La erra­di­ca­ción del ham­bre

Clarin - Rural - - EXPOAGRO 2012 -

Ha­ce po­cas se­ma­nas, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, el CIa­de­cua­da­men­te MMYT ( Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Me­jo­ra­mien­to del Maíz y el Tri­go) lle­vó a ca­bo la reunión de lan­za­mien­to de los pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción so­bre maíz y tri­go a ser desa­rro­lla­dos en los pró­xi­mos años por el CGIAR (Gru­po de Con­sul­ta In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Agrí­co­la).

La ins­pi­ra­ción de­ri­va­da de las ac­cio­nes que el des­apa­re­ci­do Premio No­bel de la Paz 1970, Nor­man Bor­laug, des­ple­ga­ra des­de CIMMYT, ha es­ta­do pre­sen­te en to­do mo­men­to du­ran­te el trans­cur­so de la reunión. En­tre otros lo­gros re­le­van­tes al­re­de­dor del mun­do, las ac­cio­nes de Bor­laug du­pli­ca­ron rá­pi­da­men­te los rin­des del tri­go en la In­dia y Pa­kis­tán, mul­ti­pli­can­do el vo­lu­men pro­du­ci­do y sal­van­do a mi­llo­nes de per­so­nas de una ham­bru­na pro­fun­da y ge­ne­ra­li­za­da en es­tos paí­ses.

El even­to en Mé­xi­co fue de ca­rác­ter glo­bal. Reunió a más de tres­cien­tos asis­ten­tes pro­ve­nien­tes de trein­ta y seis paí­ses.

El au­tor de es­ta no­ta, en su ca­rác­ter de pro­duc­tor-con­sul­tor y re­pre­sen­tan­do a AA­PRE­SID, jun­to a Cintia Cas­tag­nino, en su ca­rác­ter de di­rec­to­ra de Bio­ce­res S.A., par­ti­ci­pa­ron del even­to con­vo­ca­dos pa­ra ha­cer sus aportes en re­la­ción a los lo­gros con­se­gui­dos por Ar­gen­ti­na en ma­te­ria del desa­rro­llo y apli­ca­ción de los prin­ci­pios del sis­te­ma de siem- bra di­rec­ta, del mo­de­lo AMSAP (Agri­cul­tu­ra Mo­der­na Sus­ten­ta­ble y de Al­ta Pro­duc­ti­vi­dad) y de la bio­tec­no­lo­gía, co­mo he­rra­mien­tas es­tra­té­gi­cas pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción por vía de un au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad ob­te­ni­da en for­ma sus­ten­ta­ble.

Am­bas te­má­ti­cas, la siem­bra di­rec­ta y la bio­tec­no­lo­gía, fue­ron vol­ca­das y ofre­ci­das co­mo con­tri­bu­ción al en­ri­que­ci­mien­to de las dis­cu­sio­nes y con­si­de­ra­cio­nes del even­to al mo­men­to de di­se­ñar es­tra­te­gias glo­ba­les y vá­li­das pa­ra con­tra­rres­tar los im­pac­tos ne­ga­ti­vos

Nue­vas es­tra­te­gias

De­ben apun­tar a di­fun­dir tec­no­lo­gías que lue­go per­mi­tan pro­du­cir más y me­jor de las que fue­ran ca­ta­lo­ga­das co­mo las ma­yo­res li­mi­tan­tes de la pro­duc­ción agrí­co­la glo­bal: los pro­ce­sos de ero­sión y de­gra­da­ción de los sue­los y los im­pac­tos de la se­quía.

Si al­go que­dó muy cla­ro du­ran­te el desa­rro­llo de la reunión fue la al­ta de­ter­mi­na­ción y mo­ti­va­ción pa­ra re­vi­sar las es­tra­te­gias uti­li­za­das has­ta el mo­men­to pa­ra ha­cer cre­cer la pro­duc­ción agrí­co­la glo­bal y tam­bién pa­ra re­do­blar los es­fuer­zos ten­dien­tes a con­ti­nuar ex­pan­dien­do la pro­duc­ción con el pro­pó­si­to de sa­tis­fa­cer a la de­man­da de ali­men­tos y de otros bie­nes de­ri­va­dos del pro­ce­so agrí­co­la, co­mo son los bio­com­bus­ti­bles, fo­rra­jes y fi­bras.

Sin lu­gar a du­das, el lo­grar pro­gre­sar en la ba­ta­lla con­tra el ham­bre, la po­bre­za y la pro­vi­sión de otros bie­nes de­ri­va­dos de la agri­cul­tu­ra a ni­vel glo­bal, re­pre­sen­ta un desafío que no es me­nor y que, ade­más, com­pro­me­te a todos los se­res hu­ma­nos res­pon­sa­bles a to­mar de­bi­da con­cien­cia de la mag­ni­tud de la ta­rea y a ac­tuar en con­se­cuen­cia.

Re­sul­tó muy alen­ta­dor per­ci­bir que en­tre los asis­ten­tes exis­tió una im­por­tan­te con­si­de­ra­ción y aper­tu­ra ha­cia los más mo­der­nos desa­rro­llos de la cien­cia y de las tec­no­lo­gías apli­ca­das a la agri­cul­tu­ra, co­mo alia­das im­pres­cin­di­bles en la ba­ta­lla con­tra la po­bre­za y el ham­bre.

