Aten­di­do por sus due­ños

Des­de No­go­yá, En­tre Ríos, la fa­mi­lia Ce­ri­ni lo­gra es­ta­bi­li­dad en am­bien­tes frá­gi­les con un ma­ne­jo agronómico se­rio y de lar­go pla­zo. Di­ver­si­fi­can ho­ri­zon­tal­men­te con una am­plia va­rie­dad de cul­ti­vos y cre­cen en for­ma ver­ti­cal con el rie­go. Pe­ro van por más

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@clarin.com

El pai­sa­je en­tre­rriano ofre­ce cam­bios per­ma­nen­tes. En pocos ki­ló­me­tros, en­tre mon­te y mon­te, se pa­sa de los cam­pos ba­jos ga­na­de­ros a zo­nas en las que la agri­cul­tu­ra lo­gra ha­cer­se lu­gar. Pe­ro los sue­los nun­ca de­jan de ser un enor­me desafío pa­ra los pro­duc­to­res. Bien lo sa­be la fa­mi­lia Ce­ri­ni, que en el sur de es­ta pro­vin­cia en­con­tró un plan­teo que a par­tir de la di­ver­si­fi­ca­ción de cul­ti­vos y la co­ber­tu­ra per­ma­nen­te del sue­lo le brin­da be­ne­fi­cios fi­nan­cie­ros, lo­gís­ti­cos y, so­bre to­do, agro­nó­mi­cos. Sus car­tas in­clu­yen col­za, trigo, ce­ba­da, ar­ve­jas, gar­ban­zos, maíz, so­ja y se­mi­llas fo­rra­je­ras co­mo la ave­na, la ce­ba­di­lla y el sor­go.

Se­gún ex­pli­ca el in­ge­nie­ro agró­no­mo Ge­ró­ni­mo Ce­ri­ni, los on­du­la­dos sue­los en­tre­rria­nos son muy pe­sa­dos, se sa­tu­ran rá­pi­do y tie­nen una ve­lo­ci­dad de in­fil­tra­ción mu­cho me­nor a los de la pam­pa hú­me­da. “Con llu­vias co­mo las de es­te año, los sue­los se ero­sio­nan y los ras­tro­jos ter­mi­nan amon­to­na­dos con­tra los alam­bra­dos. Por eso, la siem­bra di­rec­ta en En­tre Ríos im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te el uso de te­rra­zas y la ro­ta­ción per­ma­nen­te de cul­ti­vos. Es­te año, con tan­ta llu­via, no hu­bo di­se­ño de te­rra­zas que re­sis­tie­ra. Por eso es fun­da­men­tal agre­gar la co­ber­tu­ra per­ma­nen­te”, ex­pli­ca.

Su pa­dre, Al­ber­to Ce­ri­ni, lo ilus­tra de la si­guien­te ma­ne­ra: “A En­tre Ríos le di­cen que tie­ne los sue­los del día do­min­go, por­que el sá­ba­do no po­dés sem­brar por ba­rro y el lu­nes no po­dés sem­brar por se­ca. Son los famosos ver­ti­so­les. Con la siem­bra di­rec­ta se ha do­mes­ti­ca­do bas­tan­te, pe­ro esas co­sas si­guen pa­san­do”.

Ge­ró­ni­mo y Al­ber­to es­tán al fren­te de la par­te agro­nó­mi­ca de la em­pre­sa familiar, lla­ma­da El Hi­no­jo, que se com­ple­ta con Do­lo­res, la hi­ja ma­yor, en­car­ga­da de la ad­mi­nis­tra­ción. La ma­dre, Noe­mí, es la due­ña de una par­te de los cam­pos so­bre los que tra­ba­jan, y Juan Pablo, el otro hi­jo, es abo­ga­do y co­la­bo­ra en la su­per­vi­sión de los con­tra­tos. To­da la fa­mi­lia es­tá subida en el mis­mo bar­co. En to­tal, la em­pre­sa cuen­ta con 25 per­so­nas.

Su­man­do cam­pos pro­pios y al­qui­la­dos, los Ce­ri­ni ma­ne­jan 8.000 hec­tá­reas en­tre los de­par­ta­men­tos de Vic­to­ria, No­go­yá, Ta­la y Gua­le­guay. Pe­ro las hec­tá­reas cul­ti­va­das as­cien­den a 15.000 por año, ya que ha­cen do­ble cul­ti­vo so­bre to­da la su­per­fi­cie. Es­ta pa­re­ce ser la cla­ve del éxi­to.

