Por una ley más sus­ten­ta­ble

Clarin - Rural - - TRABAJADORES RURALES -

Es­tán cul­mi­nan­do las se­sio­nes or­di­na­rias del Con­gre­so de la Na­ción sin ha­ber avan­za­do aun en po­lí­ti­cas de es­ta­do que ne­ce­si­ta ur­gen­te el sec­tor agro­pe­cua­rio pa­ra po­der apor­tar­le al país ma­yo­res pro­duc­cio­nes.

Es­to no es te­ma pri­va­ti­vo del ofi­cia­lis­mo o de la opo­si­ción. Tam­po­co es un te­ma ideo­ló­gi­co del sec­tor agro­pe­cua­rio ex­clu­si­va­men­te. Son te­mas de sen­ti­do co­mún so­bre po­lí­ti­cas de Es­ta­do que ne­ce­si­ta el país pa­ra ter­mi­nar con las res­tric­cio­nes pa­ra el au­men­to de las pro­duc­cio­nes y sus trans­for­ma­cio­nes en ali­men­tos pa­ra ex­por­tar y, de esa for­ma,

> Re­po­si­ción Con la fer­ti­li­za­ción so­lo se re­po­ne el 35% de lo que se lle­van los cul­ti­vos

ase­gu­rar me­jor el abas­te­ci­mien­to al mer­ca­do in­terno a pre­cios com­pa­ti­bles con el mun­do.

En­tre las mis­mas quie­ro re­fe­rir­me en es­ta co­lum­na a la po­lí­ti­ca de Es­ta­do pa­ra in­cen­ti­var el uso de fer­ti­li­zan­tes en las pro­duc­cio­nes agrí­co­las.

Una ma­yor pro­duc­ción por hec­tá­rea se lo­gra­ría con in­cen­ti­vo al ma­yor uso de fer­ti­li­zan­tes en un año “Ni­ño”, co­mo la cam­pa­ña que es­tá trans­cu­rrien­do, an­te la fal­ta de ren­ta­bi­li­dad en al­gu­nas pro­duc­cio­nes, es­pe­cial­men­te en las zo­nas ale­ja­das de los puer­tos.

En nues­tro país, el ba­lan­ce fi­nal de los nu­trien­tes en el sue­lo des­pués de ca­da cul­ti­vo es siem­pre ne­ga­ti­vo. Con­cre­ta­men­te, el pro­me­dio de uso de fer­ti­li­zan­tes cu­bre so­la­men­te el 35% de lo que ex­traen los cul­ti­vos, se­gún da­tos del IN­TA. Por tal mo­ti­vo hay que au­men­tar los usos de nu­trien­tes pa­ra com­pen­sar di­chos fal­tan­tes y po­der cre­cer con ma­yo­res pro­duc­cio­nes, con in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra quie­nes desa­rro­llan bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las y pla­ni­fi­ca­das a va­rios años.

Pa­ra que se pue­da di­men­sio­nar la ex­trac­ción que ha­cen los cul­ti­vos y re­fi­rién­do­me, me­dian­te un pa­ra­le­lis­mo, a quie­nes no co­no­cen la ac­ti­vi­dad agropecuaria, és­to se­ría co­mo si es­tu­vié­ra­mos gi­ran­do en des­cu­bier­to en nues­tras cuen­tas ban­ca­rias y re­po­ne­mos so­la­men­te el 35% de lo que va­mos gi­ran­do to­dos los me­ses, has­ta que un día el ge­ren­te de la su­cur­sal nos in­for­ma que se ter­mi­nó el cré­di­to.

Es­to es lo que va a pa­sar con la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de nues­tras tie­rras si no cam­bia­mos las po­lí­ti­cas de apro­pia­ción de la ren­ta del sec­tor agro­pe­cua­rio por me­dio de la ac­tual pre­sión im­po­si­ti­va, que lle­ga a 50%, más los de­re­chos de ex­por­ta­ción y las in­ter­ven­cio­nes en el mer­ca­do de trigo y maíz, que li­mi­tan el uso de fer­ti­li­zan­tes por fal­ta de ren­ta­bi­li­dad.

El equi­li­brio de los nu­trien­tes de los sue­los es pa­ra la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma pro­duc­ti­vo, co­mo el equi­li­brio fis­cal es im­pres­cin­di­ble pa­ra man­te­ner es­ta­ble la eco­no­mía del país. La úni­ca di­fe­ren­cia es que pa­ra re­cu­pe­rar la pro­duc­ti­vi­dad de nues­tros sue­los va­mos a pre­ci­sar mu­chos años, mien­tras que pa­ra re­cu­pe­rar el equi­li­brio fis­cal en al­gu­nos ca­sos se hi­zo de un día pa­ra el otro con nue­va de­va­lua­ción de nues­tra mo­ne­da.

