La cu­ba­na que es lo­cal en Per­ga­mino

Ma­ría Ná­po­les es una re­co­no­ci­da cien­tí­fi­ca en Cu­ba. Pe­ro pa­sa ca­si me­dio año en la Ar­gen­ti­na ge­ne­ran­do pro­duc­tos bio­ló­gi­cos.

Clarin - Rural - - EL NEGOCIO AGRÍCOLA>>> - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

“Ar­gen­ti­na es in­creí­ble y aquí he vis­to la agri­cul­tu­ra que yo quie­ro que mi país ten­ga la po­si­bi­li­dad de ha­cer”.

El con­cep­to, con acen­to cu­bano, co­rres­pon­de a Ma­ría Ca­ri­dad Ná­po­les Gar­cía, una in­ves­ti­ga­do­ra es­pe­cia­li­za­da en mi­cro­bio­lo­gía na­ci­da en La Ha­ba­na que des­de 2004 pa­sa unos me­ses en la Ar­gen­ti­na desa­rro­llan­do un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción fo­ca­li­za­do en el uso de bio-in­duc­to­res en so­ja.

Cor­dial y con fres­cu­ra, re­ci­bió a Cla­rín Ru­ral en la ofi­ci­na don­de tra­ba­ja los cin­co me­ses que es­tá en Ar­gen­ti­na, ubi­ca­da en la plan­ta de Ri­zo­bac­ter, en Per­ga­mino. “Ar- gen­ti­na me dio la po­si­bi­li­dad de con­cre­tar mis pro­yec­tos de tan­tos años en in­ves­ti­ga­ción, con re­sul­ta­dos bien con­cre­tos y pal­pa­bles en el cam­po”, di­ce.

El pri­mer año de su vi­da lo pa­só en La Ha­ba­na, pe­ro lue­go su fa­mi­lia se mu­dó Güi­nes, una ciu­dad agropecuaria a 50 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal. Allí vi­vió has­ta que, pa­ra es­tu­diar mi­cro­bio­lo­gía, vol­vió a la ca­pi­tal. En los úl­ti­mos años de la ca­rre­ra, vol­có sus co­no­ci­mien­tos a la mi­cro­bio­lo­gía, en me­di­ci­na.

“Las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes que hi­ce fue­ron con pa­tó­ge­nos en sa­las de que­ma­do; de he­cho, mi te­sis de gra­do se ba­só en el análisis de la ac­ti­vi­dad mi­cro­bia­na del propóleo y el efec­to de es­te pro­duc­to so­bre es­tos pa­tó­ge­nos”, re­la­tó Ná­po­les.

Si bien con­fie­sa que le gus­ta­ba mu­cho la apli­ca­ción de la mi­cro­bio­lo­gía a la me­di­ci­na, con­tó que ca­si “el fa­ta­lis­mo de la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca del lu­gar don­de vi­vía” la acer­có a la agri­cul­tu­ra. Así, al egre­sar de la uni­ver­si­dad, se in­cor­po­ró al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cien­cias Agrí­co­las (IN­CA) de Cu­ba, y tra­ba­jó en mi­cro­bio­lo­gía de sue­los. “Ini­cial­men­te, me fo­ca­li­cé en la in­te­rac­ción de azos­pi­ri­llium co­mo es­ti­mu­la­dor de cre­ci­mien­to del arroz y la ca­ña de azú­car, por la im­por­tan­cia que tie­nen es­tos cul­ti­vos en nues­tro país”, con­tó.

En 1993 Ná­po­les pa­só del de­par­ta­men­to de agro­quí­mi­ca al de Fi­sio­lo­gía y Bio­quí­mi­ca ve­ge­tal y em­pe­zó tra­ba­jar en la re­la­ción Rhi­zo­bium-le­gu­mi­no­sa, es­pe­cí­fi­ca­men­te, BraD Rhi­zo­bium-so­ja.

Pe­ro a par­tir de una vin­cu­la­ción con Ri­zo­bac­ter, des­de 2004 Ná­po­les pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do en la Ar­gen­ti­na su lu­gar en el mun­do co­mo in­ves­ti­ga­do­ra. En el desa­rro­llo de pro­duc­tos bio­ló­gi­cos, es­pe­cí­fi­ca­men­te bio-in­duc­to­res (Ver A cam­po), ha po­di­do plas­mar en re­sul­ta­dos con­cre­tos va­rios años de in­ves­ti­ga­ción.

So­bre los avan­ces que han ob­te­ni­do, des­ta­có que “en las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes vi­mos que el uso de bio-in­duc­to­res en so­ja dis­mi­nu­ye las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas del es­trés pro­du­ci­do por la aci­dez del sue­lo, pe­ro tam­bién las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, anega­mien­to, se­quía, y es­toy se­gu­ra que va­mos a se­guir en­con­tran­do otras bon­da­des; lo que ve­mos aho­ra es la pun­ta del ice­berg”, con­tó Ná­po­les.

ALE­JAN­DRO GUE­RRE­RO / EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

En su sal­sa. Ná­po­les, en­tre las plan­tas con las que desa­rro­lla su ta­rea, en los la­bo­ra­to­rios de la per­ga­mi­nen­se Ri­zo­bac­ter. Per­te­ne­ce al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cien­cias Agrí­co­las de Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.