“En En­tre Ríos, en agos­to llo­vie­ron 250 mi­lí­me­tros, ca­si el do­ble de la me­dia, y en oc­tu­bre ca­ye­ron 400 mi­lí­me­tros. Es­to im­pli­ca un co­rri­mien­to fe­no­me­nal, y si uno tie­ne los cam­pos “des­nu­dos”, sin cul­ti­vo, es una bom­ba de tiem­po”, ex­pli­ca Ge­ró­ni­mo, y cuen­ta que la ro­ta­ción teó­ri­ca de la em­pre­sa es 25% de trigo/so­ja, 25% de ce­ba­da cer­ve­ce­ra/so­ja, 25% de col­za/so­ja y 25% de al­gu­na le­gum­bre/maíz de se­gun­da.

Mien­tras ob­ser­va la trilla de úl­ti­mos lo­tes de col­za en un cam­po de la lo­ca­li­dad de Go­ber­na­dor So­lá, muy cer­ca de No­go­yá, co­men­ta que és­te fue un año com­pli­ca­do pa­ra los cul­ti­vos de in­vierno, y la col­za no fue la ex­cep­ción. Ha­ce po­cas se­ma­nas hu­bo un fuer­te vien­to que sa­cu­dió a las plan­tas y de­ja­rá su hue­lla en el rin­de fi­nal. Aun así, es­te de­li­ca­do cul­ti­vo pue­de brin­dar mu­chas sa­tis­fac­cio­nes. “En lo agronómico, la col­za no com­par­te na­da con el trigo y la ce­ba­da, sal­vo el ni­tró­geno. La col­za ne­ce­si­ta mu­cho azu­fre, con lo que in­cor­po­ra­mos un ele­men­to que no ve­nía­mos usan­do. Ade­más, tie­ne un sis­te­mos ma ra­di­cu­lar to­tal­men­te dis­tin­to, con una fuer­te raíz pi­vo­tan­te que rom­pe cual­quier es­truc­tu­ra”, ex­pli­ca el in­ge­nie­ro. Des­pués de la col­za, se apli­ca­rá el her­bi­ci­da 2,4D pa­ra con­tro­lar a la ra­ma ne­gra y la so­ja ocu­pa­rá es­tos cam­pos.

Más al sur, en la zo­na de Vic­to­ria, los Ce­ri­ni tie­nen lo­tes sem­bra­dos con ar­ve­ja y gar­ban­zo. “Es­tos cul­ti­vos tie­nen un sis­te­ma ra­di­cu­lar di­fe­ren­te, son le­gu­mi­no­sas y fi­jan ni­tro­geno del ai­re, por lo que los usa­mos co­mo an­te­ce­so­res del maíz. Así, el ce­real na­ce bien ver­de y tie­ne un cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo”, di­ce Ge­ró­ni­mo.

Los cul­ti­vos de in­vierno se com­ple­tan con trigo, ce­ba­da cer­ve­ce­ra, ave­na y ce­ba­di­lla. Es­tos dos úl­ti­los

A la di­rec­ta y las te­rra­zas se le su­mó la co­ber­tu­ra per­ma­nen­te del sue­lo

tie­nen co­mo des­ti­na­ta­rio a una em­pre­sa de se­mi­llas. Se tra­ta de cul­ti­vos de ni­cho, al­go que los Ce­ri­ni sue­len ver con bue­nos ojos en su afán di­ver­si­fi­ca­dor. De he­cho, en los úl­ti­mos años tam­bién hi­cie­ron ama­ran­to a pe­di­do del In­dear, que lo uti­li­za con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la adap­ta­ción del cul­ti­vo a nue­vos am­bien­tes.

Pe­ro el trigo es el cul­ti­vo in­ver­nal que más es­pa­cio ocu­pa. Es­te año, los Ce­ri­ni es­ti­man que en­tre un 15% y un 30% de las es­pi­gas es­tán afec­ta­das por fu­sa­rium, pe­ro la ecua­ción igual es po­si­ti­va: el ce­real tie­ne una enor­me im­por­tan­cia por­que ge­ne­ra un ras­tro­jo du­ra­de­ro que le apor­ta es­ta­bi­li­dad a los sue­los.

El ve­rano es prin­ci­pal­men­te del maíz y la so­ja, pe­ro con la pre­mi­sa del do­ble cul­ti­vo hay que ha­blar siem­pre de cul­ti­vos de se­gun­da. Se­gún ex­pli­ca Ge­ró­ni­mo, las di­fe­ren­cias en­tre los cul­ti­vos es­ti­va­les de pri­me­ra y de se­gun­da en En­tre Ríos no son tan am­plias co­mo lo pue­den ser en otras re­gio­nes, por lo que el ba­lan­ce fi­nal fa­vo­re­ce al do­ble cul­ti­vo.

