Por un uso res­pon­sa­ble de las alas

En Ro­sa­rio, el sec­tor de ae­ro­apli­ca­do­res coin­ci­dió en la ne­ce­si­dad de ma­yor ca­pa­ci­ta­ción pa­ra ga­nar efi­cien­cia y cui­dar el am­bien­te.

Clarin - Rural - - APLICACIÓN AÉREA DE AGROQUÍMICOS AVIONES - Ga­lín­dez cla­rin­ru­ral@clarin.com

En los pró­xi­mos cin­co años la fu­mi­ga­ción aé­rea cre­ce­rá 20% en hec­tá­reas apli­ca­das pa­ra lle­gar a las 12 mi­llo­nes en to­do el país. Así lo cal­cu­la Or­lan­do Mar­tí­nez, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Cá­ma­ras Agroaé­reas, la en­ti­dad que la se­ma­na pa­sa­da or­ga­ni­zó en la Bol­sa de Co­mer­cio de Ro­sa­rio el XXI Con­gre­so Mercosur y La­ti­noa­me­ri­cano de Avia­ción Agrí­co­la al que asis­tie­ron más de 300 per­so­nas. Cla­rín Ru­ral asis­tió pa­ra re­co­ger las ten­den­cias de una in­dus­tria que quie­re ha­cer­se fuer­te en la Ar­gen­ti­na.

La in­cor­po­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías y la ca­pa­ci­ta­ción de los apli­ca­do­res son los pun­ta­les de es­ta pro­yec­ción cre­cien­te del ne­go­cio. Por el con­tra­rio, la am­plia­ción de la bre­cha de pre­cios del ser­vi­cio con­tra la fu­mi­ga­ción te­rres­tre a raíz de cos­tos más al­tos, co­mo el com­bus­ti­ble, y -so­bre to­do- las crí­ti­cas de eco­lo­gis­tas y las cre­cien­tes pre­sio­nes pa­ra pro- hi­bir los vue­los son es­co­llos que com­pli­can al sec­tor.

En la ac­tua­li­dad, ca­da tres hec­tá­reas fu­mi­ga­das en tie­rra, una se ha­ce por ai­re. “Pe­ro la avia­ción agrí­co­la va a cre­cer por­que a la ofer­ta de su­per­fi­cie que le fal­ta in­cor­po­rar a la Ar­gen­ti­na le cie­rra más ser aten­di­da por no­so­tros; y ade­más por­que el pro­duc­tor es­tá ob­ser­van­do que la apli­ca­ción aé­rea tie­ne un plus so­bre la te­rres­tre”, re­la­ta Mar­tí­nez y ejem­pli­fi­ca: “Por de­fi­ni­ción, tie­ne más pe­ne­tra­ción en el cul­ti­vo, y a di­fe­ren­cia del fu­mi­ga­dor te­rres­tre el ae­ro­apli­ca­dor es­tá más ca­pa­ci­ta­do so­bre to­do el pro­ce­so, y esa pro­fe­sio­na­li­za­ción re­dun­da en una ma­yor efi­cien­cia”.

Más del 90% de los pi­lo­tos son due­ños del avión y el 60% de ellos ha es­ta­do en el ne­go­cio por más de 20 años, con un pro­me­dio de 10.000 ho­ras de vue­lo. En la Ar­gen­ti­na hay 1.000 avio­nes agrí­co­las re­gis­tra­dos, la ma­yo­ría im­por­ta­dos de mar­cas es­ta­dou­ni­den­ses. Del to­tal, el 30% son uni­da­des de an­ti­güe­dad que ne­ce­si­tan ser re­em­pla­za­das. “Apro­ve­chan­do las po­lí­ti­cas de sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes, es­ta­mos pre­sen­tan­do una nue­va ver­sión del Puel­che”, se­ña­ló Ju­lio Cé­sar Lom­bar­di, vi­ce­pre­si­den­te de la fá­bri­ca de avio­nes es­ta­tal Fa­dea.

En ma­te­ria de ten­den­cias, se vie­nen nue­vas in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas en pul­ve­ri­za­ción pa­ra el con­trol de pla­gas y en­fer­me­da­des. Por ejem­plo, nue­vos ma­peos de GPS, ba­li­za­mien­to sa­te­li­tal, soft­wa­re de apli­ca­ción pre­pa­ra­dos pa­ra do­si­fi­ca­ción va­ria­ble y has­ta tec­no­lo­gía pa­ra apli­ca­cio­nes noc­tur­nas, que por ra­zo­nes de me­nor vien­to es una apli­ca­ción más pre­ci­sa. “Apa­re­cen nue­vos quí­mi­cos que re­du­cen la im­por­tan­cia de la tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad y que se pue­de apli­car en ho­ras tem­pra­nas de la ma­ña­na aun con la pre­sen­cia de ro­cío, ya que el efec­to per­ju­di­cial es in­fe­rior al de las con­di­cio­nes que se dan más avan­za­do el día”, se­ña­ló el es­pe­cia­lis­ta Alan Mac Crac­ken.

El con­gre­so se con­vir­tió en una tri­bu­na de la de­fen­sa fren­te a las acu­sa­cio­nes de con­ta­mi­na­ción. “Es una lás­ti­ma que quie­nes nos cri­ti­can ten­gan más di­fu­sión en los me­dios y aten­ción de los po­lí­ti­cos que no­so­tros, pe­ro los nú­me­ros es­tán de nues­tro la­do. Hay ma­la pra­xis, pe­ro bien apli­ca­da la fu­mi­ga­ción aé­rea no tie­ne el im­pac­to am­bien­tal que se le acha­ca. La­men­ta­ble­men­te, se to­man es­tos ca­sos ais­la­dos pa­ra ata­car la ac­ti­vi­dad, pe­ro es­ta­mos con­tro­la­dos por la Anac y con gen­te que ne­ce­si­ta cin­co años de pre­pa­ra­ción pa­ra vo­lar”, se que­jó Mar­tí­nez.

Por su par­te, Juan Cruz Jai­me, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Sa­ni­dad Ani­mal y Fer­ti­li­zan­tes, se­ña­ló que “el 83% de los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios que se usan en Ar­gen­ti­na, in­clu­yen­do el gli­fo­sa­to, son los que me­nos ries­gos re­pre­sen­tan pa­ra la sa­lud”. A su vez, el in­ge­nie­ro Al­ber­to Etien­not cal­cu­ló que “se ne­ce­si­ta in­cor­po­rar 210 gra­mos de pro­duc­to pu­ro a una po­bla­ción de per­so­nas de 70 ki­los pa­ra que el 50% de esa po­bla­ción se in­to­xi­que, y eso so­la­men­te pue­de ocu­rrir an­te una ex­po­si­ción ac­ci­den­tal al pro­duc­to pu­ro o en for­ma cró­ni­ca, lo cual afec­ta­ría, an­tes que na­da, al apli­ca­dor”.

Al ras del sue­lo. Se­gún Or­lan­do Mar­tí­nez, de la Fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras Agroaé­reas, la apli­ca­ción aé­rea lo­gra una ma­yor pe­ne­tra­ción en el cul­ti­vo. En la Ar­gen­ti­na, ca­da tres hec­tá­reas fu­mi­ga­das en tie­rra, una se ai­reMa­ria­noha­ce­por .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.