Las re­ten­cio­nes dis­cri­mi­nan

Con­cep­to a re­vi­sar Es ho­ra de de­vol­ver in­cen­ti­vos al sec­tor más pro­duc­ti­vo de nues­tro país A te­ner en cuen­ta La ac­ti­vi­dad del sec­tor agro­pe­cua­rio aña­de va­lor a los re­cur­sos na­tu­ra­les

Clarin - Rural - - PREMIO TERNIUM EXPOAGRO -

Des­de ha­ce ca­si ya diez años, co­mo pla­ta­for­ma de jus­ti­fi­ca­ción de los al­tos tri­bu­tos en fron­te­ra que gra­van las ex­por­ta­cio­nes de ori­gen agro­pe­cua­rio (más de u$s 45.000 mi­llo­nes en 2011), se ha in­ten­si­fi­ca­do en­tre no­so­tros la dis­cu­sión so­bre qué sec­tor pro­duc­ti­vo tran­sa­ble ge­ne­ra ma­yor “va­lor agre­ga­do”, ba­jo el su­pues­to de que si la ac­ti­vi­dad agroin­dus­trial in­cu­rre en la fa­lla de aña­dir po­co va­lor, es ló­gi­co que sea dis­cri­mi­na­da por es­tos ins­tru­men­tos fis­ca­les an­te al­tos pre­cios que las be­ne­fi­cian. Las re­ten­cio­nes (has­ta 6 ve­ces más gra­vo­sas en al­gu­nos de es­tos sec­to­res que en los in­dus­tria­les tra­di­cio­na­les) son la he­rra­mien­ta por an­to­no­ma­sia de es­ta dis­cri­mi­na­ción, y la agroin­dus­tria en su con­jun­to es el su­je­to pa­si­vo de la mis­ma, pe­ro no sólo en el de­no­mi­na­do sec­tor pri­ma­rio sino tam­bién en el ma­nu­fac­tu­re­ro.

Es le­gí­ti­mo dis­cu­tir so­bre si es­ta su­pues­ta me­nor agre­ga­ción de va­lor si­gue vi­gen­te en tiem­pos de in­cre­men­to de la de­man­da de ali­men­tos y, por en­de, plan­tear­se si no es ho­ra de de­vol­ver in­cen­ti­vos al sec­tor más pro­duc­ti­vo ar­gen­tino.

Al res­pec­to, es pre­ci­so, en pri­mer lu­gar y pen­san­do en la tra­di­cio­nal cla­si­fi­ca­ción por el ori­gen del pro­duc­to, afir­mar que es ya inade­cua­do ha­blar de un “sec­tor pri­ma­rio” -tal co­mo fue de­fi­ni­do por Co­lin Clark- en­ten­di­do és­te co­mo el que me­ra­men­te ex­trae y ob­tie­ne ma­te­rias pri­mas pro­ce­den­tes del me­dio na­tu­ral.

El me­dio na­tu­ral es hoy un me­dio ca­si me­nos sin­gu­lar que la ma­qui­na­ria agrí­co­la, la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca, los agro­quí­mi­cos, la tec­no­lo­gía de pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, el es­tu­dio del cli­ma, los mer­ca­dos, y otros “im­puts” an­tes de cu­yo desa­rro­llo el mis­mo me­dio na­tu­ral pro­du­cía me­nos de la mi­tad que aho­ra.

Aún así, tam­bién en la Ar­gen­ti­na las ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos (sec­tor “se­cun­da­rio”) de ori­gen agro­pe­cua­rio son 50% más re­le­van­tes que las de pro­duc­tos pri­ma­rios.

Las agroex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas no son, pa­ra los que las com­pran, bie­nes pri­ma­rios, sino bie­nes in­ter­me­dios in­sus­ti­tui­bles o in­su­mos de re­le­van­cia. Es ade­cua­do, pues, re­pen­sar la ca­te­go­ri­za­ción, cla­si­fi­can­do los bie­nes no ya por el ori­gen, sino pre­ci­sa­men­te por su “va­lor”. Y el va­lor no es­tá en el ini­cio ni en el me­dio de la ca­de­na, sino en el fi­nal. Co­mo afir­ma Roger Kauf­man (en “Stra­te­gic Thin­king”) la va­ria­ble fun­da­men­tal es siem­pre el va­lor -no el cos­to- pe­ro el va­lor no es lo que “en­tra” en una em­pre­sa (in­put), ni lo que “sa­le” de una em­pre­sa (out­put), sino lo que “im­pac­ta” en el des­ti­na­ta­rio (out­co­me).

Di­ce el dic­cio­na­rio que va­lor se re­fie­re a im­por­tan­cia. Dar va­lor a las co­sas es apor­tar­les el fru­to de la ra­zón, la in­tui­ción, la crea­ti­vi­dad, el co­no­ci­mien­to apli­ca­do, la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da, la tec­no­lo­gía y el es­fuer­zo or­ga­ni­za­dos, pa­ra sub­sa­nar las ne­ce­si­da­des de nues­tros se­me­jan­tes.

