Los fos­fi­tos en­cien­den una luz de es­pe­ran­za

Pro­tec­ción de cul­ti­vos. Los fos­fi­tos, usados co­mo ac­ti­va­do­res de las de­fen­sas de las plantas, en el fu­tu­ro po­drían ser­vir pa­ra el con­trol en­fer­me­da­des co­mo la ro­ya asiá­ti­ca en so­ja.

Clarin - Revista Rural - - AGRICULTURA -

Los fos­fi­tos (Phis) son sa­les de­ri­va­das del áci­do fos­fo­ro­so com­bi­na­das con di­fe­ren­tes ca­tio­nes (Ca2+, K+, Mn2+, etc.). Su uso ac­tual en la pro­duc­ción agrí­co­la se ba­sa en el rol que po­seen co­mo ac­ti­va­do­res de las de­fen­sas de las plantas y en el efec­to an­ti­fún­gi­co di­rec­to que tie­nen so­bre al­gu­nos pa­tó­ge­nos.

Si bien los Phis co­men­za­ron a ser es­tu­dia­dos co­mo una po­si­ble fuente de fós­fo­ro a par­tir de 1930, fue en la dé­ca­da del 1970 en Fran­cia don­de se des­cu­brió que los Phi con­tro­la­ban en­fer­me­da­des en cul­ti­vos de pa­pa cau­sa­das por pseu­do hon­gos del or­den de los Oomy­ce­tes. Po­co tiem­po des­pués, el fos­fi­to Fo­setyl-Al fue for­mu­la­do y co­mer­cia­li­za­do ba­jo el nom­bre co­mer­cial Aliet­te.

Los Phis con­tro­lan las en­fer­me­da­des de for­ma di­rec­ta e in­di­rec­ta En el pri­mer ca­so, ac­túan so­bre los pa­tó­ge­nos afec­tan­do la fos­fo­ri­la­ción oxi­da­ti­va y otros pro­ce­sos del me­ta­bo­lis­mo de los Oomy­ce­tes, y en el se­gun­do ca­so se su­ma la ac­ti­va­ción de los me­ca­nis­mos de de­fen­sa de las plantas. Es­ta in­duc­ción de la re­sis­ten­cia va acom­pa­ña­da de un au­men­to de las pro­teí­nas re­la­cio­na­das con la pa­to­gé­ne­sis (PR), de una acu­mu­la­ción de sus­tan­cias an­ti­mi­cro­bia­nas de­no­mi­na­das fi­toa­le­xi­nas (FX) y de cam­bios en las en­zi- mas de es­trés oxi­da­ti­vo pre­sen­tes en las plantas.

Una ca­rac­te­rís­ti­ca des­ta­ca­ble de los Phis es que se con­si­de­ra que pre­sen­tan un me­nor ries­go de desa­rro­llo de re­sis­ten­cia a en­fer­me­da­des que los in­gre­dien­tes ac­ti­vos de los fun­gi­ci­das y que pre­sen­tan ba­ja a nu­la fi­to­to­xi­ci­dad. Los Phis son com­pues­tos de ba­ja to­xi­ci­dad pa­ra el me­dio am­bien­te, pre­sen­tan al­ta com­pa­ti­bi­li­dad en mez­clas de tan­que, de rá­pi­da ab­sor­ción y que ade­más de mo­vi­li­zar­se por el xi­le­ma tam­bién lo ha­cen a tra­vés del floe­ma, lo que po­si­bi­li­ta­ría la trans­lo­ca- ción des­de las ho­jas a las raí­ces al ha­cer pul­ve­ri­za­cio­nes fo­lia­res.

Es­tas mo­lé­cu­las son más so­lu­bles y es­ta­bles en la plan­ta que los fos­fa­tos pro­ve­nien­tes del áci­do fos­fó­ri­co uti­li­za­do en fer­ti­li­zan­tes. Las plantas no pue­den usar a los fos­fi­tos co­mo fuente di­rec­ta de fós­fo­ro (al me­nos en cul­ti­vos ex­ten­si­vos) co­mo lo ha­cen con los fos­fa­tos, por lo que nu­me­ro­sos au­to­res lle­ga­ron a la con­clu­sión de que los Phis no de­ben ser di­fun­di­dos o uti­li­za­dos co­mo fer­ti­li­zan­tes.

Ac­tual­men­te los Phis son uti­li­za­dos co­mo par­te del ma­ne­jo in­te­gra­do de en­fer­me­da­des en cul­ti­vos co­mo pa­pa, to­ma­te, vid, hor­tí­co­las, cés­ped, etc. En nues­tro país, se han lle­va­do a ca­bo es­tu­dios con no­ta­bles re­sul­ta­dos so­bre es­tos com­pues­tos en re­la­ción al ma­ne­jo de en­fer­me­da­des de fin de ci­clo en so­ja y al­gu­nos pa­tó­ge­nos ha­bi­tan­tes del sue­lo. Asi­mis­mo en el cul­ti­vo pa­pa se com­pro­bó la ac­ción di­rec­ta de los fos­fi­tos en di­fe­ren­tes Oomy­ce­tes y hon­gos ver­da­de­ros que afec­tan el cul­ti­vo de pa­pa (Phy­topht­ho­ra in­fes­tans, Strep­tomy­ces sca­bies, Rhi­zoc­to­nia so­la­ni y Fu­sa­rium so­la­ni) mos­tran­do al­ta efi­cien­cia en el con­trol de en­fer­me­da­des cau­sa­das por di­chos pa­tó­ge­nos.

Si bien son mu­chos los re­por­tes que mues­tran la dis­mi­nu­ción de en­fer­me­da­des por el agre­ga­do de fos­fi­tos y que su uso re­pre­sen­ta una al­ter­na­ti­va po­ten­cial pa­ra pro­gra­mas de ma­ne­jo in­te­gra­do en bus­ca de una agri­cul­tu­ra más sus­ten­ta­ble, el uso de es­ta prác­ti­ca pa­ra el ma­ne­jo de las mis­mas aún no ha si­do del to­do ex­plo­ra­do, pro­ba­ble­men­te por­que su de­sem­pe­ño y me­ca­nis­mo de con­trol de en­fer­me­da­des ha si­do po­co es­tu­dia­do.

Sin em­bar­go, re­cien­te­men­te (2018) se ha lle­va­do ade­lan­te un de­ta­lla­do es­tu­dio mo­le­cu­lar so­bre los Phis pa­ra la re­la­ción hos­pe­dan­te pa­tó­geno so­ja-ro­ya asiá­ti­ca, de­mos­tran­do la in­hi­bi­ción so­bre el hon­go cau­sal y las vías de se­ña­li­za­ción y los ge­nes afec­ta­dos por los Phi pa­ra lo­grar el con­trol de la ro­ya asiá­ti­ca “in vi­vo”. Es­ta in­ves­ti­ga­ción sig­ni­fi­ca un pa­so ha­cia ade­lan­te pa­ra com­pren­der los me­ca­nis­mos mo­le­cu­la­res del mo­do de ac­ción de Phi tan­to en el hos­pe­dan­te co­mo en el pa­tó­geno, ge­ne­ran­do co­no­ci­mien­to que pue­de ser ex­plo­ta­do pa­ra desa­rro­llar cul­ti­va­res re­sis­ten­tes o nue­vos fun­gi­ci­das en el fu­tu­ro.

Phis. Son com­pues­tos de ba­ja to­xi­ci­dad pa­ra el me­dio am­bien­te y rá­pi­da ab­sor­ción por par­te de las plantas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.