En bus­ca de la re­ce­ta más sa­bro­sa

El es­pe­cia­lis­ta Pa­blo Cat­ta­ni re­co­men­dó re­tra­sar el pi­ca­do del fo­rra­je y re­cor­dó có­mo cui­dar el si­lo.

Clarin - Rural - - ADMITE FORRAJERO -

En la re­cien­te edi­ción de Ad­mi­te Fo­rra­je­ro, las jor­de na­das de en­tre­na­mien­to pa­ra pro­duc­to­res, téc­ni­cos y usua­rios de ma­qui­na­ria que se rea­li­za­ron en la Es­cue­la Sa­le­sia­na Ale­jan­dro Es­tru­ga­mou, de Ve­na­do Tuer­to, el es­pe­cia­lis­ta en fo­rra­jes con­ser­va­dos Pa­blo Cat­ta­ni de­ta­lló los nue­vos pa­ra­dig­mas en ma­te­ria de con­fec­ción de si­la­jes de al­ta ca­li­dad ener­gé­ti­ca y los pa­sos a se­guir en la eta­pa de ex­trac­ción y su­mi­nis­tro que es don­de se en­cuen­tran las ma­yo­res pér­di­das.

“Te­ne­mos que de­mo­rar el mo­men­to de pi­ca­do, de es­ta ma­ne­ra in­cre­men­ta­mos los ín­di­ces ener­gé­ti­cos y au­men­ta­mos el por­cen­ta­je de ma­te­ria se­ca to­tal de las ra­cio­nes, ayu­dan­do a una me­jor amor­ti­za­ción del cos­to de los si­la­jes”, di­jo el téc­ni­co.

“Hoy con­ta­mos con un pa­que­te tec­no­ló­gi­co que nos per­mi­te lo­grar esos ob­je­ti­vos -agre­gó-, ya que te­ne­mos pi­ca­do­ras, em­bol­sa­do­ras, ino­cu­lan­tes y co­no­ci­mien­to téc­ni­co pa­ra arri­bar a un si­la­je al­ta­men­te ener­gé­ti­co. Por lo tan­to, po­de­mos in­cre­men­tar los ni­ve­les ma­te­ria se­ca y de gra­nos en los si­los. Pa­ra ello de­be­mos ini­ciar la con­fec­ción de los si­los con no me­nos del 35% de ma­te­ria se­ca y usan­do pro­ce­sa­do­ras de gra­nos en las má­qui­nas pi­ca­do­ras”.

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que otro as­pec­to pa­ra co­rre­gir es la al­tu­ra de cor­te, re­co­men­dan­do que sea del or­den de los 50 cen­tí­me­tros. El ob­je­ti­vo es evi­tar que in­gre­se al si­lo la por­ción in­fe­rior de la plan­ta que con­tie­ne los ma­yo­res con­te­ni­dos de agua y fi­bra.

Los asis­ten­tes tam­bién se lle­va­ron un mé­to­do prác­ti­co pa­ra ve­ri­fi­car la al­tu­ra en la que la fi­bra co­mien­za a dis­mi­nuir. “Les su­gie­ro gol­pear con el fi­lo de un cu­chi­llo el ta­llo de la plan­ta de maíz des­de aba­jo ha­cia arri­ba a di­fe­ren­tes al­tu­ras -in­di­có Cat­ta­ni-, cuan­do el fi­lo se em­pie­za a in­tro­du­cir con fa­ci­li­dad en los ta­llos es sín­to­ma de que la fi­bra ha dis­mi­nui­do”.

So­bre el pi­ca­do de las plan­tas Cat­ta­ni fue ro­tun­do: “Es más im­por­tan­te la uni­for­mi­dad que el lar­go de pi­ca­do, ya que se es­ta­rá fa­ci­li­tan­do el lle­na­do y com­pac­ta­do del si­lo y el logro de una rá­pi­da an­ae­ro­bio­sis con el con­si­guien­te apro­ve­cha­mien­to de to­dos los nu­trien­tes dis­po­ni­bles en los cul­ti­vos ener­gé­ti­cos, co­mo maíz y sor­go”.

Res­pec­to a la eta­pa de ex­trac­ción y su­mi­nis­tro del si­lo, Cat­ta­ni di­jo que es en ese mo­men­to cuan­do se pro­du­ce el 40% de las pér­di­das. Al ade­lan­tar los pun­tos crí­ti­cos in­di­có que pa­ra ha­cer efi­cien­te el pro­ce­so de ex­trac­ción se de­ben res­pe­tar dos pre­cep­tos. “El pri­me­ro es ex­traer de la ca­ra ex­pues­ta del si­lo en­tre 30 y 40 cen­tí­me­tros dia­rios. El se­gun­do es que to­do el ma­te­rial ex­traí­do de­be ser con­su­mi­do den­tro de las 24 ho­ras”, di­jo.

El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que la ne­ce­si­dad de cui­dar es­tas re­co­men­da­cio­nes se ba­sa en que el de­te­rio­ro ae­ró­bi­co ocu­rre cuan­do el ma­te­rial en­si­la­do es ex­pues­to al ai­re, cambia­ndo la com­po­si­ción quí­mi­ca, el pH y la tem­pe­ra­tu­ra. Por lo tan­to, se al­te­ra tan­to la ca­li­dad co­mo la can­ti­dad de fo­rra­je. Un sín­to­ma del fo­rra­je de­te­rio­ra­do por ac­ción del oxí­geno es que es­tá des­co­lo­ri­do, a la vez que au­men­ta el con­te­ni­do de to­xi­nas que pue­den cau­sar va­rios tras­tor­nos im­por­tan­tes en los ani­ma­les.

Pa­ra di­men­sio­nar el im­pac­to de las pér­di­das, Cat­ta­ni se­ña­ló: “To­man­do los ren­di­mien­tos me­dios a ni­vel na­cio­nal, po­de­mos de­cir que per­der 0,1 me­ga­ca­lo­ría por ki­lo de ma­te­ria se­ca del si­la­je re­pre­sen­ta el equi­va­len­te a una pro­duc­ción de 66,6 ki­los de car­ne por hec­tá­rea, que a pre­cios de hoy ron­da­ría en 500 pe­sos por hec­tá­rea”. A bus­car la cal­cu­la­do­ra.

AD­MI­TE

Al­fal­fa. Una de las ve­det­tes a la ho­ra de pen­sar en los fo­rra­jes con­ser­va­dos.

AD­MI­TE

Co­me­de­ro. Cat­ta­ni jun­to a los par­ti­ci­pan­tes, re­vi­san­do la ca­li­dad del si­la­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.