Bi­fe al ma­ní, nue­vo me­nú en Cór­do­ba

Clarin - Rural - - INTEGRACIÓN EN EL SUR CORDOBÉS - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Los cam­pos del sur de Cór­do­ba están en­tran­do en un nue­vo pa­ra­dig­ma. Tras la trans­for­ma­ción de los es­ta­ble­ci­mien­tos que eran pu­ra­men­te ga­na­de­ros ha­cia es­que­mas mix­tos en los que la agri­cul­tu­ra tie­ne ca­da vez más pe­so, es mo­men­to de re­co­no­cer al cul­ti­vo de ma­ní co­mo una reali­dad que lle­gó pa­ra que­dar­se. Allí, téc­ni­cos y pro­duc­to­res es­tu­dian la ma­ne­ra de se­guir te­nien­do sis­te­mas sus­ten­ta­bles y ase­gu­ran que el ma­ní y la ga­na­de­ría pue­den con­vi­vir en ar­mo­nía.

“Es­tos son sue­los muy ap­tos pa­ra ma­ní, ca­si idea­les, por­que son suel­tos y de tex­tu­ra más bien are­no­sa”, ex­pli­có Jo­sé Cis­ne­ros, de la Uni­ver­si­dad de Río Cuar­to, en una jor­na­da or­ga­ni­za­da por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na (IPCVA) en el es­ta­ble­ci­mien­to La Per­la, en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Huin­ca Re­nan­có, a la que asis­tió Cla­rín Ru­ral.

Cór­do­ba siem­pre fue la pro­vin­cia ma­ni­se­ra por ex­ce­len­cia, pe­ro ori­gi­nal­men­te el ma­ní se ha­cía más al nor­te, a unos 300 ki­ló­me­tros de esa lo­ca­li­dad. Por cues­tio­nes de de­gra­da­ción de sue­los e in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des, los gran­des pro­duc­to­res se fue­ron ha­cia el sur en bus­ca de sue­los más des­can­sa­dos, con bue­na tex­tu­ra y con pre­sen­cia de na­pas. Hoy, en­tre los de­par­ta­men­tos de Río Cuar­to y Ge­ne­ral Ro­ca, en esa

El ma­ní pue­de ser la rue­da de au­xi­lio eco­nó­mi­ca pa­ra la ga­na­de­ría

zo­na, se siem­bran al­re­de­dor de 100.000 hec­tá­reas de ma­ní, que re­pre­sen­tan apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de la pro­duc­ción na­cio­nal.

Es­to tie­ne un im­pac­to inevi­ta­ble en las em­pre­sas agro­pe­cua­rias de la zo­na, que de­ben adap­tar sus es­que­mas pa­ra so­bre­vi­vir y se­guir sien­do sus­ten­ta­bles. Es­ta úl­ti­ma es una ta­rea di­fí­cil por las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del ma­ní, que tras la co­se­cha de­ja los sue­los re­mo­vi­dos y con muy po­ca co­ber­tu­ra, lo que lue­go pue­de de­ri­var en ero­sión eó­li­ca.

La he­rra­mien­ta más an­ti­gua, que es muy efec­ti­va y re­la­ti­va­men­te sim­ple, ex­pli­có Cis­ne­ros, es el cul­ti­vo por fran­jas, que brin­da al sue­lo cier­ta pro­tec­ción del vien­to. Tam­bién se pue­de uti­li­zar los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, que se im­plan­tan des­pués del ma­ní y lo­gran que la su­per­fi­cie per­ma­nez­ca cu­bier­ta du­ran­te el in­vierno, que es cuan­do los sue­los se se­can y los vien­tos son más fuer­tes. Es­tos cul­ti­vos -el rol pue­de ser cum­pli­do por cual­quier ce­real de in­vier­no­me­jo­ran la in­fil­tra­ción del agua en el sue­lo, la dis­po­ni­bi­li­dad de ma­te­ria or­gá­ni­ca y los rin­des del cul­ti­vo pos­te­rior.

