Los sue­ños, sue­ños son, pe­ro cre­cen

Willy Vi­lla­gra y Da­río Ge­nua co­men­za­ron ha­cien­do so­ja en 50 hec­tá­reas pres­ta­das. Aho­ra, ma­ne­jan un fi­dei­co­mi­so de 20.000 hec­tá­reas y van por más.

Clarin - Rural - - ALTERNATIVAS DE INVERSIÓN - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Em­pe­za­ron ha­ce diez años, cuan­do la cri­sis des­pe­da­za­ba ex­pec­ta­ti­vas de los aho­rris­tas que ha­bían apos­ta­do a los pla­zos fi­jos en pe­sos o dó­la­res. O has­ta en bo­nos ar­gen­ti­nos. Co­no­ce­mos el fi­nal.

En aquel mo­men­to, dos em­pren­de­do­res, por en­ton­ces muy jó­ve­nes, Luis Gui­ller­mo “Willy” Vi­lla­gra (25 años), ad­mi­nis­tra­dor agra­rio, y Da­río Ge­nua (27), ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas, se aso­cia­ron pa­ra crear Ope­na­gro. La idea era ca­na­li­zar re­cur­sos fi­nan­cie­ros ha­cia la pro­duc­ción agropecuaria. “Sen­tían” que sus com­pa­ñe­ros de es­tu­dios, pa­rien­tes y ami­gos ne­ce­si­ta­ban ca­na­li­zar sus aho­rros o ex­ce­den­tes fi­nan­cie­ros ha­cia ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, en mo­ne­da du­ra. To­do el país ya veía que el cam­po era una gran al­ter­na­ti­va. La cues­tión era có­mo ac­ce­der.

Los en­tre­vis­ta­mos en el 2006. Con­ta­ron en­ton­ces que en ape­nas cua­tro años su “sue­ño de la va­ca pro­pia” (co­mo ti­tu­la­mos la no­ta en Cla­rín Ru­ral) se ha­bía he­cho reali­dad. La fa­mi­lia de Willy tie- ne cam­pos en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Tren­que Lau­quen, y el abue­lo de Da­río tu­vo los su­yos en el Nor­te. Y fue pre­ci­sa­men­te la ma­má de Willy quién les dio el pun­ta­pié ini­cial al pres­tar­les 50 hec­tá­reas de su cam­po pa­ra que se lar­guen a pro­du­cir.

“Fue im­por­tan­te por­que arran­ca­mos sin te­ner que pa­gar al­qui­ler. Sem­bra­mos so­ja, nos fue muy bien, y ese mis­mo año com­pra­mos 30 va­cas que tra­ji­mos del sur por­que eran más ba­ra­tas”, re­cor­dó Vi­lla­gra. “La ex­pe­rien­cia fue tan bue­na que al año si­guien­te (2002) ya te­nía­mos pri­mos, tíos y ami­gos, que en­tu­sias­ma­dos por los re­sul­ta­dos nos lla­ma­ban pa­ra ver co­mo po­dían ha­cer pa­ra par­ti­ci­par en nues­tro pro­yec­to”, re­cor­dó.

Y vino la ex­pan­sión. Pri­me­ro con el bo­ca a bo­ca, y des­pués por dis­tin­tos me­dios, la idea co­rrió co­mo re­gue­ro de pól­vo­ra. El cam­po se ha­bía con­ver­ti­do en una enor­me atrac­ción. Ope­na­gro si­guió cre­cien­do has­ta lle­gar, en la ac­tua­li­dad, a sem­brar cer­ca de 20.000 hec­tá­reas en dis­tin­tas zo­nas pro­duc­ti­vas. Es­to los cu­bre del ries­go cli­má­ti­co. Tam­bién ex­plo­tan cam­pos en Uru­guay y tie­nen en mi­ra un desa­rro­llo en Co­lom­bia.

La apues­ta se ex­ten­dió a la ga­na­de­ría de cría. Lo úni­co que que­dó en el ca­mino fue un pro­yec­to de tam­bo. La fi­gu­ra ju­rí­di­ca fue la del fi­dei­co­mi­so. En la ac­tua­li­dad par­ti­ci­pan del fi­dei­co­mi­so mé­di­cos, pu­bli­cis­tas, ar­qui­tec­tos, abogados, es­cri­ba­nos y has­ta de­por­tis­tas de re­nom­bre. Ac­ce­die­ron a fon­dos del ex­te­rior. Acep­tan des­de pe­que­ños aho­rros has­ta fon­dos de cier­ta en­ver­ga­du­ra. El mon­to de la in­ver­sión de­fi­ne el por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción del fi­du­cian­te.El fi­dei­co­mi­so “Pro­fid” es­tá au­di­ta­do por es­tu­dios ju­rí­di­cos y con­ta­bles de pri­me­ra lí­nea. “So­lo en 2008/9 el fi­dei­co­mi­so dio po­ca ren­ta­bi­li­dad. Des­pués es­tu­vi­mos siem­pre en ni­ve­les muy atrac­ti­vos”, di­ce Willy.

