Cuan­do las co­sas no son lo que pa­re­cen, que ha­ble el la­bo­ra­to­rio

Sa­ni­dad. Los ca­sos os­cu­ros po­nen al ve­te­ri­na­rio en si­tua­ción de apren­di­za­je per­ma­nen­te. Es­ta vez, mue­ren ter­ne­ros des­te­ta­dos por He­mo­glo­bi­nu­ria Ba­ci­lar en En­tre Ríos.

Clarin - Revista Rural - - Ganaderia -

Has­ta acá, creo que he des­crip­to es­tos cua­dros no me­nos de diez ve­ces. Al ha­cer la anam­ne­sis (pre­gun­tas que se ha­cen al pues­te­ro o en­car­ga­do so­bre la historia re­cien­te del cam­po, va­cu­na­cio­nes, mo­vi­mien­tos, in­gre­so de ani­ma­les, cam­bios de ra­ción, etc), no se po­dían de­tec­tar gran­des acon­te­ci­mien­tos o even­tos que des­ta­ca­ran pa­ra lo­grar una apro­xi­ma­ción al diag­nós­ti­co.

Hi­ce dos ne­crop­sias (es lo mis­mo que la au­top­sia en los hu­ma­nos). Me lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción la pa­li­dez de las ma­sas mus­cu­la­res más im­por­tan­tes, co­mo ser los cuar­tos, y el co­lor ama­ri­llo de cier­tas es­truc­tu­ras co­mo el dia­frag­ma, el epi­plón o los múscu­los in­ter­cos­ta­les. Otro da­to muy im­por­tan­te: es­ta­ban li­bres de pa­rá­si­tos, in­tes­ti­nos e hí­ga­do sin le­sio­nes apa­ren­tes.

En un mo­men­to me pre­gun­té acer­ca de la po­si­bi­li­dad de es­tar fren­te a un ca­so de Ana­plas­mo­sis, aun­que la au­sen­cia de ese pa­rá­si­to en la zo­na me hi­zo des­car­tar esa po- si­bi­li­dad, por lo me­nos en ese mo­men­to. Tam­bién des­car­té Ba­be­sio­sis, por­que no hay ga­rra­pa­ta. Otra po­si­bi­li­dad era es­tar en pre­sen­cia de Lep­tos­pi­ro­sis: por la ic­te­ri­cia de te­ji­dos y la ca­te­go­ría que es­ta­ba sien­do afec­ta­da, ce­rra­ba, pe­ro es­tá­ba­mos en me­dio de una se­ca muy im­por­tan­te, así que no era lo más pro­ba­ble.

An­te la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer un diag­nós­ti­co cer­te­ro al ob­ser­var el cua­dro clí­ni­co y las ne­crop­sias, el en­vio de mues­tras al la­bo­ra­to­rio fue lo que en­ten­dí era lo más acon­se­ja­ble y fue lo que, en de­fi­ni­ti­va, dio la úl­ti­ma pa­la­bra en es­te asun­to. Re­sul­ta­do: He­mo­glo­bi­nu­ria Ba­ci­lar. Co­mo di­ría mi abue­la: “¡chu­pa­te esa man­da­ri­na!”

Uno es­tá acos­tum­bra­do a aso­ciar es­ta en­fer­me­dad a la Fas­cio­la He­pá­ti­ca. Es más, van de la mano, o eso creía. Pe­ro in­da­gan­do un po­co más en­con­tré otros ca­sos, uno en Zá­ra­te, otro en la zo­na de General Bel­grano, en cuenca del Sa­la­do, don­de se ha­bían re­gis­tra­do ca­sos de He­mo­glo­bi­nu­ria en au­sen­cia de Sa­guay­pé. Ade­más, es­tos ter­ne­ros no te­nían ori­na ro­ja, o tal vez era un cua­dro tan ter­mi­nal don­de la anemia era muy gran­de, no lo sé.

Re­co­noz­co que al ver el in­for­me del la­bo­ra­to­rio no lo creí, no me cua­dra­ba, ade­más eran ani­ma­les va­cu­na­dos con­tra las en­fer­me­da­des clos­tri­dia­les, pe­ro la va­cu­na­ción del lo­te con una va­cu­na so­la­men­te de He­mo­glo­bi­nu­ria fue su­fi­cien­te pa­ra que se ter­mi­na­ran los ca­sos. En de­fi­ni­ti­va, no to­do es lo que pa­re­ce o de­be­ría ser. Es­to me sigue en­se­ñan­do que se de­be te­ner una vi­sión más am­plia de las co­sas y no en­ca­si­llar­se en lo que uno co­no­ce. Y me re­cor­dó que los ca­sos os­cu­ros si­guen ahí.

A pe­sar de ha­cer dos ne­crop­sias, fal­ta­ban da­tos pa­ra lle­gar a un diag­nós­ti­co cer­te­ro

Bue­na pin­ta. Los ani­ma­les muer­tos ron­da­ban los 200 ki­los y es­ta­ban en buen es­ta­do cor­po­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.