Se­gún Cis­ne­ros, una bue­na ro­ta­ción pa­ra el sur de Cór­do­ba pue­de ser: ma­ní, so­ja y sor­go o

maíz -siem­pre in­ter­ca­la­dos con cul­ti­vos de co­ber­tu­ra- y cua­tro años de al­fal­fa, que es el fuer­te de los plan­teos ga­na­de­ros.

Du­ran­te la jor­na­da, Gui­ller­mo Resch, del INTA Huin­ca Re­nan­có, ex­pli­có que el ma­ní pue­de ser un buen alia­do pa­ra la ga­na­de­ría, so­bre to­do des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co: los al­qui­le­res pa­ra la pro­duc­ción de es­te cul­ti­vo ron­dan los 700 dó­la­res por hec­tá­rea.

“Por el buen pre­cio que tie­ne, mu­chas ve­ces ha si­do la rue­da de au­xi­lio de la ha­cien­da”, di­jo, pe­ro re­co­no­ció que aún hay mu­cho ca­mino por re­co­rrer des­de el pun­to de vis­ta agro­nó­mi­co.

Por su par­te, los pro­duc­to­res ga­na­de­ros de la zo­na ase­gu­ran que quie­ren vol­ver a cre­cer, pe­ro el ca­mino es uno so­lo: la in­ten­si­fi­ca­ción.

Nés­tor La­ti­mo­ri, del INTA Mar­cos Juá­rez, reali­zó du­ran­te la jor­na­da una ra­dio­gra­fía de la ac­ti­vi­dad en el sur de Cór­do­ba y ase­gu­ró que el ni­vel de tec­ni­fi­ca­ción va­ría mu­cho. “El pro­me­dio de la gran ma­yo­ría de los pro­duc­to­res de los cua­tro de­par­ta­men­tos del sur de Cór­do­ba es 138 ca­be­zas. Es muy bueno que a pe­sar de to­dos los vai­ve­nes si­ga ha­bien­do tan­tos pro­duc­to­res que se si­gan de­di­can­do a la ga­na­de­ría, pe­ro so­lo el 30% de los que tie­nen me­nos de 1.000 ca­be­zas uti­li­zan he­rra­mien­tas co­mo el es­ta­cio­na­mien­to del ser­vi­cio y los diag­nós­ti­cos de pre­ñez por tac­to”, de­ta­lló. Y agre­gó: “Las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas de­ben al­can­zar a to­dos. Des­de el INTA pre­go­na­mos la in­ten­si­fi­ca­ción de la ac­ti­vi­dad: pas­to­reo ro­ta­ti­vo, su­ple­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca, ter­mi­na­ción y re­cría en en­cie­rre y has­ta dos ci­clos anua­les, al­go que se es­tá pro­ban­do con re­sul­ta­dos es­pec­ta­cu­la­res”. Lue­go afir­mó que la pro­duc­ción de fo­rra­je en la zo­na se po­dría quin­tu­pli­car.

A su turno, Se­bas­tián Rif­fel, ase­sor pri­va­do, de­ta­lló cuá­les son los sis­te­mas más con­ve­nien­tes pa­ra la ter­mi­na­ción de la ha­cien­da. En el sur de Cór­do­ba, el 86% de las ca­be­zas son ter­mi­na­das en co­rra­les. “Hoy, los sis­te­mas más com­pe­ti­ti­vos son los que ha­cen tan­to la re­cría co­mo la ter­mi­na­ción en los co­rra­les, pa­san­do por las pos­tu­ras en­tre esas dos eta­pas. La idea es apro­ve­char el pas­to al má­xi­mo y co­se­char la ma­yor can­ti­dad que se pue­da en la pri­ma­ve­ra”, afir­mó Rif­fel.

Adap­tar­se o mo­rir. Esa es la pre­mi­sa que, has­ta aho­ra, siem­pre tra­jo bue­nos re­sul­ta­dos.

ARCHIVO CLA­RIN

Pas­to­rean­do. La in­ten­si­fi­ca­ción, úni­ca op­ción pa­ra la ga­na­de­ría de la re­gión.

Di­fí­cil. El ma­ní pi­de un buen ma­ne­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.