DE PU­RO ESTIERCOL A FER­TI­LI­ZAN­TE TOP

Rubén Alcaraz mues­tra el no­ve­do­so sis­te­ma de com­pos­ta­je que im­ple­men­tó en su gran­ja por­ci­na.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Hu­bo un tiem­po en el que las co­sas se ha­cían sin eva­luar de­ma­sia­do las con­se­cuen­cias. Así, des­de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial en ade­lan­te. Ciu­da­des gri­ses, te­ñi­das por el hu­mo, va­po­res y gra­sa de las fá­bri­cas. Hoy, ca­si tres si­glos des­pués, es­tá cla­ro que to­da ac­ción tie­ne con­se­cuen­cias y que esas con­se­cuen­cias de­ben ser te­ni­das en cuen­ta y mi­ni­mi­za­das pa­ra cui­dar el am­bien­te y con­tar con el aval so­cial.

Con la in­ten­si­fi­ca­ción, la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria tam­bién que­dó ba­jo la lu­pa. En las pro­duc­cio­nes pe­cua­rias los ani­ma­les ge­ne­ran un vo­lu­men im­por­tan­te de desechos. El desafío hoy es trans­for­mar­los en in­su­mo: por ejem­plo, bio­ener­gía o bio­fer­ti­li­zan­te.

“Na­die me lo con­tó, siem­pre tu­ve que ha­cer yo las co­sas y siem­pre bus­qué al­go más, por­que mi preo­cu­pa­ción cons­tan­te fue y es el re­cur­so sue­lo, siem­pre pen­sé que lo inago­ta­ble no es la agri­cul­tu­ra, sino el sue­lo”, dis­pa­ró, con­tun­den­te, el pro­duc­tor san­ta­fe­sino Rubén Al­ca­ráz.

Al­ca­ráz se crió en San Jus­to (260 km al nor­te de Ro­sa­rio), don­de su pa­dre te­nía un al­ma­cén pe­ro tam­bién te­nían tam­bo, in­ver­na­da, agri­cul­tu­ra, trans­por­te y aco­pio de ce­rea­les, “un po­co de to­do”. Cuan­do te­nía 17 años y de ma­ne­ra re­pen­ti­na fa­lle­ció su pa­dre y la vi­da le cam­bió drás­ti­ca­men­te. “Cuan­do ter­mi­né la se­cun­da­ria no tu­ve otra op­ción más que po­ner­me a tra­ba­jar”, re­la­tó. Ese cor­to tiem­po de es­tu­dios no le im­pi­dió que con su avi­dez por el co­no­ci­mien­to fue­ra avan­zan­do en desafíos y pro­yec­tos.

Eran los años 80. Es­ta­ba sur­gien­do el cul­ti­vo de so­ja, los fer­ti­li­zan­tes y la la­bran­za ver­ti­cal. Lue­go, tam­bién, la siem­bra di­rec­ta. Zo­na de cam­pos cla­se 1 a 4, pla­nos pe­ro tam­bién que­bra­dos con pen­dien­te ha­cia dos ríos: el Sa­la­di­llo (amar­go) y el Re­con­quis­ta (dul­ce). La zo­na su­po ser la puer­ta pa­ra la in­ver­na­da que se ha­cía en el nor­te san­ta­fe­sino. De ahí sa­lía la cría que iba al nor­te a en­gor­dar­se. Sin em­bar­go, con la di­rec­ta y la so­ja to­do se fue agri­cul­tu­ri­zan­do.

Ac­tual­men­te, tra­ba­ja unas 300 hec­tá­reas pro­pias y 250 al­qui­la­das. Ha­ce tres años em­pe­zó con una ro­ta­ción fi­ja lo­gran­do me­jo­ras im­por­tan­tes en la ge­ne­ra­ción de co­ber­tu­ra. Un 35% de tri­go so­bre el que se siem­bra maíz de se­gun­da, un 35% de so­ja de pri­me­ra y un 30% de maíz de pri­me­ra. El tri­go tie­ne un ren­di­mien­to pro­me­dio de 3000 kg/ha, el maíz de 2da. 6000 kg/ha, el maíz de 1ra. 6800 kg/ha y la so­ja 2600 kg/ha. “Es­tos ren­di­mien­tos pue­den su­bir un 40% si el año es bueno cli­má­ti­ca­men­te”, ad­vir­tió el pro­duc­tor.

