Aho­ra sí: se vie­ne el agua

En Man­fre­di, Cór­do­ba, un gru­po de ex­per­tos del INTA, con el apo­yo de em­pre­sas pri­va­das, co­men­zó a pro­bar un sis­te­ma de rie­go sub­te­rrá­neo pa­ra cul­ti­vos co­mo so­ja o maíz, una ver­da­de­ra novedad. Có­mo se ha­ce y qué po­ten­cial tie­ne en la Ar­gen­ti­na.

Clarin - Rural - - TAPA - Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El rie­go por go­teo sub­te­rrá­neo es co­no­ci­do por quie­nes pro­du­cen en for­ma in­ten­si­va o se de­di­can a la jardinería, pe­ro los agri­cul­to­res de la zo­na cen­tral ar­gen­ti­na que siem­bran so­ja, maíz o tri­go, po­co sa­ben de las po­si­bi­li­da­des y ven­ta­jas de la apli­ca­ción de es­te sis­te­ma en gran­des ex­ten­sio­nes. Sin em­bar­go, es­ta tec­no­lo­gía avan­za y fue la novedad más des­ta­ca­da de una re­cien­te reunión so­bre el te­ma rea­li­za­da en INTA Man­fre­di, Cór­do­ba, don­de ya se están lle­van­do ade­lan­te en­sa­yos en es­que­mas de ro­ta­ción tra­di­cio­na­les pa­ra la zo­na.

Des­de ha­ce 17 años, cuan­do ins­ta­la­ron el pri­mer pi­vo­te en la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Agro­pe­cua­ria (EEA), los es­pe­cia­lis­tas del INTA Man­fre­di es­tu­dian la apli­ca­ción de agua y el ba­lan­ce hí­dri­co en cul­ti­vos ex­ten­si­vos. “En 1995, cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar con as­per­sión, la pro­vin­cia de Cór­do­ba te­nía muy po­cas hec­tá­reas ba­jo rie­go; hoy tie­ne 140.000, ha­bien­do ca­si du­pli­ca­do la pro­duc­ción de se­cano con gran es­ta­bi­li­dad y po­si­bi­li­tan­do la in­cor­po­ra­ción de nue­vos cul­ti­vos co­mo el gar­ban­zo, la ce­ba­da cer­ve­ce­ra, el po­ro­to, el gi­ra­sol con­fi­te­ro que an­tes era muy ries­go­so ha­cer”, con­tó el in­ge­nie­ro agró­no­mo Eduar­do Mar­te­llot­to, di­rec­tor del pro­yec­to de rie­go su­ple­men­ta­rio de la EEA.

Re­cien­te­men­te, en via­jes de ca­pa­ci­ta­ción por Es­ta­dos Uni­dos, los in­ge­nie­ros del INTA cor­do­bés ob­ser­va­ron que en al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos con pi­vo­te se uti­li­za­ba el rie­go por go­teo en­te­rra­do pa­ra cua­drar el cam­po -apli­cán­do­lo en las es­qui­nas don­de el círcu­lo que des­cri­be el pi­vo­te no lle­ga­ba- au­men­tan­do así de un 20% a 24% la su­per­fi­cie re­ga­da. En­ton­ces, pen­sa­ron en pro­bar es­ta tec­no­lo­gía en la zo­na de in­fluen­cia de la ex­pe­ri­men­tal.

Así, es­te año, en Man­fre­di co­men­za­ron a eva­luar el sis­te­ma con un pri­mer mó­du­lo de­mos­tra­ti­vo de irri­ga­ción en cul­ti­vos de tri­go y maíz jun­to a la fir­ma Ne­ta­fim, y por es­tos días es­tá em­pe­zan­do la ins­ta­la­ción del pró­xi­mo, que se desa­rro­lla­rá con John Dee­re Wa­ter (JDW), las dos em­pre­sas que se me­tie­ron de lleno en el mer­ca­do ar­gen­tino de equi­pos de rie­go por go­teo en­te­rra­do pa­ra cul­ti­vos ex­ten­si­vos. Y si bien no hay re­sul­ta­dos ana­li­za­dos to­da­vía pa­ra la re­gión cen­tral, es­ta tec­no­lo­gía ya ha si­do pro­ba­da con éxi­to en ca­ña de azú­car, en el nor­te del país.

“Es­te sis­te­ma se­ría útil en te­rre­nos irre­gu­la­res don­de no pue­de en­trar un pi­vo­te; en cam­pos que tie­nen im­pe­di­men­tos por la pre­sen­cia de ár­bo­les, ca­mi­nos, alam­bra­dos, ca­sas; so­bre to­do en es­ta­ble­ci­mien­tos ga­na­de­ros o tam­bos que tie­nen co­rra­les”, ex­pli­có Mar­te­llot­to.

