El mal­tra­to es un muy mal ne­go­cio

En una jor­na­da del IPC­VA, se ex­pli­có que el bie­nes­tar ani­mal es cla­ve pa­ra evi­tar pér­di­das de ca­li­dad y po­der ac­ce­der a los mer­ca­dos pre­mium.

Clarin - Rural - - EL MANEJO GANADERO POR CIENTO - Héc­tor Mü­ller Cla­rín Ru­ral

Mar­cos Giménez Za­pio­la, ase­sor pri­va­do y es­pe­cia­des­cen­so lis­ta en bie­nes­tar ani­mal, lo di­jo con to­das las le­tras: “El buen tra­to es buen ne­go­cio”, re­fle­xio­nó al fi­na­li­zar su di­ser­ta­ción, en la “Jor­na­da So­bre Bie­nes­tar Ani­mal y su Re­la­ción con Pa­rá­me­tros de Pro­duc­ción y Ca­li­dad de la car­ne Va­cu­na”, que se reali­zó en Bue­nos Aires en el au­di­to­rio del Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na (IPC­VA), que or­ga­ni­zó es­te even­to de ca­pa­ci­ta­ción.

En pri­mer lu­gar, es ne­ce­sa­rio ocu­par­se del te­ma por­que es ca­da vez más im­por­tan­te pa­ra los con­su­mi­do­res del Pri­mer Mun­do. “Lo exi­gen nues­tros clien­tes, nues­tros com­pe­ti­do­res y tam­bién los ve­ge­ta­ria­nos”, ex­pli­có Giménez Za­pio­la. La se­gun­da ra­zón “es que nos con­vie­ne re­du­cir pér­di­das y ries­gos”, agre­gó.

El dia­rio The Guar­dian, en 2010, ase­gu­ró que la cuar­ta par­te de la car­ne que se ven­día en el Reino Uni­do pro­ve­nía de paí­ses “flo­jos” en bie­nes­tar ani­mal, ha­cien­do re­fe­ren­cia so­bre to­do a Bra­sil, por­que la Ar­gen­ti­na ya te­nía una par­ti­ci­pa­ción muy ba­ja en el mer­ca­do internacional. En ese mis­mo año, el New York Ti­mes re­cor­dó que has­ta 1990 el mal­tra­to ani­mal era de­li­to en 6 Es­ta­dos de EE.UU., y hoy lo es en cua­ren­ta.

Do­nald Brown, de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, ex­pli­ca­ba que “el bie­nes­tar de un ani­mal es su es­ta­do de re­la­ción con sus in­ten­tos de ha­cer fren­te al me­dio am­bien­te”; y el USDA lo de­fi­nió co­mo un es­ta­do de co­mo­di­dad, de bue­na ali­men­ta­ción, es de­cir que en tér­mi­nos prác­ti­cos “es bus­car la re­duc­ción o la eli­mi­na­ción del su­fri­mien­to emer­gen­te del ma­ne­jo hu­mano”.

“El bie­nes­tar ani­mal nos con­vie­ne; si no se aca­rrean pér­di­das y la di­fe­ren­cia eco­nó­mi­ca es sus­tan­cial”, in­sis­tió Giménez Za­pio­la. Por es­ta ra­zón, en los Es­ta­dos

Los bo­vi­nos son se­res vi­vien­tes con ca­pa­ci­dad de sen­tir y su­frir, afir­ma­ron

Uni­dos se de­jó de per­ci­bir en­tre el 4% y 6% del va­lor del ani­mal cuan­do hay ma­chu­co­nes o car­ne os­cu­ra, los sín­to­mas más evi­den­tes del mal­tra­to.

Se cal­cu­la que en el des­te­te se pue­de lle­gar a per­der, en ki­lo­gra­mos, cer­ca de un 10%. Por eso Giménez Za­pio­la acon­se­ja que esa prác­ti­ca ten­ga dos eta­pas, una al se­pa­rar la ma­dre de la cría du­ran­te 4-5 días por me­dio de un alam­bra­do, y re­cién en la se­gun­da rea­li­zar la se­pa­ra­ción de­fi­ni­ti­va.

Ade­más, con bue­nas prác­ti­cas, se be­ne­fi­cian mu­chí­si­mo los tra­ba­ja­do­res ya que es me­nos ries­go­so el ma­ne­jo (uno de ca­da cua­tro peo­nes su­fre atro­pe­lla­mien­tos). El es­pe­cia­lis­ta re­cor­dó que el va­cuno es un ani­mal de fu­ga y si se en­cie­rra su­fre. “Si res­pe­ta­mos la na­tu­ra­le­za del va­cuno, ten­dre­mos bie­nes­tar ani­mal y ha­re­mos me­jor ne­go­cio to­dos”, afir­mó.