En 2005/06 Al­ca­ráz se fue a Uru­guay a pro­bar suer­te por­que “en Ar­gen­ti­na el ne­go­cio no ce­rra­ba”. Sin em­bar­go, en 2008, lue­go del con­flic­to por las re­ten­cio­nes mó­vi­les des­em­bar­có un alu­vión de em­pre­sas ar­gen­ti­nas en Uru­guay y los nú­me­ros se dis­pa­ra­ron. “Cam­pos que te­nía­mos arren­da­dos en 60 dó­la­res ter­mi­na­mos subal­qui­lán­do­los por 200, ya no se po­día se­guir pro­du­cien­do”, re­cor­dó Al­ca­ráz.

“El nú­me­ro de la so­ja y el maíz solos no ce­rra­ba, por eso me pu­se a bus­car al­ter­na­ti­vas y vi en las coope­ra­ti­vas por­ci­nas de Bra­sil una op­ción pa­ra agre­gar va­lor y te­ner un re­torno en 170 días”, ex­pli­có. Y agre­gó: “Pe­ro allá tam­bién vi el ma­ne­jo de efluen­tes que ha­cen, que no es un te­ma me­nor pen­san­do en una pro­duc­ción tan in­ten­si­va”. Un nú­me­ro que Al­ca­ráz se acuer­da siem­pre es que una cer­da ma­dre y su pro­le en cau­ti­ve­rio ge­ne­ran nu­trien­tes su­fi­cien­tes pa­ra pro­du­cir 6 to­ne­la­das de maíz al año.

Hoy to­do el maíz que pro­du­ce se lo con­su­men cer­dos, la so­ja se can­jea

El sis­te­ma es­tá ins­pi­ra­do en la for­ma de tra­ba­jo de gran­jas de Bra­sil y Fran­cia

en una plan­ta de ex­tru­sa­do pa­ra ali­men­tar a los cer­dos y el tri­go se ven­de a la ex­por­ta­ción o la mo­li­ne­ría.

“Cuan­do es­tá­ba­mos eva­luan­do fac­ti­bi­li­dad del pro­yec­to pa­ra pro­du­cir car­ne de cer­do sur­gió la po­si­bi­li­dad de re­pro­du­cir ge­né­ti­ca pa­ra la em­pre­sa Choi­ce Ge­ne­tics y hoy es­ta­mos ven­dien­do a más de 100 clien­tes en 10 pro­vin­cias ade­más de ex­por­tar le­chon­ci­tas de se­lec­ción a Bo­li­via, so­mos la úni­ca gran­ja ha­cién­do­lo y es un or­gu­llo”, re­sal­tó Al­ca­ráz.

En 2012/13, des­pués de eva­luar có­mo tra­ba­ja­ban con efluen­tes en Bra­sil y en Fran­cia y re­ca­bar in­for­ma­ción de mu­chos si­tios, Al­ca­ráz se de­ci­dió por la tec­no­lo­gía de va­po­ri­zar los efluen­tes en un sus­tra­to de ori­gen ce­lu­ló­si­co (ase­rrín y cás­ca­ra de arroz) que re­tie­ne to­das las par­tí­cu­las de ma­te­ria or­gá­ni­ca que son be­ne­fi­cio­sas pa­ra el sue­lo: fós­fo­ro, azu­fre, po­ta­sio y ni­tró­geno. “Los efluen­tes son trans­for­ma­dos en una en­mien­da or­gá­ni­ca hi­gie­ni­za­da por tem­pe­ra­tu­ra gra­cias al com­pos­ta­je”, re­su­mió el pro­duc­tor.

“Las bac­te­rias de eses y orín de se­res mo­no­gás­tri­cos ac­túan so­bre la ce­lu­lo­sa ge­ne­ran­do una reac­ción bac­te­rio­ló­gi­ca y le­van­tan­do tem­pe­ra­tu­ra que ha­ce que ese ase­rrín y cás­ca­ra de arroz se trans­for­men en un sus­tra­to de co­lor ne­gro con un 25% de ma­te­ria or­gá­ni­ca, 20% de car­bono, 20% de fós­fo­ro, 20% de ni­tró­geno y 15% de po­ta­sio”, ex­pli­có Al­ca­ráz.

Ac­tual­men­te, tie­ne 250 cer­das ma­dres que pro­du­cen unos 30 le­cho­nes por año. Ca­da cer­do en cau­ti­ve­rio – sin im­por­tar su ca­te­go­ría- ge­ne­ra 8 li­tros de efluen­tes por día. De­pen­dien­do las ven­tas que ha­yan he­cho en “Don Da­río” (así se lla­ma la gran­ja) ge­ne­ran en­tre 18.000 y 20.000 li­tros de efluen­tes por día. To­do va a un tan­que sub­te­rrá­neo de 80.000 li­tros y se com­pos­ta al día si­guien­te.

