Pla­ta­for­mas web, una nue­va fa­se en la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión

Se tra­ta de si­tios web que ana­li­zan la in­for­ma­ción re­ca­ba­da a cam­po y per­mi­ten me­jo­rar la per­for­man­ce

Clarin - Revista Rural - - Tecnologia - Juan Bau­tis­ta Rag­gio jrag­gio@fyea.com.ar

Es sa­bi­do que los tér­mi­nos y con­cep­tos co­mo agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, na­ve­ga­ción sa­te­li­tal, co­nec­ti­vi­dad, tie­nen im­pli­can­cias prác­ti­cas en el ma­ne­jo de la ma­qui­na­ria y en los ni­ve­les de ren­di­mien­to que se va al­can­zan­do con los equi­pos, a me­di­da que apa­re­cen nue­vas me­jo­ras o avan­ces en es­tos te­mas.

Uno de los úl­ti­mos es­ca­lo­nes al­can­za­dos que se van di­fun­dien­do con más o me­nos ve­lo­ci­dad se­gún los mo­men­tos, es lo que se lla­ma pá­gi­nas de ser­vi­cio web, o cen­tro de ope­ra­cio­nes. Se tra­ta de si­tios web en los que usua­rios de equi­pos suben y en­cuen­tran in­for­ma­ción va­lio­sa y prác­ti­ca de in­ci­den­cia di­rec­ta en el re­sul­ta­do ob­te­ni­do por sus equi­pos.

Son pá­gi­nas web en las que la com­pa­ñía pro­vee­do­ra de equi­pos ofre­ce al pro­duc­tor, con­tra­tis­ta y usua­rio de equi­pos, in­for­ma­ción tal co­mo ubi­ca­ción de la má­qui­na, ve­lo­ci­dad de des­pla­za­mien­to, su­per­fi­cie tra­ba­ja­da, con­su­mo de com­bus­ti­ble, en­tre otros, y la cual pue­de ser vis­ta en to- das sus po­si­bi­li­da­des en te­lé­fo­nos, ta­blets o compu­tado­ras y por su­pues­to se pue­de ac­ce­der a la pá­gi­na des­de cual­quier lu­gar del glo­bo te­rrá­queo, siem­pre que se cuen­te con la co­nec­ti­vi­dad ne­ce­sa­ria. En reali­dad, mu­cha de esa in­for­ma­ción es subida de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca por los mis­mos equi­pos ope­ra­dos.

En el ca­so de la siem­bra, se pue­den ver en ma­pas de siem­bra en tiem­po real la ubi­ca­ción del equi­po a ca­da ins­tan­te, la den­si­dad de siem­bra, la do­sis de fer­ti­li­za­ción, la ve­lo­ci­dad de avan­ce en ca­da pun­to, cuan­do la má­qui­na es­tá de­te­ni­da. En un pa­so más avan­za­do, en la mis­ma pá­gi­na con­tan­do con la apli­ca­ción ne­ce­sa­ria, se pue­den ha­cer cálcu­los, por ejem­plo, de cos­tos, de ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, con­su­mo de com­bus­ti­ble no so­lo ho­ra­rio sino tam­bién por uni­dad de pro­duc­ción es­ta­ble­ci­da. Asi­mis­mo, en el ca­so de las co­se­cha­do­ras, se pue­de ver los pa­rá­me­tros que in­di­can el ni­vel de pér­di­das de la má­qui­na y re­la­cio­nar es­tos con la ve­lo­ci­dad de avan­ce, por ejem­plo. Ade­más, se pue­de pe­dir al ope­ra­dor cam­bios o re­gu­la­cio- nes en la má­qui­na ob­ser­van­do el re­sul­ta­do in­me­dia­to en las pér­di­das, pro­duc­to de la mis­ma re­gu­la­ción.

Otro ser­vi­cio que es­tas pá­gi­nas ofre­cen es la po­si­bi­li­dad de com­pa­rar di­fe­ren­tes equi­pos, su fun­cio­na­mien­to y su desem­pe­ño en el lo­te. Por ejem­plo, el ca­so de un con­tra­tis­ta que ope­ra tres co­se­cha­do­ras en un lo­te, te­nien­do en su pan­ta­lla el fun­cio­na­mien­to de las tres y el re­sul­ta­do de ca­da una, po­drá eva­luar­las y co­piar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de la me­jor, me­jo­ran­do el re­sul­ta­do del con­jun­to. Si las má­qui­nas es­tán en lo­tes di­fe­ren­tes, ha­brá que apli­car cri­te­rio y de­fi­nir has­ta qué pun­to las si­tua­cio­nes son di­ver­sas, y has­ta don­de se pue­den igua­lar sus pres­ta­cio­nes.