Así, por ejem­plo, fue común de­tec­tar en­tre los par­ti­ci­pan­tes re­le­van­tes con­sen­sos y una ma­ni­fies­ta acep­ta­ción de la bio­tec­no­lo­gía agrí­co­la y de los prin­ci­pios del sis­te­ma de siem­bra di­rec­ta co­mo he­rra­mien­tas es­tra­té­gi­cas de ba­se pa­ra me­jo­rar la agri­cul­tu­ra mun­dial.

En es­te sen­ti­do, las ten­den­cias de lo con­se­gui­do has­ta el mo­men­to son pro­mi­so­rias y las estadísticas mun­dia­les alen­ta­do­ras, ex­cep­tuan­do a los da­tos pro­ve­nien­tes de los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, que en el pre­sen­te man­tie­ne una al­ta re­nuen­cia y ba­jí­si­ma adop­po­de­mos ción de la bio­tec­no­lo­gía apli­ca­da a la agri­cul­tu­ra y de la siem­bra di­rec­ta.

Des­de el pun­to de vis­ta de ayu­dar prio­ri­ta­ria­men­te a quie­nes más lo ne­ce­si­tan, re­sul­ta muy alen­ta­dor y pro­mi­so­rio sa­ber que quin­ce de los die­ci­seis mi­llo­nes de pro­duc­to­res que hoy usan bio­tec­no­lo­gía sean pe­que­ños y de paí­ses ma­yor­men­te sub­de­sa­rro­lla­dos de paí­ses de Asia y Afri­ca, que por es­te ca­mino rá­pi­da­men­te ven me­jo­ra­das sus pro­duc­cio­nes y sus in­gre­sos.

En Afri­ca, las hec­tá­reas cul­ti­va­das

Re­vo­lu­ción Ver­de

Con los prin­ci­pios de la pri­me­ra, aho­ra se de­be con­cre­tar una se­gun­da con plan­tas trans­gé­ni­cas de Su­dá­fri­ca, Bur­ki­nia Fa­so y Egip­to ya to­ta­li­zan dos mi­llo­nes y me­dio de hec­tá­reas y, ade­más, otros paí­ses afri­ca­nos, co­mo Ke­nia, Ni­ge­ria y Ugan­da hoy con­du­cen prue­bas de cam­po co­mo fase pre­via a su apro­ba­ción y pos­te­rior cul­ti­vo co­mer­cial.

En Asia tam­bién pa­san co­sas pa­re­ci­das, por lo que po­de­mos afir­mar que la bio­tec­no­lo­gía, jun­to a la siem­bra di­rec­ta, ya han echa­do a an­dar en las par­tes del mun­do que las ne­ce­si­tan con ur­gen­cia prio­ri­ta­ria y, por tan­to, ser más op­ti­mis­tas en re­la­ción a la con­se­cu­ción de una im­por­tan­te me­jo­ra de sus agri­cul­tu­ras, que de he­cho ya ha co­men­za­do a per­ci­bir­se.

Otro re­le­van­te con­sen­so que gi­ró en­tre los par­ti­ci­pan­tes del even­to fue el re­la­cio­na­do a la con­vic­ción de que la me­jor ma­ne­ra de mi­ti­gar el ham­bre y la po­bre­za de los más ne­ce­si­ta­dos del pla­ne­ta, se en­con­tra­rá a tra­vés de es­tra­te­gias de pro­mo­ción de la adop­ción de tec­no­lo­gías que les per­mi­tan pro­du­cir más y me­jor, pa­ra así po­der mi­grar des­de el es­ta­tus de “pro­duc­to­res de sub­sis­ten­cia” e in­gre­sar al cir­cui­to de la “agri­cul­tu­ra co­mer­cial o de mer­ca­do”; o sea, un con­sen­so acer­ca de que pa­ra ayu­dar a los más ne­ce­si­ta­dos la me­jor es­tra­te­gia re­si­de en “en­se­ñar­les y ayu­dar­los a pes­car” en lu­gar de so­lo con­ti­nuar “re­ga­lán­do­les pes­ca­do”.

Afor­tu­na­da­men­te, to­do es­te con­jun­to de po­si­ti­vas ten­den­cias y con­sen­sos fue­ron par­te cen­tral al mo­men­to de pro­po­ner y es­ta­ble­cer có­mo im­ple­men­tar y afian­zar una “Se­gun­da Re­vo­lu­ción Ver­de”, que to­man­do los prin­ci­pios y lo­gros de la pri­me­ra e in­cor­po­ran­do nue­vos con­cep­tos y he­rra­mien­tas, nos per­mi­ta res­pon­der ade­cua­da­men­te a la cre­cien­te de­man­da hu­ma­na por los pro­duc­tos de la agri­cul­tu­ra y mi­ti­gar y su­pe­rar el es­tig­ma que el ham­bre y la po­bre­za de mil mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos re­pre­sen­ta pa­ra la hu­ma­ni­dad to­da.

Ro­ber­to A. Pei­ret­ti

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.