In­só­li­to: ¡la va­ca que los pa­rió!

Una va­ca tu­vo tri­lli­zos dos ve­ces en me­nos de un año, aun­que tras el se­gun­do par­to un ter­ne­ro mu­rió.

Clarin - Rural - - SORPRESA CERCA DE BAHÍA BLANCA>>> - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@clarin.com

El 15 de sep­tiem­bre de 2011, en un cam­po del sud­oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, una va­qui­llo­na Po­lled He­re­ford dió a luz a tres ter­ne­ros, una hem­bra y dos ma­chos. Era su pri­mer ser­vi­cio y el pro­ge­ni­tor ha­bía si­do un to­ro Aber­deen An­gus que no te­nía an­te­ce­den­tes de ese ti­po. Se cal­cu­la que el na­ci­mien­to de tri­lli­zos en bo­vi­nos se da una vez ca­da 100.000 par­tos.

El ca­so des­per­tó el in­te­rés de mu­cha gen­te, pe­ro la prin­ci­pal hi­pó­te­sis era que se ha­bía tra­ta­do de una ca­sua­li­dad. Has­ta que es­te año, pocos días an­tes de que los tri­lli­zos cum­plie­ran su pri­mer aniver­sa­rio, la va­ca vol­vió a pa­rir por tri­pli­ca­do.

“Aho­ra es di­fí­cil que sea ca­sua­li­dad. Ya se pue­de em­pe­zar a pen­sar que es un te­ma ge­né­ti­co y que po­dría ser he­re­di­ta­rio”, co­men­ta en diálogo con Cla­rín Ru­ral Al­va­ro Sa­bu­go, pro­pie­ta­rio, jun­to a su her­mano Raúl, de la em­pre­sa San Ni­co­lás, que ha­ce el ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro en cam­pos de la lo­ca­li­dad de Al­ga­rro­bo, 80 ki­ló­me­tros al sur de Bahía Blanca.

Se tra­ta de una zo­na se­mi­ári­da, muy di­fí­cil pa­ra la pro­duc­ción, y que en los úl­ti­mos años fue muy cas­ti­ga­da por el dé­fi­cit hí­dri­co. Allí, los Sa­bu­go im­plan­tan pas­to llo­rón por­que las pas­tu­ras de más ca­li­dad no fun­cio­nan.

La va­ca fér­til re­ci­bió el mis­mo tra­to que el res­to del lo­te y al mo­men­to del pri­mer ser­vi­cio y de la ges­ta­ción es­ta­ba en muy bue­na con­di­ción cor­po­ral. El ser­vi­cio -en am­bos ca­sos- fue na­tu­ral, sin in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial. Los ter­ne­ros na­cie­ron en el cam­po y la pri­me­ra tan­da ya pe­sa ac­tual­men­te al­re- de­dor de 270 ki­los. “Ob­via­men­te que no tu­vie­ron el mis­mo pe­so que un ter­ne­ro que se cría so­lo con la ma­dre. Pe­sa­rían 150 ki­los ca­da uno al mo­men­to del des­te­te”, di­ce el pro­duc­tor.

En el se­gun­do ser­vi­cio, el to­ro era un Po­lled He­re­ford. La va­ca aún no se ha­bía ter­mi­na­do de re­cu­pe­rar de la crian­za de los tres ter­ne­ros y su con­di­ción cor­po­ral no era la ideal, pe­ro aun así se sir­vió muy rá­pi­da­men­te y ter­mi­nó dan­do a luz a otra tan­da de tri­lli­zos. La sor­pre­sa fue gran­de. Otra vez, dos ma­chos y una hem­bra. Pe­ro uno de los ma­chos no so­bre­vi­vió.

“Pa­rió cin­co días an­tes de que se cum­plie­ra el año de la an­te­rior pa­ri­ción. No es­pe­rá­ba­mos que lo hi­cie­ra tan rá­pi­do por­que por su con­di­ción cor­po­ral al ser­vi­cio de­be­ría ha­ber de­mo­ra­do un po­co más en ser­vir­se”, ex­pli­ca Sa­bu­go. Por eso, el par­to aga­rró des­pre­ve­ni­dos a los pro­duc­to­res, que re­cién un día des­pués en­con­tra­ron en el cam­po a uno de los ter­ne­ros re­cién na­ci­dos. Al pa­re­cer, el alum­bra­mien­to ha­bía si­do de no­che y el ter­ne­ro no ha­bía se­gui­do a la va­ca y a sus her­ma­nos. “El ter-

Fa­mi­lia uni­da. La va­ca y sus cin­co hi­jos, ha­ce pocos días en su cam­po de Al­ga­rro­bo, a 80 ki­ló­me­tros de Bahía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.