Con­du­ci­do por ca­ños y man­gue­ras ese efluen­te lle­ga a la má­qui­na di­se­ña­da en Ar­gen­ti­na a me­di­da pa­ra mez­clar y re­gar el lí­qui­do so­bre el ase­rrín y la cás­ca­ra de arroz. Dos datos del pro­ce­so: “Ni bien to­ca el ase­rrín el efluen­te pier­de ese fuer­te olor a amo­nía­co que trae y es re­cién al cuar­to día que el ase­rrín ab­sor­be bien el lí­qui­do y em­pie­za a ge­ne­rar tem­pe­ra­tu­ra que va has­ta los 70 gra­dos”.

Va­le re­cor­dar que el 95% del efluen­te que se vier­te es agua que se eva­po- ra. En­ton­ces, de aque­llos 18.000 li­tros ini­cia­les, só­lo un 5% se va a fi­jar co­mo nu­trien­te. Pa­san­do en lim­pio: lo que sa­le es un me­tro cú­bi­co de com­post que pe­sa unos 550-600 ki­los.

“La idea es crear las con­di­cio­nes pa­ra que la com­pos­te­ra sea una fá­bri­ca, que to­dos los días ha­ya las mis­mas con­di­cio­nes am­bien­ta­les que per­mi­tan lo­grar un pro­duc­to ho­mo­gé­neo”, re­la­tó Al­ca­ráz. Es­te for­ma­to es muy su­pe­ra­dor, dis­tin­to, del ha­bi­tual en el que se al­ma­ce­nan desechos a cie­lo abier­to y lue­go se es­par­cen co­mo fer­ti­li­zan­te con una es­ter­co­le­ra. Sin em­bar­go, Al­ca­ráz ad­vier­te que es­ta téc­ni­ca no so­lu­cio­na la pro­li­fe­ra­ción de olo­res, ni mos­cas, ni con­ta­mi­na­ción de na­pas por­que las he­ces cru­das con­tie­nen vi­rus y bac­te­rias que se di­se­mi­nan por el cam­po.

A fu­tu­ro, Al­ca­ráz se en­tu­sias­ma: “Creo que es­ta trans­for­ma­ción ma- ra­vi­llo­sa que ocu­rre con los efluen­tes por­ci­nos tam­bién po­dría lo­grar­se con los desechos hu­ma­nos, por­que am­bos son mo­no­gás­tri­cos, va a ser la úni­ca for­ma de con­tro­lar la car­ga bac­te­ria­na de los desechos”, ex­pli­có. Y apun­tó que en Ru­ma­nia ya lo ha­cen y lo apli­can a re­mo­la­cha azu­ca­re­ra, maíz, col­za.

Al po­ner ba­jo la lu­pa el ne­go­cio por­cino en sí, Al­ca­ráz ad­vier­te que “es­tá muy com­pli­ca­do”. Y se ex­pla­ya: “Un pro­duc­tor de me­dia­na tec­no­lo­gía es­tá per­dien­do en­tre 4 a 5 pe­sos por ki­lo pro­du­ci­do por­que tie­ne mu­chos com­po­nen­tes co­mo nú­cleos y fár­ma­cos que es­tán do­la­ri­za­dos y el pre­cio de la car­ne que ven­de es en pe­sos”.

Así, se­gún el pro­duc­tor, la lí­nea de flo­ta­ción, pa­ra sa­lir he­chos, es de 4000 ki­los de car­ne por ma­dre/año, y des­te­tar 35 le­cho­nes. “El mer­ca­do de ge­né­ti­ca es­tá un 40% por de­ba­jo de lo que ve­nía­mos ven­dien­do pe­ro así co­mo hay mu­chas gran­jas de 100 ma­dres o me­nos que cie­rran u otras que no com­pran tam­bién hay mu­chos desa­rro­llos gran­des en cons­truc­ción que po­drían apun­ta­lar la pro­duc­ción”, con­clu­yó.

Dos ge­ne­ra­cio­nes. Rubén Al­ca­ráz (de­re­cha) jun­to a su hi­jo Gon­za­lo en el gal­pón de com­pos­ta­je, don­de el es­tiér­col se trans­for­ma en fer­ti­li­zan­te.

Ma­ter­ni­dad. Tie­ne 250 cer­das ma­dres que pro­du­cen unos 30 le­cho­nes por año. Ven­den le­cho­nes y ge­né­ti­ca.

Efluen­tes. Se de­rra­man so­bre un sus­tra­to de ori­gen ce­lu­ló­si­co.

Cer­dos. Ca­da ani­mal en cau­ti­ve­rio ge­ne­ra 8 li­tros de efluen­tes por día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.