Mar­ce­lo Da­niel Ghez­zi ( del área de Bie­nes­tar Ani­mal de la Fa­cul­tad de Cien­cias Ve­te­ri­na­rias de la Uni­ver­si­dad del Cen­tro de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires) di­jo que el ani­mal es un ser vi­vien­te y sen­si­ble que tie­ne un sis­te­ma ner­vio­so con ca­pa­ci­dad de sen­tir y su­frir. “Me­re­ce to­da con­si­de­ra­ción y res­pe­to. Ade­más, el buen cui­da­do re­pre­sen­ta un ar­gu­men­to éti­co”, en­fa­ti­zó. Agre­gó que de­be te­ner bue­na ali­men­ta­ción (nun­ca de­be pa­de­cer pe­río­dos pro­lon­ga­dos de ham­bre y de sed), buen alo­ja­mien­to y bue­na sa­lud.

¿Cuán­tos pro­duc­to­res ha­cen análisis de agua? se pre­gun­tó. “No mu­chos”, di­jo. Ghez­zi, e hi­zo hin­ca­pié en el trans­por­te, “que no co­mien­za sólo arri­ba del ca­mión; es una ca­de­na”. El trans­por­te em­pie­za cuan­do se de­ci­de cuá­les son los ani­ma­les que se van a car­gar; el tiem­po de es­pe­ra ( a ma­yor tiem­po, ma­yor su­fri­mien­to); la car­ga; el mo­vi­mien­to (que de­be ser lo más tran­qui­lo po­si­ble); el re­co­rri­do (su­peran­do los 15 mi­nu­tos de pa­ra­do el ani­mal ya su­fre le­sio­nes); la des­car­ga (li­ga­da al ol­fa­to por­que la vis­ta cer­ca­na es muy ma­la) y el no­queo (tiem­po de in­cons­cien­cia).

El ani­mal se trans­por­ta en 24 ho­ras y en otras 24 se fae­na, tiem­po que re­pre­sen­ta el 0,11% del to­tal del tiem­po vi­vi­do, y de es­te tiem­po de­pen­de la ca­li­dad de la car­ne. Es muy im­por­tan­te el glu­có­geno mus­cu­lar que al de­ri­var el áci­do lác­ti­co per­mi­te un de pH a 5,3-5,7 y eli­mi­na bac­te­rias y pro­to­zoos. Si no ocu­rre es­to, se pro­du­cen cortes os­cu­ros.

“Las 24 ho­ras an­tes del sa­cri­fi­cio son tal vez las más im­por­tan­tes de to­do el ci­clo pro­duc­ti­vo”, des­ta­có Lean­dro Lang­man, ex­per­to en In­ge­nie­ría de Ali­men­tos, y téc­ni­co del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Ali­men­tos del IN­TA Cas­te­lar. Des­ta­có la im­por­tan­cia del es­trés en la ter­ne­za, el co­lor, el pH de la car­ne y la ma­du­ra­ción, que pro­du­cen me­nor acep­ta­bi­li­dad por par­te de los con­su­mi­do­res. Tam­bién pon­de­ró la im­por­tan­cia de la se­gu­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res en los es­ta­ble­ci­mien­tos fri­go­rí­fi­cos y re­cor­dó que la OIE tie­ne un có­di­go de ga­ran­tía de Bie­nes­tar Ani­mal pa­ra apli­car en los es­ta­ble­ci­mien­tos fri­go­rí­fi­cos.

Lang­man di­jo que es cla­ve evi­tar los res­ba­lo­nes y las caí­das (con pi­sos an­ti­des­li­zan­tes y pen­dien­tes me­no­res a 20 gra­dos), el por­cen­ta­je de ani­ma­les pi­ca­nea­dos en la man­ga o en el ca­jón de no­queo (nun­ca más de uno), las vo­ca­li­za­cio­nes en ese mis­mo ca­jón (agi­ta­ción y es­trés) y rea­li­zar co­rrec­ta­men­te el iza­do y la in­ci­sión pa­ra el san­gra­do.

Te­ner en cuen­ta to­dos y ca­da uno de es­tos as­pec­tos es fun­da­men­tal, más si se con­si­de­ra, co­mo di­jo Lang­man, so­bre la ba­se de un es­tu­dio del IPC­VA, que por no apli­car es­tas prác­ti­cas, un fri­go­rí­fi­co pue­de lle­gar a per­der 0,93 dó­la­res por ani­mal. Si un es­ta­ble­ci­mien­to fae­na 20.000 ani­ma­les por mes la pér­di­da re­pre­sen­ta­ría apro­xi­ma­da­men­te 213.000 dó­la­res por año.

RO­BER­TO PE­RA

In­di­ca­dor. Hay muy pocos pro­duc­to­res que ana­li­zan la ca­li­dad de las agua­das.

Giménez Za­pio­la. Ase­sor pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.