta­cio­nal a cons­tan­te”. Es­to, a su vez, per­mi­tió au­men­tar la car­ga ani­mal y, por en­de, la pro­duc­ción de li­tros de le­che o ki­los de car­ne por hec­tá­rea.

Ac­tual­men­te se tra­ba­ja con pi­ca­do­ras con ca­be­za­les de cor­te y de ci­lin­dro que rea­li­zan un cor­te per­pen­di­cu­lar al eje de ro­ta­ción pa­ra lo­grar el de­no­mi­na­do pi­ca­do fino de pre­ci­sión, con un ta­ma­ño teó­ri­co de cor­te de has­ta 10 mi­lí­me­tros.

“Otro he­cho que acom­pa­ñó es­ta re­vo­lu­ción fo­rra­je­ra fue la adop­ción del si­lo­bol­sa y de si­lo bun­ker bien ta­pa­dos y com­pac­ta­dos, que de­ja­ron atrás los vie­jos si­los puen­tes”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta de Man­fre­di, al tiem­po que se­ña­ló que “en la ac­tua­li­dad, gra­cias al avan­ce tec­no­ló­gi­co que se pro­du­jo en el úl­ti­mo pe­río­do en cuan­to a em­bol­sa­do­ras, el 76% del ma­te­rial pi­ca­do se al­ma­ce­na en si­lo­bol­sa y el 24% res­tan­te en si­lo bun­ker”.

En tan­to, Fe­de­ri­co Sán­chez, tam­bién del INTA Man­fre­di, ase­gu­ró que las pi­ca­do­ras au­to­pro­pul­sa­das ven­di­das en la Ar­gen­ti­na son de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, de ma­yor po­ten­cia y ma­yor ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va con una se­rie de equi­pa­mien­to hi­dráu­li­co-elec­tró­ni­co, co­mo así tam­bién hard­wa­re co­nec­ta­do a ac­tua­do­res con soft­wa­re es­pe­cí­fi­cos. “Es­to per­mi­te la au­to­ma­ti­za­ción del fun­cio­na­mien­to, man­te­ni­mien­to y re­gu­la­ción de las pi­ca­do­ras en el cam­po”, pun­tua­li­zó.

Un cla­ro ejem­plo de la ex­pan­sión del si­la­je es el in­cre­men­to del 79% en las ven­tas in­ter­anua­les de má­qui­nas en­tre 2016 y 2017, mo­men­to en el que se bus­ca pro­ce­sar gra­nos con ma­yor con­te­ni­do de ma­te­ria se­ca pa­ra apro­ve­char el al­mi­dón del grano, o bien pa­ra con­tar con una he­rra­mien­ta que per­mi­ta con­fec­cio­nar si­los de ca­li­dad cuan­do el cul­ti­vo se pa­sa de su pe­río­do óp­ti­mo. “De las 58 má­qui­nas que se co­mer­cia­li­za­ron en 2017, 24 es­ta­ban equi­pa­das con el sis­te­ma de crac­ker de nue­va ge­ne­ra­ción”, se­ña­ló Sán­chez.

En cuan­to al mer­ca­do ar­gen­tino de em­bol­sa­do­ras de fo­rra­jes, el téc­ni­co ase­gu­ró que se ca­rac­te­ri­za por una “fuer­te pre­sen­cia de los pro­duc­tos de ori­gen na­cio­nal y po­see un com­por­ta­mien­to irre­gu­lar en cuan­to a las uni­da­des co­mer­cia­li­za­das anual­men­te”, ten­den­cia si­mi­lar a la re­gis­tra­da en el mer­ca­do de pi­ca- do­ras au­to­pro­pul­sa­das, que en­cuen­tra en el con­tra­tis­ta fo­rra­je­ro a su prin­ci­pal usua­rio. En es­ta lí­nea, es­pe­ci­fi­có que “en la ac­tua­li­dad, el par­que es­tá in­te­gra­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por má­qui­nas de diez pies, mien­tras se des­ta­can des­de ha­ce cua­tro años los mo­de­los de do­ce pies”. Tam­bién se co­mer­cia­li­zan em­bu­ti­do­ras ac­cio­na­das por TDP (sin mo­tor y pa­ra bol­sas de seis pies), una tec­no­lo­gía des­ti­na­da a pro­duc­to­res de me­nor es­ca­la. De acuer­do con Gastón Urrets, es­pe­cia­lis­ta en ma­qui­na­rias del INTA Man­fre­di, “los pre­cios trac­cio­nan y alien­tan la ac­ti­vi­dad y la adop­ción de tec­no­lo­gía en sec­to­res co­mo la re­cría, en don­de se ha­ce fun- da­men­tal con­tar con ofer­ta de fo­rra­je es­ta­ble en ca­li­dad y can­ti­dad con al­tos ni­ve­les de pro­teí­na y fi­bra di­ges­ti­ble), a lo lar­go del tiem­po”.