La co­yun­tu­ra es par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te. “Aho­ra el ob­je­ti­vo es tra­tar de cap­tar pla­ta ar­gen­ti­na”, cuen­ta Da­río. “Sa­be­mos que mu­las

Aho­ra, el gru­po es­tá en­fo­ca­do en la cría de ga­na­do Wag­yu pa­ra la ex­por­ta­ción

chas em­pre­sas que tie­nen ex­ce­den­tes de di­ne­ro no la pue­den en­viar a sus ca­sas ma­tri­ces ni vol­car a la com­pra de dó­la­res. Tam­bién hay per­so­nas que dis­po­nen de di­ne­ro y que les in­tere­sa par­ti­ci­par de es­te ti­po de pro­yec­tos”.

Agre­ga que “apun­ta­mos a pe­que­ños, me­dia­nos y gran­des in­ver­so­res por­que te­ne­mos pro­yec­tos de dis­tin­tos re­que­ri­mien­tos de fon­dos y de dis­tin­ta es­ca­la. Siem­pre nos gus­tó la idea de ser una em­pre­sa ca­na­li­za­do­ra de in­ver­sio­nes den­tro del sec­tor. Po­si­cio­nar­nos co­mo “un ban­co de in­ver­sión agro­pe­cua­rio”.

Pa­ra el fi­dei­co­mi­so de siem­bra, la in­ver­sión mí­ni­ma es de $ 50.000 y ge­ne­ral­men­te es­tá des­ti­na­do a pe­que­ños y me­dia­nos aho­rris­tas. El pla­zo mí­ni­mo de per­ma­nen­cia es de 1 año o 1 cam­pa­ña agrí­co­la. “Es­tá muy ato­mi­za­do, ya que te­ne­mos mu­chí­si­mos in­ver­so­res que en­tran y sa­len ca­da año”, cuen­tan.

En el me­nú de op­cio­nes, la apues­ta no es so­lo a sem­brar en cam­po al­qui­la­do. Han des­cu­bier­to una opor­tu­ni­dad: el desa­rro­llo de nue­vas zo­nas pro­duc­ti­vas, en es­pe­cial a par­tir del rie­go. Tie­nen la mi­ra­da pues­ta en la pro­vin­cia de Río Ne­gro, la nue­va Me­ca de la agri­cul­tu­ra. Pa­ra ello crea­ron el pro­yec­to “CH2OELE”, que sin­te­ti­za en una pa­la­bra el ob­je­ti­vo: agua en Choe­le Choel. “La idea -di­ce Willy Vi­lla­gra- es ar­mar un fon­do gran­de, que con­tem­pla la com­pra de tie­rra pa­ra la ins­ta­la­ción de sis­te­mas de rie­go. El po­si­cio­na­mien­to en tie­rras pro­duc­ti­vas es una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad de in­ver­sión pen­san­do en el fu­tu­ro”.

Los pre­cios de los cam­pos en la Pam­pa Hú­me­da han has­ta cua­dru­pli­ca­do su va­lor al rit­mo de la de­man­da mun­dial de gra­nos y car­nes. “Cree­mos que pa­sa­rá lo mis­mo en es­ta zo­na -con­ti­núa Vi­lla­gra-, co­mo ha su­ce­di­do en el NOA y el NEA du­ran­te los úl­ti­mos 15 años. Aho­ra es el turno del sur.” Ya es­tán im­ple­men­tan­do el rie­go de cul­ti­vos ex­ten­si­vos co­mo el maíz y la al­fal­fa, con des­tino fi­nal en la pro­duc­ción de car­ne.

Cuen­tan con con­tac­tos en la al­ta gas­tro­no­mía eu­ro­pea, y as­pi­ran a abas­te­cer con car­ne de ca­li­dad. “Es­ta­mos ini­cian­do un pro­yec­to de car­ne Wag­yu, la de ma­yor ca­li­dad y pre­cio, que has­ta aho­ra reciben de Aus­tra­lia”, cuen­ta Willy en voz ba­ja. “Es­te es un pro­yec­to in­de­pen­dien­te, y a lar­go pla­zo. Ya te­ne­mos un ro­deo con va­cas y to­ros pu­ros, pro­du­cien­do em­brio­nes en Ar­gen­ti­na y Uru­guay. Te­ne­mos mu­cha ex­pec­ta­ti­va por es­te ne­go­cio, ya que en Aus­tra­lia un no­vi­llo pu­ro se ven­de a 5.000 dó­la­res”, des­ta­ca. Na­die pue­de pro­du­cir­lo a me­nor cos­to que la Ar­gen­ti­na.

Y los sue­ños, sue­ños son, di­jo Cal­de­rón de la Bar­ca. Pe­ro pa­ra los de Ope­na­gro, los sue­ños sir­ven cuan­do de­jan de ser­lo.

Pio­ne­ros. Gui­ller­mo Vi­lla­gra (izq.), Sal­va­dor Vi­lla­gra y Da­río Ge­nua; apues­tan a desa­rro­llar nue­vas zo­nas pro­duc­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.