El lí­der an­te el desafío de ver­se re­fle­ja­do en los pro­yec­tos de los de­más

Em­pa­tía. La ca­pa­ci­dad de po­ner­se en el lu­gar de los otros no es al­go con lo que ve­ni­mos de fá­bri­ca, sino una vir­tud que se pue­de tra­ba­jar y me­jo­rar. Le to­ca al lí­der dar el pa­so ha­cia el co­no­ci­mien­to mu­tuo.

Clarin - Revista Rural - - Empresas A Escala Humana - Fer­nan­do Preu­mayr Es con­sul­tor pri­va­do y pro­fe­sor de Com­por­ta­mien­to Hu­mano en el Programa de Agro­ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Aus­tral.

Una em­pre­sa, gen­te a car­go y un pa­pel a cum­plir nos po­nen en con­tac­to di­rec­to y sin fil­tro con una in­men­si­dad de cues­tio­nes a re­sol­ver. Cuen­tas a pa­gar, tra­to con pro­vee­do­res, re­sul­ta­dos in­dis­pen­sa­bles pa­ra so­bre­vi­vir, con­flic­tos en el equi­po, di­fi­cul­ta­des de fi­nan­cia­mien­to, preo­cu­pa­cio­nes por el fu­tu­ro que no sa­be­mos có­mo se­rá pa­ra no­so­tros. An­te tan­tos fren­tes abier­tos, el que di­ri­ge y to­ma de­ci­sio­nes sa­be que es­tá so­lo, que al fi­nal del día en mu­chos as­pec­tos es in­sus­ti­tui­ble, de ahí el pe­so de la mo­chi­la que lle­va en­ci­ma.

Cuan­do to­do pe­sa más de lo es­pe­ra­do es buen mo­men­to pa­ra mi­rar al­re­de­dor. No tra­ba­ja­mos so­los, te­ne­mos a nues­tra gen­te con ro­les y en­car­gos con­cre­tos que sa­car ade­lan­te, aun­que de­be­re­mos ser cons­cien­tes de que en gran me­di­da con­ta­re­mos con ellos si ellos cuen­tan con no­so­tros.

In­te­grar a las per­so­nas es­tá en no­so­tros, dán­do­les un es­pa­cio y un lu­gar que de a po­co va­yan ha­cien­do pro­pio. En la gran ma­yo­ría de las em­pre­sas que co­noz­co se ven dos ti­pos de reali­da­des: la de quie­nes asu­men a fon­do su pa­pel y aque­llas en que las per­so­nas so­lo se li­mi­tan a ha­cer el tra­ba­jo “que les han da­do”.

Nos to­ca a no­so­tros dar el pri­mer pa­so en di­rec­ción al co­no­ci­mien­to del equi­po de gen­te con la que tra­ba­ja­mos. Aquí no me re­fie­ro a lo ob­vio (quién es, có­mo se lla­ma o dón­de vi­ve, qué fa­mi­lia tie­ne, etc.) sino más bien a un ni­vel al­go más pro­fun­do que nos lle­ve a co­no­cer acer­ca de sus pro­yec­tos y ex­pec­ta­ti­vas.

La ca­pa­ci­dad de po­ner­se en el lu­gar de los de­más, la tan men­ta­da em­pa­tía, no es al­go que nos naz­ca o no. No es al­go con lo que ve­ni­mos de fá­bri­ca, es al­go que se pue­de tra­ba­jar y me­jo­rar y tie­ne que ver con el es­fuer­zo que sea­mos ca­pa­ces de ha­cer pa­ra tra­tar de en­ten­der có­mo pien­san, sien­ten y de­ci­den otros.

Cuan­do me re­fie­ro a “los otros” ha­blo de nues­tros com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y tam­bién, por qué no, a nues­tra pro­pia gen­te que­ri­da. En la me­di­da que po­da­mos co­no­cer el mun­do interior de los que nos ro­dean se­re­mos más ca­pa­ces de ejer­cer la to­le­ran­cia y el res­pe­to, an­tes que el jui­cio.

Los es­ti­los per­so­na­les que a ve­ces cho­can y pro­vo­can rui­do o ma­les­tar siem­pre tie­nen una ex­pli­ca­ción. Hay que sa­ber que lo que ve­mos (con­duc­tas, ac­ti­tu­des, re­sul­ta­dos) tie­ne su ex­pli­ca­ción en lo que no so­mos ca­pa­ces de ver (prin­ci­pios, va­lo­res, nor­mas), lo que ha­ce que las per­so­nas sea­mos a me­nu­do tan di­fí­ci­les de pre­de­cir.

