El me­dio am­bien­te y la ren­ta­bi­li­dad se dan la mano

En el sur bo­nae­ren­se usan la na­tu­ra­li­za­ción y re­siem­bra de ver­deos pa­ra cui­dar y po­ten­ciar sue­los frá­gi­les.

Clarin - Revista Rural - - Ganaderia -

Con un cli­ma se­mi­ári­do tem­pla­do frío, sue­los frá­gi­les y sus­cep­ti­bles a la ero­sión, y pre­ci­pi­ta­cio­nes va­ria­bles, pro­du­cir en el sud­oes­te bo­nae­ren­se pre­sen­ta más de un desafío. En el es­ta­ble­ci­mien­to ga­na­de­ro “La Jo­se­fi­na”, en Ca­bil­do, cer­ca de la ciu­dad de Bahía Blan­ca, acep­ta­ron el re­to y, des­de ha­ce 20 años, abas­te­cen a sus 500 ani­ma­les con una pro­mo­ción de la re­siem­bra y na­tu­ra­li­za­ción en ver­deos de in­vierno que, con ba­jos cos­tos y un mí­ni­mo uso de in­su­mos, rin­de más de 5 mil ki­los de ma­te­ria se­ca por año.

“Lo­gra­mos es­ta­bi­li­zar las ga­nan- cias sin hi­po­te­car nues­tro le­ga­do”, re­co­no­ce Flo­rin­da Tor­quat­ti, una de las dueñas de “La Jo­se­fi­na”, un cam­po fa­mi­liar de 650 hec­tá­reas con más de 100 años de historia y ma­ne­ja­do por la cuar­ta ge­ne­ra­ción de pro­duc­to­res ga­na­de­ros.

“Pro­du­ci­mos con una vi­sión de con­ti­nui­dad, le­jos de los con­cep­tos de con­su­mo o ex­plo­ta­ción”, ase­gu­ra Tor­quat­ti.

La re­ce­ta es sim­ple: “Con na­tu­ra­li­za­ción, re­siem­bra y con­so­cia­ción con es­pe­cies es­pon­tá­neas de los ver­deos de in­vierno –co­mo ave­na vio­le­ta, vi­cia vi­llo­sa y ray grass anual– lo­gra­mos ali­men­tar a 500 ani­ma­les en par­ce­las de 10 hec­tá­reas, con ro­ta­cio­nes ca­da 5 días”.

Co­mo re­sul­ta­do de es­ta tec­no­lo­gía de pro­ce­sos, el es­ta­ble­ci­mien­to dis­mi­nu­ye has­ta en un 80% el uso de in­su­mos, al tiem­po que dis­po­ne de al­tos ni­ve­les de fo­rra­je, nu­tri­cio­nal­men­te ba­lan­cea­dos y a un ba­jo cos- to. Ade­más, la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca de la vi­cia pro­por­cio­na una nu­tri­ción ni­tro­ge­na­da que cap­tan las gra­mí­neas y la con­vier­ten en nue­va ma­te­ria or­gá­ni­ca, lo que fa­vo­re­ce al pro­ce­so vir­tuo­so que in­cre­men­ta la fer­ti­li­dad. “Aun­que la car­ga ins­tan­tá­nea es ele­va­da (45 Equi­va­len­te Va­ca/ha. en 5 días), gra­cias al vo­lu­men de pas­to, los reite­ra­dos ci­clos de cre­ci­mien­to y al mo­men­to en el que se lo con­su­me, per­ma­ne­ce un “mul­ching” que ate­núa el efec­to de com­pac­ta­ción de la pe­zu­ña”, de­ta­lló la pro­duc­to­ra. En re­fe­ren­cia a es­to, Fe­de­ri­co Cas­tol­di, je­fe de la agen­cia del INTA en Bahía Blan­ca, des­ta­có la es­tra­te­gia por “man­te­ner el sue­lo cu­bier­to de ma­ne­ra con­ti­nua, lo que evi­ta su ero­sión al tiem­po que se con­ser­va y pro­mue­ve su mi­cro­fau­na y mi­cro­bio­lo­gía, sin os­ci­la­cio­nes y ex­tre­mos tér­mi­cos”. Asi­mis­mo, al­can­zan de­ter­mi­na­cio­nes de dis­po­ni­bi­li­dad que su­pe­ran los 5 mil ki­los de ma­te­ria se­ca por hec­tá­rea por año, aún en años se­cos y has­ta más de 9 mil en años ge­ne­ro­sos. Pa­ra Cas­tol­di, se tra­ta de una pro­pues­ta de “gran po­ten­cial” pa­ra es­ta­bi­li­zar la ofer­ta fo­rra­je­ra, en re­la­ción al ma­ne­jo tra­di­cio­nal de la zo­na, más de­pen­dien­te del ries­go cli­má­ti­co.

“Es­ta es­tra­te­gia nos da ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos. Los be­ne­fi­cios son in­nu­me­ra­bles”, re­fle­xio­nó Cas­tol­di e in­vi- tó a otros pro­duc­to­res a su­mar­se al desafío de pro­du­cir ba­sa­dos en la ob­ser­va­ción e in­ter­pre­ta­ción del me­dio, sin de­pen­der de los in­su­mos y en lí­nea con el am­bien­te: “Es­ta ex­pe­rien­cia exi­to­sa es un ejem­plo que nos in­vi­ta a re­pen­sar el mo­do en el que nos re­la­cio­na­mos con el cam­po. Es tiem­po de en­ten­der que el am­bien­te y la ren­ta­bi­li­dad no son con­cep­tos an­ta­gó­ni­cos”.

Es­ta­ble. Ali­men­tan a 500 ani­ma­les en par­ce­las de 10 hec­tá­reas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.