En es­te sen­ti­do, el es­pe­cia­lis­ta no du­dó en ase­gu­rar que, por con­si­guien­te, “la de­man­da de ro­toen­far­da­do­ras con bue­na ca­pa­ci­dad y ca­li­dad de tra­ba­jo se­gui­rá es­ta­ble y en cre­ci­mien­to, aún en zo­nas don­de no se cul­ti­va al­fal­fa, co­mo las del nor­te del país”.

“El re­pun­te de las ven­tas en 2017 en más de un 35% en ro­toen­far­da­do­ras in­di­can que los rollos se­gui­rán ocu­pan­do un pa­pel cen­tral, da­do el me­nor cos­to de es­tos equi­pos, la fa­ci­li­dad de ma­ne­jo y la dis­po­ni­bi­li­dad de equi­pa­mien­to com­ple­men­ta­rio pa­ra el trans­por­te, al­ma­ce­na­mien­to y su­mi­nis­tro de los rollos”, sen­ten­ció Urrets.

Un in­di­ca­dor que apo­ya es­ta teo­ría es el mer­ca­do de mi­xer verticales o pro­ce­sa­do­res de fi­bra en for­ma de rollos, el cual se man­tu­vo con un pro­me­dio de 1.200 uni­da­des a lo lar­go de los úl­ti­mos años, con 23 mo­de­los de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pre­sen­tes en el mer­ca­do.

Las me­ga­en­far­da­do­ras y las ro­toen­far­da­do­ras no com­pi­ten en­tre sí, ya que ocu­pan dis­tin­tos ni­chos del mer­ca­do de he­ni­fi­ca­ción, prin­ci­pal­men­te por di­fe­ren­tes cos­tos de ad­qui­si­ción y ca­pa­ci­da­des de tra­ba­jo.

“Las pri­me­ras es­tán des­ti­na­das a un mer­ca­do más in­dus­trial o de ven­ta de in­su­mo, mien­tras que las se­gun­das es­tán des­ti­na­das a pro­duc­to­res o con­tra­tis­tas más lo­ca­les”, es­pe­ci­fi­có Sán­chez.

Nues­tro país dis­po­ne de un par­que ac­ti­vo de 195 me­ga­en­far­da­do­ras, de las cua­les 170 uni­da­des tra­ba­jan so­bre cul­ti­vo de al­fal­fa y he­ni­fi­can 900 mil to­ne­la­das al año en for­ma de me­ga­far­do, ci­fra que equi­va­le al 18% de la pro­duc­ción to­tal de heno.

En cuan­to al mer­ca­do de equi­pos de he­ni­fi­ca­ción, Sán­chez ase­gu­ró que “la adop­ción de es­te ti­po de tec­no­lo­gías en los sis­te­mas de con­fec­ción de heno en la Ar­gen­ti­na siem­pre es­tu­vo li­mi­ta­da por la po­ca cul­tu­ra en la ob­ten­ción de ca­li­dad que se tie­ne”.

De acuer­do con el es­pe­cia­lis­ta, la Ar­gen­ti­na es un ac­tor re­la­ti­va­men­te nue­vo y aún mar­gi­nal en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de heno. “Sin em­bar­go, se ve un com­por­ta­mien­to muy di­ná­mi­co, con una ex­pan­sión de las ex­por­ta­cio­nes en po­cos años”, acla­ró.

Por su par­te, el téc­ni­co de Man­fre­di ase­gu­ró que “la Ar­gen­ti­na es uno de los paí­ses de me­nor ven­ta de cor­ta­do­ras a dis­cos con acon­di­cio­na­dor en la re­gión en re­la­ción a la can­ti­dad de ro­toen­far­da­do­ras y al stock ga­na­de­ro na­cio­nal”.

En re­fe­ren­cia a las se­ga­do­ras, Sán­chez es­pe­ci­fi­có que des­de que des­em­bar­ca­ron en el país en 1993, nun­ca lo­gra­ron ins­ta­lar­se fuer­te­men­te en el mer­ca­do, en­con­tran­do co­mo prin­ci­pal com­pe­ten­cia a las des­ma­le­za­do­ras ti­po hé­li­ces.

Un en­sa­yo desa­rro­lla­do por INTA de­mues­tra que al uti­li­zar una se­ga­do­ra se ob­tie­ne una di­fe­ren­cia pro­duc­ti­va de 5.263 Mcal/ha/año adi­cio­na­les pa­ra pro­duc­ción, que se pue­de re­fle­jar en 283 kg de car­ne ex­tra anual o, en el ca­so de los tam­bos, pue­de al­can­zar un plus de 1.425 li­tros de le­che por hec­tá­rea por año.

Así, con tec­no­lo­gía y co­no­ci­mien­to, to­do el sec­tor evo­lu­cio­na.

A pi­car. El sec­tor fo­rra­je­ro cre­ce de la mano de una me­jo­ra en la si­tua­ción de los pro­duc­to­res de car­ne y le­che, que in­ten­si­fi­can sus plan­teos.

Gi­gan­te. Los me­ga­far­dos tie­nen un atrac­ti­vo mer­ca­do de ex­por­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.