En reali­dad no se tra­ta de ha­cer psi­co­lo­gía ba­ra­ta sino de es­tar un pa­so ade­lan­te, me­ter­nos con las per­so­nas, ha­cer­les ver que nos im­por­tan y que el lu­gar que te­ne­mos pa­ra ellos se ga­na con re­ci­pro­ci­dad, dan­do no­so­tros el pri­mer pa­so.

La em­pa­tía es sa­ber pre­gun­tar sin in­te­rro­gar, in­tere­sar­se sin ser in­va­si­vo, es­cu­char más con el co­ra­zón que con el oí­do, re­fle­jar las preo­cu­pa­cio­nes de los de­más en nues­tras pro­pias ex­pe­rien­cias, ser re­cep­ti­vo de las in­quie­tu­des sin ser ob­se­cuen­tes.

El uno a uno, el ma­te o el ca­fé, que ayu­dan. Po­der ar­mar un mi­cro­cli­ma que abra es­tas opor­tu­ni­da­des a con­ver­sa­cio­nes di­fe­ren­tes. In­clu­so reunio­nes con to­dos don­de es­té pre­sen­te el es­pí­ri­tu de en­cuen­tro más que el de con­tar­le las cos­ti­llas a ca­da uno.

Es­to no se in­ven­ta, no sa­le de hoy pa­ra ma­ña­na, se cons­tru­ye con la in­ten­cio­na­li­dad cla­ra de quien di­ri­ge y se po­ne ja­lón por ja­lón. En otras pa­la­bras, pa­so a pa­so, con cier­ta sis­te­ma­ti­ci­dad in­dis­pen­sa­ble pa­ra que las bue­nas in­ten­cio­nes no que­den en eso, si­guien­do un rumbo pre­de­fi­ni­do de ge­ne­rar con­fian­za, y pa­ra eso no­so­tros te­ne­mos que con­fiar, arries­gar. Has­ta que no con­si­ga­mos ver­nos re­fle­ja­dos en las ex­pec­ta­ti­vas o pro­yec­tos aje­nos no lle­ga­re­mos a puer­to.

Ha­ce unos días, un em­pre­sa­rio que cons­tru­yó una em­pre­sa des­ta­ca­da por su ni­vel hu­mano, adon­de la gen­te bus­ca ir a tra­ba­jar, me con­fe­só su se­cre­to. Me di­jo: “¿Sa­bés cual es mi prin­ci­pio pa­ra es­ta em­pre­sa con tan­ta gen­te, y tan­ta responsabilidad? Que los que tra­ba­jan con­mi­go son co­mo yo.”

Es­ta fra­se, pa­ra mí, re­su­me el es­pí­ri­tu de lo que men­cio­na­mos. Sim­ple y sen­ci­lla, lo di­ce to­do. Si los de­más son co­mo yo, tie­nen ne­ce­si­da­des si­mi­la­res, de­seos pa­re­ci­dos, ele­men­ta­les. A con­ti­nua­ción de­bo pre­gun­tar­me: si es­tu­vie­ra en su lu­gar, ¿qué me gus­ta­ría?, ¿qué es­pe­ra­ría de mi tra­ba­jo, del am­bien­te , etc.?

Es­tas son las ba­ses des­de don­de se pro­yec­ta el tra­to y la con­vi­ven­cia. ¿A lo me­jor sea mu­cho pe­dir? Los gru­pos hu­ma­nos, los equi­pos y la or­ga­ni­za­ción, si vi­ven huér­fa­nos de es­ta ca­pa­ci­dad de re­fle­jar­se en los de­más se que­dan a mi­tad de ca­mino. Re­suel­ven pro­ble­mas, ha­cen ne­go­cios, fun­cio­nan co­mo es­truc­tu­ras efi­ca­ces pe­ro de­jan un ras­tro de in­sa­tis­fac­ción im­po­si­ble de bo­rrar, de re­pa­rar. A la cor­ta, de­mues­tran so­li­dez y con­sis­ten­cia, a la lar­ga abren es­pa­cios que na­die lle­na por­que nun­ca es­tu­vo en sus cálcu­los que ocu­par­se del de al la­do era tan im­por­tan­te. Su­man re­sul­ta­dos y res­tan sig­ni­fi­ca­do.

Ma­te en mano. Los es­pa­cios pa­ra la con­ver­sa­ción y la es­cu­cha son vi­ta­les pa­ra la sa­lud de la em­pre­sa.

Sen­si­bi­li­dad. La em­pa­tía es sa­ber pre­gun­tar sin in­te­rro­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.