Co­mo en 1945 ex­pli­có Abraham Mas­low las ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas (de ali­men­tos en par­ti­cu­lar) son las que el ser hu­mano me­nos re­le­ga (por en­de, las que me­nos fle­xi­bi­li­dad a la ba­ja ge­ne­ran y de­trás de las cua­les más va­lor se crea). Un mun­do de 4.000 mi­llo­nes de per­so­nas ur­ba­nas “va­lo­ra” los ali­men­tos (o la energía lim­pia).

Hay quie­nes ven aún en la pro­duc­ción agropecuaria en ge­ne­ral una ac­ti­vi­dad de po­co im­pac­to so­cial. Sin em­bar­go, aún des­de es­ta pers­pec­ti­va hay un error. La ac­ti­vi­dad ge­ne­ra en nues­tro país más de 360.000 em­pleos re­gu­la­res, mo­vi­li­za sus pro­duc­tos por me­dio del trans­por­te, di­rec­cio­na ga­nan­cias ha­cia la ac­ti­vi­dad de la cons­truc­ción (que cuen­ta con más de 4.000.000 em­pleos re­gu­la­res) o la ac­ti­vi­dad au­to­mo­triz (con 65.000 em­pleos re­gu­la­res) y se en­ca­de­na en di­ver­sas in­dus­trias, co­mo por ejem­plo la mo­li­ne­ría, que con 170 mo­li­nos con­tri­bu­ye con 130.00 em­pleos re­gu­la­res. To­do es­to, sin con­tar los in­gre­sos fis­ca­les y las ero­ga­cio­nes pú­bli­cas con­se­cuen­tes

Pe­ro aún así, la vi­sión de­be ser mas am­plia. Los paí­ses de­ben, por mu­chas ra­zo­nes, in­cen­ti­var, pro­mo­ver y alen­tar sus sec­to­res mas so­fis­ti­ca­dos y pro­duc­ti­vos. Mi­chael Por­ter sos­tie­ne que los paí­ses se di­fe­ren­cian por su ca­pa­ci­dad de con­ver­tir­se en se­de de ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas que se re­nue­van con­ti­nua­men­te, y la com­pe­ti­ti­vi­dad re­si­de en la ca­pa­ci­dad de sus­ten­tar el am­bien­te pa­ra desa­rro­llar las téc­ni­cas y tec­no­lo­gías que per­mi­tan re­crear esas ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas. ¿Pue­de, así, des­co­no­cer­se la enor­me su­ma de va­lor que ema­na de lo que más ex­por­ta­cio­nes atrae, un gran ge­ne­ra­dor de in­ver­sión ex­tran­je­ra o lo que nos con­ce­de re­le­van­cia es­tra­té­gi­ca internacional al pun­to de per­mi­tir que sea­mos pro­vee­do­res de Chi­na, In­dia el nor­te de Áfri­ca o Eu­ro­pa?.

A la vez, ha es­cri­to el inglés John Kay (de la Lon­don Bu­si­ness School) que un mo­do de de­fi­nir el va­lor aña­di­do de una ac­ti­vi­dad es cal­cu­lan­do las pér­di­das que se pro­du­ci­rían en los in­gre­sos na­cio­na­les y en la eco­no­mía internacional si esa ac­ti­vi­dad des­apa­re­cie­ra, sus em­pre­sas se di­sol­vie­ran y los re­cur­sos que uti­li­za se re­par­tie­ran en otras em­pre­sas. Re­sul­ta es­to mas que ex­plí­ci­to, pa­ra un país en el que el 66% de las prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res en­vía al mun­do bie­nes de ori­gen agro­pe­cua­rio.

Hay otra dis­qui­si­ción con­cep­tual a efec­tuar: se­gún el es­pa­ñol Mi­guel San­tes­ma­ses Mes­tre (de la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá de He­na­res), el va­lor agre­ga­do es el va­lor ex­tra que aña­den las or­ga­ni­za­cio­nes a los pro­duc­tos que ad­quie­ren, in­cor­po­ran­do a los mis­mos otros bie­nes y ser­vi­cios, energía o tra­ba­jo. En­ton­ces, un pro­ble­ma es con­fun­dir el re­cur­so na­tu­ral con los pro­duc­tos agro­pe­cua­rios. Es co­mo con­fun­dir un ins­tru­men­to mu­si­cal con la sen­sa­ción de oír una obra de Bach. El sec­tor agro­pe­cua­rio aña­de va­lor a los re­cur­sos na­tu­ra­les: má­qui­nas, co­no­ci­mien­to, pro­ce­sos de ges­tión, ho­ras hom­bre, has­ta lle­gar al pro­duc­to.

Pa­re­ce opor­tuno, pues, re­pen­sar el mar­co de re­fe­ren­cia po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y nor­ma­ti­vo de la ca­de­na agroin­dus­trial, re­du­cien­do tra­bas, gra­vá­me­nes y res­tric­cio­nes dis­tor­si­vas y ge­ne­ran­do un es­pa­cio na­tu­ral que in­cen­ti­ve las cons­tan­tes in­no­va­ción, in­ver­sión y avan­ce que la ac­ti­vi­dad de ori­gen agro­pe­cua­rio pro­du­ce en nues­tro país.

Mar­ce­lo Eli­zon­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.