El mo­de­lo Her­nan­da­rias

Ren­ta ga­na­de­ra En el cor­to pla­zo, es más im­por­tan­te in­ver­tir po­co que pro­du­cir mu­cho For­ta­le­za Ma­ne­jar una es­ca­la ele­va­da dis­mi­nu­ye los cos­tos fi­jos y ge­ne­ra efi­cien­cia

Clarin - Rural - - EL NEGOCIO GANADERO -

No siem­pre he­mos si­do cons­cien­tes de que la pro­sis­te­ma duc­ción ga­na­de­ra se rea­li­za con una mez­cla de ac­ti­vos de muy di­fe­ren­te ries­go y ren­ta­bi­li­dad. La tie­rra, el ga­na­do y el ca­pi­tal de tra­ba­jo pue­den ser fá­cil­men­te dis­tin­gui­bles co­mo re­sul­ta­do de una di­sec­ción anató­mi­ca del ne­go­cio.

La tie­rra -ex­clu­yen­do el po­si­ble ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio- cons­ti­tu­ye un ac­ti­vo de muy ba­ja ren­ta­bi­li­dad (lo que ob­te­ne­mos por ella cuan­do la al­qui­la­mos) y mí­ni­mo ries­go. El ga­na­do, por su na­tu­ra­le­za de se­mo­vien­te, ele­va el ries­go pe­ro con­si­gue re­tor­nos pró­xi­mos a los dos dí­gi­tos. Fi­nal­men­te, el ca­pi­tal de tra­ba­jo pue­de brin­dar una ele­va­da ren­ta­bi­li­dad pe­ro se­rá tan vo­lá­til co­mo lo es la in­tem­pe­rie.

En la com­pa­ñía que di­ri­jo en Uru­guay, des­de la que ejer­ce­mos una in­ter­me­dia­ción en­tre el ca­pi­tal y la ga­na­de­ría, nos he­mos vis­to obli­ga­dos a dis­tin­guir las par­tes del to­do, y de esa ma­ne­ra lle­ga­mos a la con­clu­sión de que pa­ra ma­xi­mi­zar la ren­ta­bi­li­dad va­lía la pe­na tra­ba­jar el di­ne­ro so­la­men­te co­mo ca­pi­tal de tra­ba­jo y mi­ti­gar los ries­gos con una ges­tión pro­fe­sio­nal.

Pa­ra par­te de nues­tros in­ver­so­res he­mos desa­rro­lla­do un mo­de­lo de ne­go­cio que de­no­mi­na­mos gru­pos Her­nan­da­rias, en ho­nor a quien in­tro­du­je­ra la ga­na­de­ría al país, y una de es­tas em­pre­sas nos dio la sa­tis­fac­ción de acu­mu­lar re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos muy des­ta­ca­dos en­tre las 38 em­pre­sas ga­na­de­ras del nor­te del Uru­guay, que la Fe­de­ra­ción Uru­gua­ya de gru­pos CREA jun­tó, ana­li­zó y com­pa­ró ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un mes. Es así en­ton­ces que nos pa­re­ció de va­lor com­par­tir es­ta fi­lo­so­fía de tra­ba­jo con un pú­bli­co más amplio.

Her­nan­da­rias es un mo­de­lo de ne­go­cios ba­sa­do en dos con­vic­cio­nes: la pri­me­ra es que, en tér­mi­nos de ren­ta­bi­li­dad pu­ra y du­ra en ga­na­de­ría, en el cor­to pla­zo es más im­por­tan­te in­ver­tir po­co que pro­du­cir mu­cho. To­dos sa­be­mos que se­re­mos más ren­ta­bles en es­te ne­go­cio ha­cien­do ga­na­de­ría so­bre cam­po arren­da­do que so­bre cam­po pro­pio, y es por la mis­ma ra­zón que so­mos to­da­vía más ren­ta­bles si arren­da­mos tie­rra y ga­na­do y so­lo po­ne­mos el ca­pi­tal de tra­ba­jo.

La se­gun­da con­vic­ción sur­ge de la cons­ta­ta­ción de que des­de ha­ce diez años al me­nos, el ga­na­do co­mo ac­ti­vo ha te­ni­do una va­lo­ri­za­ción mun­dial anual del 18%, y es­to es más di­ne­ro del que se pue­de ob­te­ner “fa­bri­can­do” car­ne. Aten­dien­do a es­te se­gun­do as­pec­to, el de pro­duc­ción uti­li­za­do de­be evi­tar que exis­ta un stock de ani­ma­les que por ser “la fá­bri­ca” nun­ca se ven­de­rán. Así co­mo se con­fun­de aquel que cree que la va­lo­ri­za­ción de la tie­rra im­pli­ca dis­po­ni­bi­li­dad de di­ne­ro, ya que na­die vi­ve de ven­der tie­rra, en los mo­men­tos en que las va­cas son “in­ven­di­bles” se pa­re­cen mu­cho al ac­ti­vo tie­rra, y de­jan de apor­tar li­qui­dez.

