Nues­tros cos­tos de transac­ción…

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Du­ran­te dé­ca­das, los ex­ce­den­tes agrí­co­las, el pro­tec­dis­pa­ra­ban, cio­nis­mo eu­ro­peo y los sub­si­dios com­pli­ca­ron las ex­por­ta­cio­nes agrí­co­las ar­gen­ti­nas. Y da­do el enor­me pe­so de es­te sec­tor en las cuen­tas ma­cro, los ba­jos pre­cios agrí­co­las y las di­fi­cul­ta­des pa­ra ven­der cons­ti­tu­ye­ron el prin­ci­pal cue­llo de bo­te­lla de la economía na­cio­nal.

Ju­lio No­gués, miem­bro de la Aca­de­mia de Economía, con mu­cha cer­te­za es­ta­ble­ció que exis­tía co­rre­la­ción en­tre el pro­tec­cio­nis­mo de los paí­ses desa­rro­lla­dos y el ries­go país de la Ar­gen­ti­na.

Con es­te te­lón de fon­do, lo ra­zo­na­ble hu­bie­ra si­do in­cre­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad sis­té­mi­ca, ade­más de, por su­pues­to, dar ba­ta­lla en el te­rreno de la di­plo­ma­cia co­mer­cial. Pe­ro se dio un con­tra­sen­ti- do: mien­tras los ne­go­cia­do­res des­po­tri­ca­ban en los fo­ros del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal por las prác­ti­cas des­lea­les, pro­cla­man­do la li­be­ra­ción del co­mer­cio agrí­co­la, acá ha­cía­mos to­do lo po­si­ble por in­cre­men­tar los cos­tos de transac­ción.

Puer­tos en ma­nos del Es­ta­do, sin man­te­ni­mien­to, sa­tu­ra­dos de re­gu­la­cio­nes y pa­de­cien­do al­ta con­flic­ti­vi­dad gre­mial, en­ca­re­cían la ope­ra­to­ria. Fal­ta de ca­la­do y ba­li­za­mien­to, in­ver­sio­nes nu­las en nue­va in­fra­es­truc­tu­ra, fue­ron de­jan­do fue­ra de com­ba­te a la lo­gís­ti­ca ex­por­ta­do­ra. Con­se­cuen­cia: no so­lo los pre­cios eran ba­jos, sino que los cos­tos eran im­po­si­bles.

La des­re­gu­la­ción de los 90 im­pul­só un po­de­ro­so pro­ce­so de in­ver­sión en nue­vos puer­tos pri­va­dos. Se dra­gó la hi­dro­vía del Pa­ra­ná, con lo que se pu­die­ron lle­var los bu­ques a don­de es­ta­ba la car­ga, y no co­mo an­tes, que lle­vá­ba­mos la car­ga a los bu­ques con enor­mes so­bre­cos­tos.

En los nue­vos puer­tos se le­van­ta­ron las plan­tas de pro­ce­sa­mien­to de so­ja, va­lor agre­ga­do en ori­gen, con es­ca­la, con­vir­tien­do a la Ar­gen­ti­na en el pri­mer ex­por­ta­dor mun­dial de los dos pro­duc­tos agroin­dus­tria­les de ma­yor cre­ci­mien­to glo­bal: la ha­ri­na y el acei­te de so­ja. Am­bos vin­cu­la­dos con la tran­si­ción die­té­ti­ca de los paí­ses emer­gen­tes, de­ve­ni­dos en los prin­ci­pa­les clien­tes de la ma­yor

Al­gu­nos ha­blan de desin­dus­tria­li­za­ción, pe­ro hay una nue­va y po­de­ro­sa in­dus­tria

fuente de di­vi­sas de la economía na­cio­nal. Los cha­ca­re­ros sem­bra­ron, pe­ro el clus­ter so­je­ro se po­ten­ció con las in­ver­sio­nes en plan­tas de crus­hing de los prin­ci­pa­les ac­to­res glo­ba­les del ne­go­cio.

La Ar­gen­ti­na se tor­nó en un país via­ble. El si­glo XXI nos sor­pren­dió con dos po­de­ro­sas reali­da­des: los pre­cios agrí­co­las se el pro­tec­cio­nis­mo ya no im­por­ta­ba por­que ha­bía aho­ra nue­vos mer­ca­dos; y el país con­ta­ba con una fan­tás­ti­ca in­fra­es­truc­tu­ra, en el “ups­tream” y el “downs­tream”, pa­ra aten­der la nue­va de­man­da.

Mien­tras al­gu­nos ini­cia­dos ha­blan de “desin­dus­tria­li­za­ción”, la reali­dad im­po­ne la im­pron­ta del de­sa­rro­llo de una nue­va y po­de­ro­sa in­dus­tria. Que arran­ca en las in­ver­sio­nes pa­ra pro­du­cir se­mi­llas, has­ta la ela­bo­ra­ción de bio­die­sel, la eta­pa su­pe­rior de la so­ja. Se­ño­res, el bio­die­sel es acei­te con va­lor agre­ga­do…en ori­gen. In­dus­tria­li­za­ción de la ru­ra­li­dad, co­mo a us­ted le gus­ta re­pe­tir, se­ño­ra Pre­si­den­ta.

Pe­ro…ja­que al rey, la rei­na, los al­fi­les y los peo­nes. Tres cam­bios de nor­mas en un par de me­ses des­tru­ye­ron al bio­die­sel. La ig­no­ran­cia de los im­ber­bes no se co­rri­gió con los par­ches que en­sa­ya­ron los más ave­za­dos, que des­de el go­bierno ha­bían plas­ma­do una bue­na po­lí­ti­ca en bio­com­bus­ti­bles. Se es­ta­ba per­fi­lan­do una so­lu­ción al des­abas­te­ci­mien­to de ga­soil, sus­ti­tu­yen­do im­por­ta­cio­nes al in­cre­men­tar el cor­te con bio­die­sel. To­do se es­fu­mó.

Y aho­ra, en dos me­ses de vi­gen­cia de la nue­va ope­ra­to­ria de la Adua­na, se han per­di­do em­bar­ques por 5 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Es con­se­cuen­cia del “draft sur­vey”, un pro­ce­di­mien­to anacró­ni­co que so­lo se apli­ca en los puer­tos atra­sa­dos, sin pe­sa­je elec­tró­ni­co co­mo en los nue­vos puer­tos ar­gen­ti­nos. Has­ta se apli­can nor­mas de con­trol de…es­tu­pe­fa­cien­tes, una chi­ca­na en el ne­go­cio de ac­to­res que, por su enor­me ex­po­si­ción, se sa­ben cui­dar so­li­tos.

Así, la his­to­ria se re­pi­te. Cuan­do el mun­do ama­ga con nue­vo pro­tec­cio­nis­mo, co­mo jus­ta­men­te su­ce­de con el bio­die­sel des­tino Eu­ro­pa, vol­ve­mos a des­po­tri­car en los fo­ros. Pe­ro vol­ve­mos tam­bién a en­su­ciar nues­tros puer­tos, in­cre­men­tan­do los cos­tos de transac­ción. Ju­ga­mos con fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.