Los sa­queos y la ven­gan­za K

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

En 1860, Eduar­do Olivera, re­cién re­ci­bi­do de in­ge­nie­ro agró­no­mo en Grig­non (Fran­cia), cru­za­ba el Ca­nal de la Man­cha pa­ra vi­si­tar el Ro­yal Show de Bir­ming­ham. Eran los tiem­pos de la In­gla­te­rra de Dic­kens, cuan­do la re­vo­lu­ción in­dus­trial ama­sa­ba una nue­va so­cie­dad.

El agro no era ajeno a aque­lla trans­for­ma­ción fe­no­me­nal. En una car­ta a su pa­dre, el in­quie­to es­tan­cie­ro que lo ha­bía en­via­do a for­mar­se a Eu­ro­pa, Olivera re­la­ta­ba con lu­jo de de­ta­lles lo que ha­bía vis­to en el Ro­yal Show. Por ejem­plo, el nue­vo “ara­do de va­por”, una má­qui­na de va­por con llan­tas de hie­rro, que arras­tra­ba los im­ple­men­tos de la­bran­za, sus­ti­tu­yen­do bue­yes y ca­ba­llos. Sí, asis­tió al na­ci­mien­to del trac­tor.

Al re­gre­sar a la Ar­gen­ti­na, Eduar­do Olivera se en­con­tró con un país que bus­ca­ba un nue­vo or­den. Y que ha­bía en­con­tra­do un leit mo­tiv: mer­ca­dos ávi­dos de car­ne va­cu­na, cue­ro, la­na y gra­nos. Ya no ser­vía el sa­la­de­ro del char­qui y el ta­sa­jo. Ha­bía que pro­du­cir car­ne de ca­li­dad. Las va­cas ci­ma­rro­nas, que se ha­bían re­pro­du­ci­do ale­gre­men­te al am­pa­ro

Las ex­por­ta­cio­nes de car­ne son las más ba­jas en un si­glo

de los pa­jo­na­les, eran bue­nas pa­ra las sa­la­zo­nes. Pe­ro no ser­vían pa­ra dar car­ne de ca­li­dad.

El fran­cés Te­llier ha­bía in­ven­ta­do el bu­que fri­go­rí­fi­co. Se po­día lle­gar aho­ra con car­ne fres­ca a In­gla­te­rra. Pe­ro ha­bía que me­jo­rar la ge­né­ti­ca. En­ton­ces, los pio­ne­ros tra­je­ron a Tar­quino, Vir­tuo­so, Niá­ga­ra, los to­ros fun­da­do­res de la nue­va ga­na­de­ría. Co­men­zó el mes­ti­za­je con las ra­zas bri­tá­ni­cas. Pe­ro es­tos ani­ma­les ne­ce­si­ta­ban pas­to bueno y to­do el año. Ha­bía que plan­tar al­fal­fa. Pa­ra eso lle­ga­ron los grin­gos, a tra­ba­jar en las es­tan­cias u or­ga­ni­zán­do­se en co­lo­nias. Ha­bía que apo­tre­rar, “alam­bren, no sean bár­ba­ros”. Cuan­do se alam­bró, hu­bo que po­ner mo­li­nos y agua­das por­que el ga­na­do ya no te­nía li­be­ra­do el pa­so ha­cia la­gu­nas o arro­yos.

Sur­gió Agar Cross, fá­bri­ca de mo­li­nos, una de las pri­me­ras gran­des in­dus­trias de la Ar­gen­ti­na. Sur­gie­ron los im­po­nen­tes fri­go­rí­fi­cos, co­mo San­si­ne­na, Swift, An­glo, Lie­big. Los gra­nos da­ban lu­gar a una for­mi­da­ble in­dus­tria de trans­for­ma­ción, co­mo las mal­te­rías cu­yas rui­nas (Hud­son por ejem­plo) sub­ra­ya con grue­sos tra­zos de evi­den­cias que en es­tas pla­yas la in­dus­tria no na­ció en 1945. Los fe­rro­ca­rri­les, in­gle­ses y fran­ce­ses, co­ro­na­ron la epo­pe­ya.

En 1866, Eduar­do Olivera, jun- to con un gru­po de pio­ne­ros de las pam­pas, fun­da la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na. El le­ma: Cul­ti­var el sue­lo es ser­vir a la Pa­tria”. En po­co tiem­po la Ar­gen­ti­na se con­vier­te en gra­ne­ro del mun­do, y las car­nes de nues­tras pra­de­ras ga­nan el pres­ti­gio que aún con­ser­van. Una de las pri­me­ras ta­reas que se pro­pu­so el nú­cleo ge­ne­ra­dor de la Ru­ral fue or­ga­ni­zar

En es­tos días se re­for­mó, por cuar­ta vez, el ré­gi­men pa­ra el bio­dié­sel

una ex­po­si­ción con dos ob­je­ti­vos: uno ha­cia el cam­po, ex­hi­bien­do las no­ve­da­des; y otro ha­cia la so­cie­dad, que com­par­tía el or­gu­llo de la pros­pe­ri­dad.

Es­ta se­ma­na, el go­bierno ex­pro­pió el pre­dio Pa­ler­mo de la Ru­ral. Lo hi­zo el mis­mo día que se di­vul­ga­ba que las ex­por­ta­cio­nes de car­ne eran las más ba­jas en un si­glo, con ape­nas 200.000 to­ne­la­das. En la mis­ma se­ma­na que el go­bierno re­du­cía las au­to­ri­za­cio­nes pa­ra ex­por­tar tri­go a 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das, tam­bién la me­nor cifra en un si­glo. Ha­ce tres me­ses ha­bía au­to­ri­za­do 6, pa­ra co­brar las re­ten­cio­nes por an­ti­ci­pa­do y me­jo­rar la si­tua­ción de ca­ja. Lle­ga la co­se­cha y…to­do pa­ra atrás, ge­ne­ran­do la pro­tes­ta no so­lo de los cha­ca­re­ros, sino del prin­ci­pal clien­te his­tó­ri­co (Bra­sil). Otro de­fault, y de los que due­len, por­que se tra­ta del co­mer­cio.

En la mis­ma se­ma­na se re­for­ma­ba, por cuar­ta vez en 40 días, el ré­gi­men pa­ra el bio­die­sel, el pro­duc­to más ela­bo­ra­do de la cas­ca­da agrí­co­la. De un plu­ma­zo, se de­rrum­bó un edi­fi­cio mo­derno orien­ta­do a una de­man­da cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­ta, por­que se tra­ta de com­bus­ti­bles re­no­va­bles. La Ar­gen­ti­na apun­ta­ba a ju­gar en pri­me­ra, en un ru­bro en­vi­dia­ble. Lle­ga­ron los sa­queos. La ven­gan­za K es ex­pro­piar la Ru­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.