Pe­ro la ven­ta­ja más im­por­tan­te es que re­quie­re me­nos can­ti­dad de agua ins­tan­tá­nea, ya que se apli­ca en más tiem­po, y en con­se­cuen­cia per­mi­ti­ría uti­li­zar po­zos de me­nor cau­dal que no al­can­zan pa­ra ins­ta­lar un pi­vo­te. Asi­mis­mo, me­jo­ra­ría la efi­cien­cia del rie­go, por­que al ser de en­tre­ga sub­te­rrá­nea, se evi­ta­rían las pér­di­das por eva­po­ra­ción, por mo­ja­do de la ca­no­pia o por de­ri­va a cau­sa del vien­to.

De acuer­do a Ma­ría Ce­ci­lia Co­lom­bi, ge­ren­te de Ven­tas pa­ra Ar­gen­ti­na de JDW, “el rie­go por go­teo sub­te­rrá­neo lo­gra una ma­yor uni­for­mi­dad en el uso del agua, es más efi­cien­te y tie­ne un me­nor cos­to por milímetro de agua apli­ca­do que el rie­go por as­per­sión; ade­más, se adap­ta a cual­quier su­per­fi­cie tan­to en for­ma co­mo en to­po­gra­fía y per­mi­te la fer­ti­rri­ga­ción; qui­zás el mo­men­to de la ins­ta­la­ción sea el más com­ple­jo pe­ro una vez rea­li­za­da, su ma­ne­jo es muy sen­ci­llo y tie­ne una vi­da útil pro­lon­ga­da”.

Por su par­te, Pa­blo Co­let­ti, ge­ren­te téc­ni­co de Ne­ta­fin, des­ta­có “la efi­cien­cia de la tec­no­lo­gía, el be­ne­fi­cio de en­tre­gar el agua di­rec­ta­men­te a las raí­ces en el mo­men­to pre­ci­so en que la plan­ta lo re­quie­re y su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a dis­tin­tos cam­pos”.

La po­si­bi­li­dad de lle­var el rie­go por go­teo sub­te­rrá­neo a cul­ti­vos ex­ten­si­vos des­per­tó gran in­te­rés en­tre los asis­ten­tes a las jor­na­das en Man­fre­di, “fun­da­men­tal­men­te por­que apun­ta a quie­nes cuen­tan con ba­jos vo­lú­me­nes de agua y por­que po­drían uti­li­zar­lo los agri­cul­to­res me­dia­nos y pe­que­ños pa­ra in­cre­men­tar y es­ta­bi­li­zar su pro­duc­ción”, ex­pre­só el in­ge­ni­ro agró­no­mo Aqui­les Sa­li­nas, coor­di­na­dor de Ma­ne­jo de Cul­ti­vos Ba­jo Rie­go de la EEA Man­fre­di.

“En el INTA nos in­tere­sa es­pe­cial­men­te que los agri­cul­to­res más chi­cos, con me­nos es­pal­das, pue­dan ac­ce­der a es­ta tec­no­lo­gía, ya que po­dría ser una he­rra­mien­ta pa­ra que se man­ten­gan en el sis­te­ma; no­so­tros que­re­mos pro­duc­to­res pro­du­cien­do, no pro­duc­to­res al­qui­lan­do”, re­mar­có.

Tal co­mo se­ña­ló Mar­te­llot­to,

tan­to el sis­te­ma de pi­vo­te o avan­ce co­mo el de go­teo sub­te­rrá­neo, pre­sen­tan al­tas efi­cien­cias de uso del agua, con va­lo­res su­pe­rio­res a 90%, aun­que el úl­ti­mo pue­de ga­nar al­gu­nos pun­tos en zo­nas de mu­cho vien­to o muy ba­ja hu­me­dad re­la­ti­va.

“No es que un sis­te­ma va­ya a re­em­pla­zar al otro, sino que po­drían com­ple­men­tar­se, lo que sí se tien­de a re­em­pla­zar es el rie­go por sur­cos que tie­ne muy ba­ja efi­cien­cia”, acla­ró. De to­das ma­ne­ras, “en to­dos los sis­te­mas, el éxi­to es­tá en fun­ción del buen ma­ne­jo; si no hay un ma­ne­jo ade­cua­do, el fra­ca­so pue­de ser ro­tun­do”, ad­vir­tió Sa­li­nas.

In­fra­es­truc­tu­ra. Es la que re­quie­re el sis­te­ma. Las man­gue­ras lle­van el agua a don­de ha­ce fal­ta.

ELIO PU­GLIE­SE

La obra. Al fon­do, un pi­vot tra­di­cio­nal de rie­go, en la pam­pa hú­me­da. Al frente, in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra el sis­te­ma de irri­ga­ción ba­jo tie­rra, que plan­tea un es­que­ma dis­tin­to de uso del agua. El aná­li­sis de es­te sis­te­ma co­mien­za a ha­cer­se con más fuer­za en el país y sus re­sul­ta­dos ge­ne­ran ex­pec­ta­ti­vas.

Ca­ñe­ria. Un tra­mo prin­ci­pal del que sa­len man­gue­ras se­cun­da­rias a los sur­cos.

Mar­te­lot­to. Del INTA Man­fre­di.

Sa­li­nas. Un ex­per­to, des­de Cór­do­ba.

Co­lom­bi. De John Dee­re Wa­ters.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.