La oru­ga y la chin­che van con­tra la so­ja

Ya se de­tec­ta­ron da­ños de es­tas pla­gas en la zo­na nú­cleo, ad­vier­te el INTA Perg­mino.

Clarin - Rural - - FRONT PAGE - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Los pro­nós­ti­cos lo afir­ma­ban des­de prin­ci­pios de la cam­pa­ña y és­tos, la­men­ta­ble­men­te, se cum­plie­ron: hay una fuer­te pre­sen­cia de iso­ca bo­li­lle­ra en so­ja.

De acuer­do a los in­di­cios que re­co­pi­la­ba el de­par­ta­men­to de zoo­lo­gía agrí­co­la de INTA Per­ga­mino, to­do in­di­ca­ba que la pla­ga es­ta­ría pre­sen­te es­ta cam­pa­ña des­de tem­prano. Ni­co­lás Ian­no­ne, es­pe­cia­lis­ta de la ins­ti­tu­ción en ese te­ma, di­fun­dió un in­for­me en el que re­cor­dó al­gu­nos as­pec­tos im­por­tan­tes de es­te in­sec­to, qué ha­cer aho­ra cuan­do ya es­tá ata­can­do a la olea­gi­no­sa y re­co­men­dó pau­tas de con­trol.

Los estadíos da­ñi­nos de es­ta pla­ga, las lar­vas, per­ma­ne­cen des­de su na­ci­mien­to den­tro de los bro­tes de so­ja, pe­ro los dos pri­me­ros, a di­fe­ren­cia de los si­guien­tes, so­lo pro­du­cen da­ños le­ves.

Ian­no­ne ex­pu­so sie­te pa­sos a se­guir an­te los in­ci­pien­tes pri­me­ros ata­ques:

Abrir los bro­tes ter­mi­na­les de so­ja y ve­ri­fi­car la pre­sen­cia de lar­vas. Así, to­mar diez plan­tas al azar (no con­ti­guas), en cua­tro zo­nas del lo­te y de­ter­mi­nar el por­cen­ta­je de plan­tas con lar­vas.

Ob­ser­var pre­sen­cia, o no, de hue­vos in­di­vi­dua­les, blan­que­ci­nos, en bro­tes ter­mi­na­les.

Hay que usar in­sec­ti­ci­das pro­tec­to­res de fau­na be­né­fi­ca, afir­ma Ian­no­ne

No apu­rar­se a con­tro­lar si hay pre­sen­cia de hue­vos, mien­tras no ha­ya cor­tes de bro­tes y ta­lli­tos tier­nos da­ña­dos.

Si hu­bie­ra ne­ce­si­dad de rea­li­zar el con­trol muy tem­prano con la so­ja muy pe­que­ña (V2-V3), usar in­sec­ti­ci­das de con­tac­to con ac­ción trans­la­mi­nar o sis­té­mi­cos.

Con un de­sa­rro­llo de la so­ja pos­te­rior a V3 con­vie­ne usar in­sec­ti­ci­das de lar­go po­der re­si­dual y pro­tec­to­res de la fau­na be­né­fi­ca, de ac­ción trans­la­mi­nar y con ac­ción sis­té­mi­ca de ta­llos a bro­tes.

Los tra­ta­mien­tos con­tra bo­li­lle­ra tie­nen que te­ner una bue­na apli­ca­ción. Es­to sig­ni­fi­ca, en apli­ca­cio­nes te­rres­tres, go­tas chi­cas y pro­te­gi­das por el agre­ga­do de ad­yu­van­tes.

En­tre las pau­tas de con­trol, el ex­per­to res­ca­tó tam­bién no apre­su­rar­se en lle­var a ca­bo un con­trol cuan­do se de­tec­tan hue­vos en los bro­tes, ya que el in­sec­to se en­cuen­tra pro­te­gi­do y no hay mu­chas alternativas.

Por otra par­te, re­mar­có que cuan­do se ha­cen apli­ca­cio­nes tem­pra­nas, hay que tra­tar de usar in­sec­ti­ci­das que ten­gan un ba­jo o mí­ni­mo im­pac­to so­bre la fau­na be­né­fi­ca, ya que és­ta ayu­da­rá al con­trol na­tu­ral du­ran­te las pri­me­ros eta­pas de cre­ci­mien­to de la lar­va. Los in­sec­ti­ci­das más ap­tos pa­ra con­tro­les tem­pra­nos, de acuer­do a Ian­no­ne, son los sis­té­mi­cos o de ac­ción trans­la­mi­nar.

Otro in­sec­to so­bre el cual hay que to­mar no­ta -des­ta­có Ian­no­nees la “chin­che di­mi­nu­ta”, so­bre to­do en lo­tes que, por ro­ta­ción, pa­sen a so­ja de se­gun­da.

Una sim­ple re­vi­sión evi­ta­rá gran­des pro­ble­mas -men­cio­nó el ex­per­to- y por en­de pa­de­cer im­por­tan­tes pér­di­das. Has­ta el mo­men­to pre­do­mi­nan las nin­fas (in­di­vi­duos sin alas y apa­rien­cia ama­rro­na­da); aun­que pa­ra la emer­gen­cia de la so­ja mu­chas de és­tas se­rán adul­tos.

Es­tos muy pe­que­ños in­sec­tos tie­nen al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas que los ha­cen muy iden­ti­fi­ca­bles: los ojos pro­mi­nen­tes, su­ma­do al re­du­ci­do ta­ma­ño y co­lo­ra­ción ge­ne­ral os­cu­ra (adul­tos), o cas­ta­ña en ab­do­men y ca­be­za-to­rax os­cu­ros (nin­fas), son los prin­ci­pa­les as­pec­tos a te­ner en cuen­ta pa­ra de­tec­tar el in­sec­to. Pa­ra el mo­ni­to­reo, Ian­no­ne re­co­men­dó ha­cer­lo en ho­ra­rios de la ma­ña­na o a fin de la tar­de.

Si no es una, es la otra o es una com­bi­na­ción de va­rias pla­gas. Pe­ro la so­ja no ten­drá res­pi­ro en es­ta cam­pa­ña y eso ya se no­ta des­de el prin­ci­pio.

INTA

Chin­che di­mi­nu­ta. A la izq., bro­te sano. El res­to, co­mi­dos.

INTA

Bo­li­lle­ra. Es más vo­raz lue­go del se­gun­do es­ta­dío lar­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.