La bo­li­lle­ra, en ex­pan­sión

En el nor­te ar­gen­tino, don­de cre­ce fuer­te la so­ja, un ex­per­to di­ce que hay que vi­gi­lar los “puen­tes ver­des”.

Clarin - Rural - - LA SANIDAD DE LOS CULTIVOS -

La so­ja vie­ne in­cre­men­tan­do la su­per­fi­cie sem­bra­da en to­do el país, y uno de los lu­ga­res en los que cre­ce fuer­te es en el nor­te ar­gen­tino. Pe­ro con ella tam­bién au­men­ta la pre­sión de di­ver­sas pla­gas, que hay que te­ner en cuen­ta.

El in­ge­nie­ro agró­no­mo Juan Car­los Mo­ra­les, con una re­co­pi­la­ción de una dé­ca­da de mo­ni­to­reos, ana­li­zó la evo­lu­ción de la oru­ga bo­li­lle­ra (He­li­co­ver­pa ge­lo­to­po­eon) en el no­roes­te ar­gen­tino (NOA), pla­ga con una fuer­te in­ci­den­cia en la re­gión.

De acuer­do a sus da­tos, la pri­me­ra cam­pa­ña en la que es­ta pla­ga cau­só sig­ni­fi­ca­ti­vos da­ños fue en 2004-05 en el sur tu­cu­mano. Fue en ese en­ton­ces que se la iden­ti­fi­có co­rrec­ta­men­te, ya que an­tes era con­fun­di­da con el ba­rre­na­dor del bro­te (Epi­no­tia apo­mo­re­na), que siem­pre es­tu­vo pre­sen­te en la re­gión.

Pa­ra el téc­ni­co, una de las cau­sas de la ins­ta­la­ción de la pla­ga son los “puen­tes ver­des”, ya que la zo­na de ma­yor afec­ta­ción “tie­ne una gran pro­por­ción de su su­per­fi­cie con equi­pos de rie­go, que per­mi­ten pro­du­cir cul­ti­vos to­do el año”, in­di­có. Res­pec­to a los puen­tes ver­des, ci­tó al gar­ban­zo que le apor­ta­ría el ali­men­to al in­sec­to. Y eso fue lo que su­ce­dió cla­ra­men­te la úl­ti­ma cam­pa­ña. Los fuer­tes ata­ques tem­pra­nos de bo­li­lle­ra en so­ja pro­ven­drían de las po­bla­cio­nes in­ver­na­les que tam­bién ha­bían ata­ca­do a es­ta le­gum­bre an­te­ce­so­ra.

Ade­más, Mo­ra­les sub­ra­yó que en la re­gión exis­te un mal ma­ne­jo de los in­sec­ti­ci­das, lo que pro­vo­ca un des­equi­li­brio con los enemi­gos na­tu­ra­les.

De es­ta for­ma, tra­zó un sim­ple plan de ac­ción. Por em­pe­zar, es ne­ce­sa­rio “ter­mi­nar de iden­ti­fi­car las es­pe­cies pre­sen­tes en ca­da zo­na”. Lue­go, re­co­men­dó eva­luar la to­le­ran­cia de pla­gas co­mo la iso­ca bo­li­lle­ra e iso­ca de la es­pi­ga a in­sec­ti­ci­das de uso co­mún y, fi­nal­men­te, acon­se­jó im­ple­men­tar to­das las he­rra­mien­tas pa­ra un ma­ne­jo in­te­gra­do.

Sin em­bar­go, Mo­ra­les hi­zo hin­can­pié en los prin­ci­pios ac­ti­vos y di­jo que una de las he­rra­mien­tas más efi­ca­ces que se usa­ron la cam­pa­ña pa­sa­da son los in­sec­ti­ci­das del gru­po dia­mi­das an­tra­ní­li­cas. En es­te sen­ti­do, Du­pont, con Co­ra­gen, in­sec­ti­ci­da en ba­se a Ry­naxypyr, prin­ci­pio ac­ti­vo per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de las dia­mi­das an­tra­ní­li­cas, ofre­ce un no­ve­do­so mo­do de ac­ción, ya que ac­túa a ni­vel mus­cu­lar en el in­sec­to. El pro­duc­to in­ter­fie­re en la con­trac­ción y re­la­ja­ción mus­cu­lar nor­mal, cau­san­do pa­rá­li­sis del in­sec­to y de­te­nien­do el con­su­mo.

El nor­te ar­gen­tino en­con­tró su “nor­te” con la so­ja pe­ro aun ne­ce­si­ta una brú­ju­la pa­ra el ma­ne­jo de al­gu­nas pla­gas. Las po­si­bles so­lu­cio­nes apa­re­cen en el ho­ri­zon­te, aun­que hay que cui­dar de ellas con de­ci­sio­nes in­te­gra­les y un ma­ne­jo sustentable.

INTA

Oru­ga. Una pla­ga muy pe­li­gro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.