Tec­no­lo­gía ar­gen­ti­na, de gi­ra por el mun­do

El INTA es­tá ha­cien­do en­sa­yos en ese país con to­do el pa­que­te de ma­ne­jo y fie­rros de la siem­bra di­rec­ta.

Clarin - Rural - - TAPA -

La di­rec­ta en Sudáfrica, fie­rros en Ita­lia, ge­nes en Aus­tra­lia y ali­men­to ani­mal en Nue­va Ze­lan­da.

Las más de 150 mi­llo­nes de hec­tá­reas cul­ti­va­bles que poel see el con­ti­nen­te afri­cano, con un po­ten­cial de 900 mi­llo­nes, re­pre­sen­tan una enor­me opor­tu­ni­dad pa­ra el de­sa­rro­llo de ma­qui­na­ria e in­su­mos agro­pe­cua­rios de ori­gen ar­gen­tino. Con esa pre­mi­sa, el INTA tra­ba­ja en Sudáfrica en un pro­yec­to pa­ra la im­ple­men­ta­ción del sis­te­ma ar­gen­tino de siem­bra di­rec­ta.

La ini­cia­ti­va, que co­men­zó en 2011 y du­ra­rá has­ta 2014, plan­tea el di­se­ño de es­tra­te­gias pa­ra de­ter­mi­nar cuál es la tec­no­lo­gía de siem­bra di­rec­ta que me­jor se adap­te a las con­di­cio­nes agroe­co­ló­gi­cas sud­afri­ca­nas. Pa­ra eso se es­ta­ble­cie­ron cua­tro cam­pos, di­fe­ren­tes en­tre sí, pa­ra mos­trar las ven­ta­jas del sis­te­ma pro­duc­ti­vo ar­gen­tino.

“El planteo in­clu­ye al­ta efi­cien­cia, siem­bra di­rec­ta y agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, los ele­men­tos que en la ac­tua­li­dad nos ha­cen el país más efi­cien­te del mun­do en pro­duc­ción agrí­co­la”, di­jo Cris­tiano Ca­si­ni, coor­di­na­dor del área es­tra­té­gi­ca de in­ves­ti­ga­ción de Agroin­dus­tria del INTA. Lue­go, agre­gó que “el sis­te­ma mos­tró un po­ten­cial ex­ce­len­te, ya que los re­sul­ta­dos fue­ron siem­pre ma­yo­res a los ob­te­ni­dos con el sis­te­ma de la­bran­za con­ven­cio­nal”.

La es­tra­te­gia ar­gen­ti­na ra­di­ca en ofre­cer más que un pro­duc­to: un pa­que­te con tec­no­lo­gía a me­di­da. “Co­men­za­mos a tra­zar la pro­pues­ta ade­cua­da de siem­bra di­rec­ta que me­jor se adap­te a las con­di­cio­nes lo­ca­les”, ex­pre­só An­drés Mén­dez, es­pe­cia­lis­ta del pro­yec­to Má­qui­nas y Agro­com­po­nen­tes Pre­ci­sos del INTA.

La tec­no­lo­gía SD, sin la­bran­za y con co­ber­tu­ra su­per­fi­cial, es una de las he­rra­mien­tas que per­mi­tie­ron me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y las con­di­cio­nes agroe­co­ló­gi­cas de los sue­los. “Los cul­ti­vos en di­rec­ta rin­die­ron en­tre un 30% y 70% más que los sem­bra­dos en la­bran­za con­ven­cio­nal”, des­ta­có Mén­dez.

Tan­to Mén­dez co­mo Ca­si­ni des­ta­ca­ron que esos son los re­sul­ta­dos de un año de en­sa­yos, lo que sig­ni­fi­ca que la es­truc­tu­ra del sue­lo prác­ti­ca­men­te no su­frió mo­di­fi­ca­cio­nes y las di­fe­ren­cias en­tre un sis­te­ma y otro son la acu­mu­la­ción de ras­tro­jo en su­per­fi­cie pa­ra evi­tar la pér­di­da de hu­me­dad en sue­lo y la re­duc­ción de las la­bo­res.

En to­tal, on­ce pro­duc­to­res par­ti­ci­pa­ron di­rec­ta­men­te de las ex­pe­rien­cias y cer­ca de cien ob­ser­va­ron to­do el de­sa­rro­llo del pro­ce­so in­di­rec­ta­men­te. Los en­sa­yos se rea­li­za­ron en 15 y 25 hec­tá­reas e in­clu­ye­ron maíz, so­ja, sor­go y gi­ra­sol, aun­que el fo­co es­tu­vo en los re­sul­ta­dos en maíz y so­ja.

De acuer­do con Mén­dez, los ren­di­mien­tos fue­ron va­ria­bles y de­pen­die­ron del sis­te­ma de pro­duc­ción -al­gu­nos uti­li­za­ron rie­go y otros cul­ti­vos en se­cano-. En maíz la va­ria­bi­li­dad se re­gis- tró des­de las 2 to­ne­la­das a las 10 por hec­tá­rea. “Sin du­das, los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en un año de tra­ba­jo hi­cie­ron que otros pro­duc­to­res se su­men a la ex­pe­rien­cia de siem­bra di­rec­ta con má­qui­nas ar­gen­ti­nas”, ex­pre­só.

El dé­fi­cit hí­dri­co que afec­tó a la úl­ti­ma cam­pa­ña sud­afri­ca­na fue muy se­ve­ro. Los cul­ti­vos plan­tea­dos en siem­bra con­ven­cio­nal tu­vie­ron que ser re­sem­bra­dos y no su­pe­raron ren­di­mien­tos de dos to­ne­la­das por hec­tá­rea en maíz y 1,5 en so­ja. Sin em­bar­go, los mis­mos cul­ti­vos rea­li­za­dos con SD, en esa re­gión, rin­die­ron 6 y 3 to­ne­la­das por hec­tá­rea, res­pec­ti­va­men­te.

“Cuan­do ha­bla­mos de tec­no­lo­gía ar­gen­ti­na ha­ce­mos re­fe­ren­cia a mul­ti­pli­car rin­des por hec­tá­rea y au­men­tar la efi­cien­cia, lo que se tra­du­ce en aho­rro de in­su­mos y de com­bus­ti­ble. Las sem­bra­do­ras ar­gen­ti­nas tu­vie­ron un aho­rro de com­bus­ti­ble de un 45%”, in­di­có Mén­dez.

Piet­man Bot­ha, ex­per­to en in­ves­ti­ga­ción agrí­co­la de “Grain South Afri­ca”, re­co­no­ció que el prin­ci­pio bá­si­co de la siem­bra di­rec­ta -sin la­bran­za y so­bre ras­tro­jo­pue­de fun­cio­nar en Sudáfrica. Pe­ro des­ta­có que se­rá ne­ce­sa­rio rea­li­zar al­gu­nos ajus­tes.

Se­gún el INTA, el fu­tu­ro es­tá en Afri­ca, y por eso apues­ta a se­guir cre­cien­do y co­la­bo­ran­do en pro­yec­tos en co­mún que fa­ci­li­ten la trans­fe­ren­cia de equi­pa­mien­to, ma­qui­na­ria y el es­ta­ble­ci­mien­to de em­pre­sas ar­gen­ti­nas con el agre­ga­do de to­da la tec­no­lo­gía agro­pe­cua­ria.

Allá va­mos. Una sem­bra­do­ra ar­gen­ti­na, en un lo­te sud­afri­cano. Es­ta cam­pa­ña, los lo­tes en SD so­por­ta­ron me­jor la se­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.