A las de­bi­li­da­des que nos ge­ne­ra tra­ba­jar con ca­pi­tal de otros (tie­rra y ga­na­do) le opo­ne­mos nues­tras for­ta­le­zas. Pa­ra em­pe­zar, una es­ca­la ele­va­da, que es el re­sul­ta­do na­tu­ral de in­ver­tir muy po­co por hec­tá­rea (so­lo el ca­pi­tal de tra­ba­jo), lo cual nos dis­mi­nu­ye los cos­tos fi­jos a ca­si la mi­tad de lo que nues­tros co­le­gas tie­nen, li­be­ran­do ener­gía que se de­di­ca a las ac­ti­vi­da­des bu­ro­crá­ti­cas y co­mer­cia­les, ca­da vez más exi­gen­tes hoy e im­pres­cin­di­bles pa­ra es­te mo­de­lo.

Ha­bla­mos de es­ta­ble­ci­mien­tos ga­na­de­ros aten­di­dos con la mi­tad de un ad­mi­nis­tra­dor, due­ños de un ter­cio de una ba­lan­za y usua­rios de las dos ter­ce­ras par­tes de una ca­mio­ne­ta pa­ra sa­tis­fa­cer es­tric­ta­men­te las ne­ce­si­da­des del ca­so par­ti­cu­lar, co­sa tan di­fí­cil de rea­li­zar cuan­do se tra­ta de di­fe­ren­tes pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios.

Si se tra­ba­ja a ele­va­da es­ca­la la ges­tión no pue­de ba­sar­se en el ojo del amo sino en pro­to­co­los de­ta­lla­dos y en ne­go­cios muy sim­ples y con un fo­co pre­ci­so. No­so­tros no va­mos al cam­po una vez por mes pa­ra ver qué hay que ha­cer, va­mos a ve­ri­fi­car que lo pre­vis­to se ha­ya he­cho.

Si no exis­te ca­pa­ci­dad de in­ver­sión a lar­go pla­zo por tra­tar­se de cam­pos arren­da­dos, en­ton­ces el sis­te­ma de pro­duc­ción se­rá la fa­bri­ca­ción de ter­ne­ros y el en­gor­de de va­cas, que re­pre­sen­tan los úni­cos ru­bros efi­cien­tes con el ali­men­to li­mi­ta­do en ca­li­dad y can­ti­dad.

Co­mo mu­chas ve­ces de­ci­mos: so­bre cam­po na­tu­ral y en in­vierno la úni­ca for­ma de pro­du­cir car­ne es aden­tro de la pan­za de una va­ca.

Al in­gre­sar a la cría nos en­fren­ta­mos con sus enor­mes in­efi­cien­cias y las he­mos en­fren­ta­do con es­tra­te­gias es­pe­cí­fi­cas. Pri­me­ro, al tiem­po muer­to que de­mo­ra una ter­ne­ra en trans­for­mar­se en un vien­tre lo he­mos en­fren­ta­do eli­mi­nan­do la re­cría y ven­dien­do tan­to los ma­chos co­mo las hem­bras. Al tiem­po im­pro­duc­ti­vo de una va­ca des­de que que­da pre­ña­da has­ta que nos da un ter­ne­ro lo he­mos con­tra­rres­ta­do com­pran­do va­cas a pa­rir o pie­zas de cría. A la in­efi­cien­cia de una va­ca fa­lla­da la he­mos su­pri­mi­do con su en­gor­de y ven­ta o con un en­to­re du­ran­te to­do el año se­gún las re­la­cio­nes de pre­cio.

Es és­ta la in­ver­na­da que nos per­mi­te ha­cer el cam­po na­tu­ral y, aun­que pue­da pa­re­cer ab­sur­do, in­ver­nar en cam­pos de cría. La to­zu­dez se ba­sa en el he­cho de que no hay otra for­ma de ha­cer “to­ma de ga­nan­cias” en un ne­go­cio que se va­lo­ri­za al 18% anual.

Si al ra­zo­na­mien­to de es­ta co­lum­na lo pro­yec­ta­mos en el tiem­po, no re­sul­ta­rá di­fí­cil ima­gi­nar que los di­fe­ren­tes ac­ti­vos pue­dan per­te­ne­cer a un ti­po de in­ver­sio­nis­tas di­fe­ren­tes. Ima­gino que la tie­rra es­té en fon­dos de pen­sión o em­pre­sas ase­gu­ra­do­ras que ad­mi­ten los lar­gos pla­zos, al ga­na­do lo veo en ma­nos de pe­que­ños in­ver­so­res ci­ta­di­nos, y el ca­pi­tal de tra­ba­jo que­da­ría a car­go de los due­ños del “know how”.

No es el nues­tro un sis­te­ma de pro­duc­ción me­jor que otros o el que ima­gi­ne­mos pa­ra el Uru­guay. Pe­ro es la res­pues­ta a un aná­li­sis es­pe­cí­fi­co de quie­nes, co­mo no­so­tros, de­be­mos pro­du­cir con di­ne­ro de in­ver­so­res y ba­jo la fuer­te ten­sión que ge­ne­ra el pa­go anual del al­qui­ler del cam­po y el ofre­ci­mien­to de re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos a quie­nes nos die­ron el di­ne­ro. No hay na­da que agu­di­ce más el in­ge­nio que es­te es­trés, y no siem­pre la za­naho­ria que nos ha­ce mo­ver la te­ne­mos ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.