Me­jor pre­ve­nir que cu­rar

La hi­po­mag­ne­se­mia pue­de apa­re­cer al re­bro­tar el pas­to en pri­ma­ve­ra. Ex­per­tos di­cen có­mo evi­tar­la.

Clarin - Rural - - EL MANEJO GANADERO - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

Des­pués de va­rios me­ses de se­quía lle­gó el agua al sud­es­te bo­nae­ren­se y tra­jo ali- vio a los pas­ti­za­les. Gran pun­to a fa­vor pa­ra la ga­na­de­ría ya que es ple­na épo­ca de pa­ri­cio­nes y las hem­bras de­ben ali­men­tar­se bien pa­ra la lac­tan­ción del ter­ne­ro y re­cu­pe­rar con­di­ción cor­po­ral. Aun­que tam­bién la re­cu­pe­ra­ción de los pas­ti­za­les pue­de ser un ar­ma del do­ble fi­lo por­que se pue­den ge­ne­rar cua­dros de hi­po­mag­ne­se­mia en los ani­ma­les.

De­bi­do a los re­bro­tes tier­nos los ani­ma­les de­ben con­su­mir fo­rra­jes con una can­ti­dad ba­lan­cea­da de mag­ne­sio, du­ran­te la bro­ta­ción nor­mal­men­te es­tá en ba­ja con­cen­tra­ción, pa­ra evi­tar la apa­ri­ción de te­ta­nia por hi­po­mag­ne­se­mia, co­men­ta­ron los ex­per­tos en sa­ni­dad

Cuan­do ba­ja el mag­ne­sio y el cal­cio en el re­bro­te, tie­ne más agua y po­ta­sio

ani­mal de IN­TA Bal­car­ce. Jus­ta­men­te, con la lle­ga­da de las llu­vias se pro­du­ce el rá­pi­do cre­ci­mien­to de los pas­tos y con­se­cuen­te­men­te un des­ba­lan­ce de mag­ne­sio: és­tos evi­den­cian tam­bién una ba­ja con­cen­tra­ción de ma­te­ria se­ca y cal­cio y un al­to con­te­ni­do de agua y de po­ta­sio, nu­trien­te que es un fuer­te com­pe­ti­dor del mag­ne­sio.

De acuer­do con Su­sa­na Cseh, es­pe­cia­lis­ta en sa­ni­dad ani­mal del IN­TA Bal­car­ce, exis­ten dos ti­pos de hi­po­mag­ne­se­mia: “La pri­ma­ria, cuan­do el con­te­ni­do del mi­ne­ral en el pas­to es me­nor al 0,2 por cien­to de ma­te­ria se­ca –con­di­ción que no cu­bre los re­qui­si­tos mí­ni­mos pa­ra el ani­mal– y la se­cun­da­ria, cuan­do el con­te­ni­do de mag­ne­sio en el ali­men­to es el ade­cua­do, pe­ro la pre­sen­cia de ele­men­tos in­ter­fe­ren­tes im­pi­den su ab­sor­ción y uti­li­za­ción”.

En cual­quie­ra de los dos ca­sos, agre­gó la in­ves­ti­ga­do­ra, hay que pe­dir el con­se­jo téc­ni­co a un es­pe­cia­lis­tas pa­ra sa­ber có­mo ac­tuar an­te el cua­dro ya que a es­ta en­fer­me­dad se le ad­ju­di­can ín­di­ces de mor­tan­dad del or­den del 4 al 5% en los ro­deos afec­ta­dos.

Pa­ra to­mar no­ta de me­di­das pre­ven­ti­vas, Cseh pro­po­ne una se­rie de ma­ne­jo pa­ra evi­tar que los ani­ma­les se vean afec­ta­dos. Ella da cin­co re­co­men­da­cio­nes:

La pri­me­ra de ellas es ex­traer­le san­gre a las va­cas y ase­gu­rar­se que la con­cen­tra­ción de mag­ne­sio sea de 1,8 mi­li­gra­mos ca­da 100 mi­li­li­tros o más tam­bién.

Co­mo se­gun­da al­ter­na­ti­va se pue­de ana­li­zar la con­cen­tra­ción de mag­ne­sio en el pas­to y la con­cen­tra­ción de­be ser ma­yor a una 0,20 por cien­to en la ma­te­ria se­ca. Ade­más hay que pe­dir al la­bo­ra­to­rio que cal­cu­le el po­ten­cial te­ta­ni­zan­te (K/Ca+Mg), el cual de­be ser in­fe­rior al 2,2, su­gi­rió la Cseh.

Otra po­si­bi­li­dad pue­de ser, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, su­ple­men­tar pre­ven­ti­va­men­te al ro­deo con sa­les de mag­ne­sio por vía oral. “Hay que re­cor­dar que los ani­ma­les adul­tos ne­ce­si­tan re­ci­bir un to­tal dia­rio (pas­to mas agua y su­ple­men­to) de 30 gra­mos de mag­ne­sio. En tan­to, la es­pe­cia­lis­ta aclara que hay man­te­ner la su­ple­men­ta­ción du­ran­te el pe­río­do de ries­go de los ani­ma­les, des­de la pa­ri­ción, has­ta el pi­co de lac­tan­cia.

En un ca­so ex­tre­mos, con­clu­ye, em­plear su­ple­men­tos in­yec­ta­bles: con un ani­mal de­caí­do o con sín­to­mas de te­ta­nia.

Me­jor pre­ve­nir que cu­rar. Es una bue­na con­sig­na pa­ra es­tar aten­tos y evi­tar la­men­tar ma­yo­res pér­di­das eco­nó­mi­cas por no lle­gar a tiem­po con el tra­ta­mien­to.

IN­TA

Su­ple­men­tar. Con sa­les de mag­ne­sio por vía oral pa­ra mi­ni­mi­zar los ries­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.