“Te­ne­mos so­jas de pri­me­ra de 25 quin­ta­les pro­me­dio, mien­tras que en la so­ja de se­gun­da el pro­me­dio es de 20 quin­ta­les. En los pro­me­dios, te­ne­mos am­bien­tes de mu­cho más po­ten­cial pa­ra la so­ja de se­gun­da que pa­ra la de pri­me­ra”, di­ce el in­ge­nie­ro. “Ade­más, los cul­ti­vos de se­gun­da re­quie­ren me­nos her­bi­ci­das, me­nos se­mi­lla y me­nos fer­ti­li­zan­te, por lo que su im­plan­ta­ción es más eco­nó­mi­ca”. Su pa­dre agre­ga que una hec­tá­rea que fac­tu­ra dos ve­ces siem­pre se­rá más con­ve­nien­te.

“Ha­bi­tual­men­te nos pre­gun­ta­mos cuál es la me­jor ro­ta­ción pa­ra ge­ne­rar el me­jor re­sul­ta­do eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro, y la con­clu­sión es que en es­ta zo­na no nos con­vie­nen los cul­ti­vos de pri­me­ra. Acá, si llue­ve po­co o de­ma­sia­do, el pro­me­dio pa­ra el maíz pue­de ser de 65 quin­ta­les, y con eso no se cu­bren los gas­tos de arren­da­mien­to”, di­ce Al­ber­to.

Igual­men­te, gra­cias a que la col­za y la ce­ba­da li­be­ran los cam­pos más tem­prano que el trigo, gran par­te de la so­ja de se­gun­da se siem­bra en fe­chas muy tem­pra-

nas. “En los úl­ti­mos años, la so­ja de se­gun­da sem­bra­da des­pués de la col­za tu­vo pro­me­dios de 27 quin­ta­les”, des­ta­ca Ge­ró­ni­mo.

Es­te ve­rano, ade­más de so­ja y maíz, los Ce­ri­ni sem­bra­rán cer­ca de 300 hec­tá­reas de sor­go pa­ra se­mi­lla en un lo­te ba­jo rie­go por pi­vot, en No­go­yá.

Con tan­tos cul­ti­vos dis­tin­tos, la em­pre­sa cuen­ta con un flu­jo fi­nan­cie­ro ca­si per­ma­nen­te, por­que ca­da uno tie­ne su pla­zo pa­ra ser fi­ja­do y co­bra­do. Ade­más, los Ce­ri­ni tie­nen cin­co equi­pos de siem­bra, dos co­se­cha­do­ras gran­des y dos pul­ve­ri­za­do­ras, a las que les dan un uso per­ma­nen­te gra­cias al plan­teo di­ver­si­fi­ca­do. Ca­si la to­ta­li­dad de las la­bo­res es rea­li­za­da con su pro­pia ma­qui­na­ria.

“Con se­me­jan­te dis­per­sión de fe­chas de siem­bra, de pe­río­dos crí­ti­cos de los cul­ti­vos y de co­se­cha, te­ne­mos una efi­cien­cia en la ma­qui­na­ria que es no­ta­ble. Los fie­rros es­tán siem­pre en mo­vi­mien­to”, di­ce Ge­ró­ni­mo, y su pa­dre agre­ga: “En Es­ta­dos Uni­dos, una co­se­cha­do­ra tie­ne un pro­me­dio de uti­li­za­ción anual de 350 hec­tá­reas, y las nues­tras ha­cen 4.000”.

De es­ta ma­ne­ra, con las fi­chas pues­tas en mu­chos ca­si­lle­ros, es­ta fa­mi­lia mi­ni­mi­za los ries­gos y lo­gra es­ta­bi­li­dad en un te­rreno muy com­pli­ca­do. Y los sue­los lo agra­de­cen.

A pu­ro pai­sa­je en­tre­rriano. En un lo­te de col­za, en ple­na co­se­cha, Ge­ró­ni­mo (izq.), Al­ber­to (ctro.) y Do­lo­res Ce­ri­ni.

RO­BER­TO PE­RA/EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

La fa­mi­lia, a pleno. De izq. a der. Al­ber­to Ce­ri­ni, su mu­jer Noe­mí y sus hi­jos Juan Pablo, Do­lo­res y Ge­ró­ni­mo, en un lo­te en­tre la ce­ba­da y la ce­ba­di­lla.

¿Pe­tró­leo? No. Un cho­rro de col­za re­cién co­se­cha­da en Go­ber­na­dor So­lá.

FOTOS RO­BER­TO PE­RA/EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

De­li­ca­da. La col­za tie­ne gra­nos muy pe­que­ños y re­quie­re una co­se­cha cui­da­do­sa. Aquí, lis­ta pa­ra ser co­se­cha­da en el cam­po familiar en­tre­rriano.

Es­pi­ga. Es­te año, trigo con fu­sa­rium.

Fo­rra­je­ra. Ha­cen ave­na pa­ra se­mi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.