Es ho­ra de vol­ver al ABC de la sa­ni­dad ga­na­de­ra

El ve­te­ri­na­rio Ja­vier Con­fa­lo­nie­ri ase­gu­ra que mu­chas ve­ces se pa­sa por al­to el con­trol bá­si­co.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Ja­vier Con­fa­lo­nie­ri El au­tor es mé­di­co ve­te­ri­na­rio y con­sul­tor pri­va­do en sa­ni­dad ani­mal. (ja­con­fa@hot­mail.com)

No es fá­cil de­cir­le a una per­so­na que no es­tá ha­cien­do las co­sas bien, mu­cho me­nos cuan­do son cir­cuns­tan­cias ob­vias o ru­ti­na­rias. Y jus­ta­men­te acá es don­de más erro­res por omi­sión se co­me­ten. Ha­ce po­co leí en Fa­ce­book un pe­di­do de ayu­da de un pro­duc­tor le­che­ro, en el cual pe­día con­se­jos pa­ra ba­jar las cé­lu­las so­má­ti­cas de su re­ba­ño. Le con­tes­ta­ron: “Tie­nes mas­ti­tis sub­clí­ni­cas, hay que ha­cer un che­queo de to­das las va­cas en or­de­ñe” (no es­tá mal pe­ro lle­va tiem­po, lo de­be ha­cer un pro­fe­sio­nal, cues­ta di­ne­ro, etc…); “Usá to­ros que trans­mi­tan ca­rac­te­rís­ti­cas que dis­mi­nu­yen las cé­lu­las en las hi­jas” (tie­ne que es­pe­rar 30 me­ses pa­ra ver el re­sul­ta­do y si es que se ex­pre­sa esa ca­rac­te­rís­ti­ca desea­da); y otras tan­tas su­ge­ren­cias de las más di­ver­sas.

Yo le su­ge­rí che­quear hi­gie­ne de las ubres y la má­qui­na y ru­ti­na de or­de­ñe. Dos de las me­di­das de ma­ne­jo prin­ci­pa­les y pri­mor­dia­les en un tam­bo. Pa­ra mi asom­bro fue la res­pues­ta que más “me gus­ta” re­ci­bió, pe­ro al pro­duc­tor no le gus­tó. Qui­zás sea por­que se dio cuen­ta que no ha­cía las co­sas más sim­ples y sen­ci­llas co­mo se de­ben ha­cer.

Eso me hi­zo acor­dar de una opor­tu­ni­dad, na­da que ver con la ve­te­ri­na­ria, en la cual, de­jó de fun­cio­nar un apli­que de luz de un pa­si­llo de mi ca­sa. Jus­ta­men­te en esos días ve­nía un elec­tri­cis­ta pa­ra arre­glar otras co­sas, así que cuan­do vino le di­je: “¿Ani­bal, te po­dés fi­jar qué tie­ne ese apli­que que no fun­cio­na más?” (Le de­cía es­to mien­tras yo mis­mo ac­cio­na­ba la lla­ve de luz y ob­via­men­te no en­cen­día.) Y el me res­pon­dió: “Ja­vier, te fi­jas­te si no es­tá el fo­co que­ma­do?”Les ju­ro que en ese mo­men­to me sen­tí un idio­ta to­tal. El fo­co es­ta­ba que­ma­do.

¿A dón­de voy con es­to? A que siem­pre se de­be em­pe­zar a bus­car por lo más ob­vio, por lo más sim­ple y re­pa­sar fun­da­men­tal­men­te las ru­ti­nas que lle­va­mos a ca­bo. Una vez des­car­ta­do es­to, co­men­ce­mos a bus­car com­pli­ca­cio­nes ma­yo­res.

Sin ir más le­jos, la se­ma­na pa­sa­da me lla­man por un ca­so de muer­te en un en­cie­rre a co­rral, su­ma­men­te preo­cu­pa­dos los due­ños, a quie­nes les re­co­noz­co que tra­ba­jan bien y mu­cho. Era un ani­mal que la tar­de an­te­rior es­ta­ba en per­fec­tas con­di­cio­nes de sa­lud, pe­ro que ama­ne­ció muer­to. Con los datos que me apor­ta­ron te­le­fó­ni­ca­men­te, me ce­rra­ba en un ca­so de “em­pa­cho”. Sin dar más vuel­tas, pe­ro an­te la in­sis­ten­cia y preo­cu­pa­ción de la gen­te por que no fue­ra otra en­fer­me­dad que pu­die­ra con­ta­giar, y de­más, fui a ha­cer la ne­crop­sia (re­cor­dar que es co­mo una au­top­sia en hu­ma­nos, pe­ro en ani­ma­les).