Con las ac­tua­les po­lí­ti­cas se­gui­mos prio­ri­zan­do las ne­ce­si­da­des fis­ca­les sin que im­por­ten tan­to la con­so­li­da­ción de un sis­te­ma de pro­duc­ción y la aten­ción de la

> Mar­gi­na­les Es­tas zo­nas son las que más re­quie­ren de nu­trien­tes pa­ra la agri­cul­tu­ra

gran de­man­da de ali­men­tos del fu­tu­ro. Cuan­do la ren­ta­bi­li­dad se achica por no usar to­dos los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios, la pro­duc­ción no cre­ce.

Cuan­do la ren­ta­bi­li­dad no exis­ta se agra­va­rá la si­tua­ción, que se es­tá re­du­cien­do se­gún las pro­yec­cio­nes pa­ra la pró­xi­ma siem­bra 20122013, por la in­fla­ción en dó­la­res, que de­ja un dó­lar efec­ti­vo más ba­jo que en los años de la con­ver­ti­bi­li­dad, tam­bién por cau­sa de los de­re­chos de ex­por­ta­ción y a pe­sar de los pre­cios ac­tua­les más al­tos de los gra­nos.

Es­ta si­tua­ción se agra­va en to­das las zo­nas agro­pe­cua­rias con me­no­res ca­pa­ci­da­des pro­duc­ti­vas y que es­tán más ale­ja­das de los puer­tos de em­bar­que de mer­ca­de­ría, por­que la ren­ta­bi­li­dad de los cul­ti­vos en las ac­tua­les con­di­cio­nes les im­pi­de po­der usar las nue­vas tec­no­lo­gías y los in­su­mos ne­ce­sa­rios. Jus­ta­men­te, las nue­vas fron­te­ras agrí­co­las son las que más ne­ce­si­tan con­tar con el agre­ga­do de es­tos nu­trien­tes fun­da­men­ta­les pa­ra desa­rro­llar un sis­te­ma pro­duc­ti­vo sus­ten­ta­ble en el tiem­po.

No es in­com­pa­ti­ble el fun­cio­na­mien­to de un sis­te­ma pro­duc­ti­vo mo­derno de al­ta pro­duc­ción con una bue­na ro­ta­ción de cul­ti­vos y el cui­da­do del me­dio am­bien­te.

En la teo­ría mo­der­na so­bre el uso del fer­ti­li­zan­te, el ob­je­to prin­ci­pal son las ne­ce­si­da­des del sue­lo y no del cul­ti­vo. Por eso, es fun­da­men­tal que quie­nes ex­plo­ten el pre­dio se­pan que cuan­do se apli­ca un nu­trien­te, los re­sul­ta­dos no son so­la­men­te pa­ra ese cul­ti­vo que se es­tá por im­plan­tar, sino que hay un va­lor re­si­dual pa­ra el pró­xi­mo, por lo cual quie­nes al­qui­lan sus cam­pos de­ben es­ta­ble­cer en for­ma vo­lun­ta­ria me­ca­nis­mos de arren­da­mien­to a va­rios años, pa­ra po­ten­ciar las aso­cia­cio­nes en re­des y los re­sul­ta­dos pro­me­dio de to­das las par­tes, con la apli­ca­ción de los nu­trien­tes que ne­ce­si­tan los sue­los.

Una po­lí­ti­ca de in­cen­ti­vo a un ma­yor y me­jor uso de fer­ti­li­zan­tes de­be ser una po­lí­ti­ca de Es­ta­do, in­de­pen­dien­te­men­te de que exis­tan ra­zo­na­bles re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes, por­que es una ne­ce­si­dad que tie­ne la Ar­gen­ti­na y el mun­do de man­te­ner la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de los sue­los, al mis­mo tiem­po que au­men­ta la pro­duc­ción de ali­men­tos.

El cre­ci­mien­to de la de­man­da mun­dial de ali­men­tos a cau­sa del ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo de al­gu­nas eco­no­mías emer­gen­tes y por el au­men­to de­mo­grá­fi­co en los pró­xi­mos años, so­la­men­te se va a po­der aten­der au­men­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad por hec­tá­rea. La

> Re­si­dua­li­dad Los be­ne­fi­cios de fer­ti­li­zar se si­guen per­ci­bien­do en los cul­ti­vos pos­te­rio­res

úni­ca for­ma de ha­cer­lo es man­te­nien­do los sue­los fér­ti­les, in­cen­ti­van­do el uso de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las y la re­po­si­ción de los nu­trien­tes que ne­ce­si­tan los sue­los.

Un po­lí­ti­ca ba­sa­da en es­te prin­ci­pio, más el uso efi­cien­te del agua y el desa­rro­llo de nue­vos even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos en las se­mi­llas, nos per­mi­ti­ría cum­plir con las me­tas y desafíos que tie­ne nues­tro país, pa­ra ser en los pró­xi­mos años uno de los ma­yo­res pro­vee­do­res mun­dia­les de ali­men­tos en for­ma sus­ten­ta­ble.

Ar­tu­ro Na­va­rro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.