En otro plano, pe­ro siem­pre en re­fe­ren­cia al equi­po, si el usua­rio com­par­te in­for­ma­ción con el con­ce­sio­na­rio de la zo­na u otro pres­ta­dor de ser­vi­cio téc­ni­co, es­te po­drá in­for­mar al ope­ra­dor so­bre even­tua­les ano­ma­lías de fun­cio­na­mien­to de los equi­pos y ade­lan­tar o su­ge­rir la so­lu­ción con­ve­nien­te. Por ejem­plo, ni­vel ba­jo de acei­te en un cár­ter, tem­pe­ra­tu­ra de fun­cio­na­mien­to de un mo­tor o de un sis­te­ma hi­dráu­li­co. Otro que pue­de in­ter­ac­tuar en el pa­no­ra­ma es el ase­sor agro­nó­mi­co con las pres­crip­cio­nes de ca­da ca­so so­bre el ma­ne­jo de un lo­te o de un cul­ti­vo, por ejem­plo, rin­de a co­se­cha de un hí­bri­do.

No son me­no­res las po­si­bi­li­da­des de con­trol a dis­tan­cia en el pa­tio de co­mi­das de un tam­bo o de un feed­lot, ob­ser­van­do la con­fec­ción de las ra­cio­nes, con­si­de­ran­do las in­di­ca­cio­nes del nu­tri­cio­nis­ta, o la de­mo­ra en la car­ga de los mi­xers, bus­can­do el ma­yor apro­ve­cha­mien­to del tiem­po y del com­bus­ti­ble. Igual en el mo­men­to de la des­car­ga del mi­xer en el co­me­de­ro, al ve­ri­fi­car a la dis­tan­cia la ve­lo­ci­dad de avan­ce del mi­xer, el cau­dal de des­car­ga del mis­mo, la can­ti­dad de ali­men­to por me­tro de co­me­de­ro y los ajus­tes que se pue­den in­di­car o pe­dir en tiem­po real.

Vol­vien­do al con­tra­tis­ta de co­se­cha, la pá­gi­na web de ser­vi­cio, ofre­ce la op­ción de brin­dar un ser­vi­cio di­fe­ren­cial al clien­te, es de­cir a quien to­mó el ser­vi­cio de co­se­cha, ofre­cien­do ri­ca in­for­ma­ción so­bre los lo­tes en el mo­men­to jus­to que se ge­ne­ra la mis­ma. Por ejem­plo, in­for­ma­ción so­bre ren­di­mien­to al fi­nal del lo­te, hec­tá­reas co­se­cha­das, hu­me­dad, y un ma­peo pa­ra siem­bra de pre­ci­sión.

Y cuan­do se siem­bra le pue­de ofre­cer el con­tra­tis­ta a su clien­te, in­for­ma­ción so­bre la den­si­dad de siem­bra en ca­da am­bien­te o sec­tor de lo­te, do- sis de fer­ti­li­za­ción, pro­fun­di­dad de siem­bra, fe­cha de siem­bra, ve­lo­ci­dad de siem­bra, se­mi­llas por me­tro de sur­co. Y tam­bién al fi­nal ofre­cer­le un ma­pa de siem­bra, que lue­go se pue­de com­pa­gi­nar con el ma­pa de rin­de a co­se­cha y otras in­for­ma­cio­nes dis­po­ni­bles so­bre his­to­ria del lo­te, an­te­ce­den­tes cli­má­ti­cos, ma­te­ria­les sem­bra­dos, fi­to­sa­ni­ta­rios apli­ca­dos.

Co­mo em­pre­sa de­di­ca­da a la pro­duc­ción de ali­men­tos, es­tas pá­gi­nas son de gran uti­li­dad pa­ra ajus­tar la in­for­ma­ción re­fe­ri­da a la tra­za­bi­li­dad de las co­se­chas, la con­duc­ción de los cul­ti­vos, la pro­ce­den­cia de ca­da quintal de grano y de ha­ri­na, o de ca­da kg de car­ne.

Se po­dría de­cir que es­tas pla­ta­for­mas son un pa­so ade­lan­te en la evo­lu­ción de la tec­no­lo­gía apli­ca­da al cam­po, tras la eta­pa de los sen­so­res, las compu­tado­ras, la co­nec­ti­vi­dad, los so­por­tes de me­mo­ria, la nu­be y aho­ra, el apro­ve­cha­mien­to de la nu­be, que es el fon­do de las pla­ta­for­mas de ser­vi­cio. No es que ca­da pa­so da por com­ple­to al an­te­rior, sino por el con­tra­rio, con­vi­ven en el tiem­po de acuer­do a la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de ca­da zo­na. Y co­mo tras­fon­do pue­de ver­se el he­cho de com­par­tir la in­for­ma­ción en la pla­ta­for­ma, aden­trán­do­nos más en la era del co­no­ci­mien­to. En­ton­ces, ¿quie­nes ma­ne­jen los ni­ve­les in­te­gra­dos de co­no­ci­mien­to ten­drán la lla­ve del ne­go­cio de los ni­ve­les me­nos in­te­gra­dos?

Se pue­de me­dir el ni­vel de pér­di­das y vin­cu­lar­los con la ve­lo­ci­dad de avan­ce Otro uso po­si­ble es ajus­tar la in­for­ma­ción re­fe­ri­da a la tra­za­bi­li­dad

Des­de el lo­te. La in­for­ma­ción es subida de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca por los mis­mos equi­pos ope­ra­dos.

Al ce­lu. Se pue­den ver en ma­pas de siem­bra en tiem­po real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.