El Ros­gan agre­ga va­lor

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA -

El miér­co­les úl­ti­mo se ce­le­bró en la Bol­sa de Co­mer­cio de Ro­sa­rio, el cuar­to aniver­sa­rio del Ros­gan. El fes­te­jo coin­ci­dió con un he­cho re­le­van­te: al­can­zar un mi­llón de ani­ma­les pre­via­men­te fil­ma­dos y lue­go re­ma­ta­dos por la pan­ta­lla de Ca­nal Ru­ral.

Si fue­ron to­dos ter­ne­ros, a pre­cios de hoy se­rían no me­nos de 400 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro lo no­ta­ble es que el año del na­ci­mien­to coin­ci­de con el de la gran pro­tes­ta del cam­po por la Re­so­lu­ción 125. Aún es­tá fres­co el re­cuer­do de aquél 25 de ma­yo del 2008, con el mul­ti­tu­di­na­rio ac­to fren­te al Mo­nu­men­to a la Ban­de­ra en Ro­sa­rio.

Pro­tes­ta por un la­do. Y la vi­gen­cia del es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, de la pro­pues­ta crea­ti­va, por otro. Re- en el 2008 la ga­na­de­ría atra­ve­sa­ba su peor mo­men­to. Con la se­quía del 2009, vino el ti­ro de gra­cia. Una fe­roz li­qui­da­ción diez­mó en pocos me­ses los stocks. No era el am­bien­te más fa­vo­ra­ble.

Pe­ro la reali­dad im­pu­so su im­pron­ta. Crear un mer­ca­do apro­ve­chan­do la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca te­nía sen­ti­do, pe­ro ha­bía que ima­gi­nar­lo y con­cre­tar­lo. Arran­ca­ron

Los re­ma­tes te­le­vi­sa­dos en­tra­ron de lleno en la era de la in­ten­si­fi­ca­ción

ape­nas tres con­sig­na­ta­rios. Hoy el Ros­gán es mu­cho más que un re­ma­te por pan­ta­lla. Es una red in­te­gra­da en la que los con­sig­na­ta­rios ope­ran no sólo con los ga­na­de­ros, sino en­tre sí. Un ver­da­de­ro mer­ca­do que apro­ve­cha los atri­bu­tos de la mo­der­ni­dad: emi­sio­nes vía sa­té­li­te, te­le­fo­nía ce­lu­lar, per­fec­cio­na­mien­to de las fil­ma­cio­nes. Los bancos con sus pro­duc­tos (tar­je­tas de cré­di­to, pla­nes es­pe­cia­les, ma­ne­jo de car­pe­tas), y, so­bre to­do, el co­no­ci­mien­to del clien­te y la ha­bi­li­dad de los mar­ti­lle­ros pa­ra adap­tar­se a los tiem­pos del re­ma­te te­le­vi­sa­do. El es­pec­tácu­lo de la vi­da co­mer­cial en ac­ción, en vi­vo y en di­rec­to, trans­pa­ren­cia con­mo­ve­do­ra. Una re­vo­lu­ción que es­ta­ba can­ta­da, pe­ro ha­bía que ope­rar­la.

El sis­te­ma tie­ne enor­mes ven­ta­jas. Se evi­ta el mo­vi­mien­to de la ha­cien­da. Es más fá­cil mo­ver un ca­ma­ró­gra­fo, fil­mar el ga­na­do en el cam­po y ex­hi­bir­lo fren­te a los com­pra­do­res, sen­ta­dos fren­te a la TV con el te­lé­fono lis­to pa­ra ha­blar con su con­sig­na­ta­rio. Me­nos stress pa­ra el ga­na­do, en la era de cre­cien­tes re­qui­si­tos por el con­fort ani­mal. Me­nos sus­pen­sio­nes por llu­via. Más ac­to­res ope­ran­do. Más mer­ca­do.

Así, es­te sis­te­ma agre­ga lo su­yo al enor­me cam­bio que es­tá atra­ve­san­do la ga­na­de­ría ar­gen­cor­de­mos: ti­na. En­tró de lleno en la era de la in­ten­si­fi­ca­ción, des­de la cría en las zo­nas “mar­gi­na­les” has­ta la ter­mi­na­ción a co­rral, que lle­gó pa­ra que­dar­se. Los ter­ne­ros que aho­ra bajan del Nor­te son com­ple­ta­men­te dis­tin­tos a los de ha­ce unos años. Im­pre­sio­na el des­fi­le in­ce­san­te de lo­tes de ex­ce­len­te ca­li­dad por la pan­ta­lla.

De pron­to, es co­mo que se coha­cien­da

La ga­na­de­ría es la for­ma in­te­li­gen­te de trans­for­ma­ción pa­ra la so­ja y el maíz

rrió el ve­lo y la ga­na­de­ría en­tró en la fa­se que mu­chos ima­gi­ná­ba­mos ha­ce dos o tres dé­ca­das. La pam­pa hú­me­da, con sus tie­rras ne­ta­men­te agrí­co­las, se es­pe­cia­li­za­ría en los gran­des cul­ti­vos. La siem­bra di­rec­ta, la bio­tec­no­lo­gía, la fer­ti­li­za­ción, per­mi­tie­ron la agri­cul­tu­ra con­ti­nua y sus­ten­ta­ble, sin ne­ce­si­dad de ro­tar con ga­na­de­ría. La se des­pla­za ha­cia zo­nas de me­nor ap­ti­tud agrí­co­la pe­ro gran po­ten­cial fo­rra­je­ro. Pe­ro lo ha­ce in­cor­po­ran­do los atri­bu­tos de la in­ten­si­fi­ca­ción: ge­né­ti­ca, nue­vas es­pe­cies fo­rra­je­ras, su­ple­men­ta­ción, re­ser­vas, ma­ne­jo. En­to­re pre­coz, in­se­mi­na­ción a tiem­po fi­jo, des­te­te pre­coz con el in­ven­to ar­gen­tino del Ru­ter, que per­mi­te la ma­du­ra­ción ace­le­ra­da del ru­men. Y un fi­nal a to­da or­ques­ta, vol­can­do los fru­tos de la re­vo­lu­ción agrí­co­la (los gra­nos) a los co­rra­les de en­gor­de.

El Ros­gan se ins­cri­be en es­ta fu­ga ha­cia la mo­der­ni­dad. No es ca­sual que ha­ya sur­gi­do en Ro­sa­rio. No con­for­me con ha­ber­se con­ver­ti­do en el epi­cen­tro del prin­ci­pal ne­go­cio de la Ar­gen­ti­na (el com­ple­jo agroin­dus­trial so­je­ro), se da el gus­to de in­no­var en el más tra­di­cio­nal. El Ros­gan agre­ga va­lor.

No es ca­sual. Al fin y al ca­bo, la car­ne es la for­ma in­te­li­gen­te de agre­gar va­lor al maíz y la so­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.