De he­cho, to­do lo vis­to en el ani­mal no hi­zo más que con­fir­mar la sos­pe­cha. ¿Cuál era la du­da de la gen­te? La po­si­bi­li­dad de en­fer­me­da­des Clos­tri­dia­les, que per­fec­ta­men­te pue­den oca­sio­nar un cua­dro de en­fer­me­dad muy si­mi­lar.

Re­pa­san­do lo ocu­rri­do en esos días, y más es­pe­cí­fi­ca­men­te la tar­de an­te­rior, hu­bo un des­fa­sa­je en los ho­ra­rios de en­tre­ga del ali­men­to, se dio más tar­de de lo ha­bi­tual. Es­te era uno de los ani­ma­les más gran- des del lo­te, así que por com­pe­ten­cia se­gu­ra­men­te co­mió más de lo nor­mal, con vo­ra­ci­dad (co­men más rá­pi­do, se atra­gan­tan por el ham­bre) y pro­du­jo es­te cua­dro clí­ni­co.

Ma­ne­jo y ru­ti­na, ahí es­ta­ba la cla­ve. Igual­men­te, es­te pue­de ser un ca­so ex­tre­mo. En ge­ne­ral se pre­sen­ta el cua­dro de aci­do­sis sub­clí­ni­cas que es don­de más da­ño se pro­du­ce, tan­to en los ani­ma­les co­mo en los cos­tos de pro­duc­ción, por­que no se ma­ni­fies­tan de una ma­ne­ra tan bru­tal sino que son sig­nos más su­ti­les, que se iden­ti­fi­can fá­cil­men­te, pe­ro que hay que sa­ber bus­car­los y ver­los.

El con­su­mo de ali­men­to, que sube y ba­ja (tam­bién in­di­ca­ti­vo de mi­co­to­xi­nas, las cua­les es­tán a la or­den del día), si no se lle­va un re­gis­tro o con­tro­les de las can­ti­da­des ofre­ci­das o no se ha­ce una lec­tu­ra co­rrec­ta del co­me­de­ro, es un signo que pa­sa de lar­go y una en­fer­me­dad que si­gue da­ñan­do al lo­te.

Las dia­rreas, que no son tan evi­den­tes co­mo en los ca­sos agu­dos pe­ro que si uno ca­mi­na el co­rral las va a ver, tan­to en el co­lor co­mo en la con­sis­ten­cia, al igual que los ani­ma­les su­cios. Te­ner mu­cho cui­da­do con es­tas épo­cas de cli­ma tan cam­bian­te, tem­po­ra­les, ca­lo­res, hu­me­dad, cam­bian los pa­tro­nes de con­su­mo y te­ne­mos que ade­cuar la ofer­ta. Es­to y mu­chas otras co­sas, sin en­trar en lo que de­be ser una die­ta ade­cua­da en ca­li­dad, pre­sen­ta­ción y can­ti­dad, lo cual se­rá abor­da­do en otra opor­tu­ni­dad.

Otro te­ma que me con­sul­tó un co­le­ga fue un pro­ble­ma de abor­tos en La Pam­pa, va­cas pas­to­rean­do un ras­tro­jo de maíz. ¡Mu­cho cui­da­do con la Di­ploi­dio­sis, so­bre­to­do des­pués de la se­ca que hu­bo y aho­ra los ex­ce­sos de agua! No se des­cui­den y con­tro­len los pas­to­reos.

A na­die le gus­ta que le di­gan que no es­tá ha­cien­do las co­sas co­mo co­rres­pon­de, pe­ro de vez en cuan­do vie­ne bien que nos su­per­vi­sen y nos con­tro­len, aun­que más no sea pa­ra que nos di­gan que to­do es­tá bien. De es­ta ma­ne­ra, siem­pre se pue­de me­jo­rar un po­co más.

Mi­ra­das. Ob­ser­var los co­me­de­ros es par­te del abe­cé del ma­ne­jo ga­na­de­ro y pue­de dar aler­tas im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.