El otro cam­po: el ol­vi­da­do

La au­to­ra sos­tie­ne que el Es­ta­do prác­ti­ca­men­te no ha to­ma­do de­ci­sio­nes, en los úl­ti­mos 20 años, que ha­yan ayu­da­do al de­sa­rro­llo del sec­tor agroin­dus­trial. Sin em­bar­go, pun­tua­li­za su rá­pi­do cre­ci­mien­to. Al mis­mo tiem­po, des­ta­ca que va­rias ac­ti­vi­da­des están

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Mar­ta Ve­lar­de EX DIPU­TADA JUS­TI­CIA­LIS­TA

Pa­ra mu­chos, cam­po es Pam­pa Hú­me­da y en es­tos años so­ja. Sin em­bar­go, hay otros cam­pos, el de la ex­pan­sión de las fron­te­ras agro­pe­cua­rias y el de las eco­no­mías re­gio­na­les. Am­bos com­par­ten pro­ble­mas de la Pam­pa Hú­me­da, pe­ro tie­nen otros que in­flu­yen en su ren­ta­bi­li­dad y el de­sa­rro­llo de sus re­gio­nes.

Pa­de­cen el des­co­no­ci­mien­to de sec­to­res que no dis­tin­guen un cul­ti­vo de so­ja de un cam­po sem­bra­do con maíz pe­ro pon­ti­fi­can co­mo ex­per­tos, y de la de­ma­go­gia de po­lí­ti­cos que aso­cian a los pro­duc­to­res co­mo pri­vi­le­gia­dos.

Son otros los pri­vi­le­gia­dos de la Ar­gen­ti­na. Los que han vi­vi­do du­ran­te dé­ca­das de la pre­ben­da y del sub­si­dio que fi­nan­ció ac­ti­vi­da­des in­via­bles a cos­ta de to­dos los ar­gen­ti­nos y de los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios. Los vi­gen­tes ca­pi­ta­lis­mos de ami­gos, las pa­trias con­tra­tis­ta, fi­nan­cie­ra, lú­di­ca, las en­sam­bla­do­ras pro­mo­cio­na­das.

El cam­po de fron­te­ras

A pe­sar de los go­bier­nos se ex­pan­die­ron las fron­te­ras agro­pe­cua­rias. Sal­vo la re­so­lu­ción en 1995 que au­to­ri­zó el uso de se­mi­llas trans­gé­ni­cas, no fa­ci­li­ta­ron esa ex­pan­sión que da via­bi­li­dad al in­te­rior pro­fun­do, ni cons­tru­ye­ron la in­fra­es­truc­tu­ra de fon­do ni el me­jo­ra­mien­to de los pue­blos ru­ra­les. El nor­te pa­ga el im­pues­to a la dis­tan­cia. Los fle­tes lle­gan al 50% del pre­cio pa­ga­do al pro­duc­tor. No se in­vier­te en au­to­pis­tas ni en fe­rro­ca­rri­les. Hay es­ca­sez ener­gé­ti­ca, y los pre­cios del com­bus­ti­ble son ma­yo­res que en Bue­nos Ai­res. Va­rias pro­vin­cias ca­re­cen por com­ple­to de gas na­tu­ral. El cen­so del 2010 mues­tra es­ca­sos avan­ces en agua po­ta­ble y cloa­cas en las pro­vin­cias don­de avan­za­ron las fron­te­ras pro­duc­ti­vas y la edu­ca­ción es de ba­jo ni­vel, lo mis­mo que la sa­lud.

En esas fron­te­ras agro­pe­cua­rias sub­sis­te el pro­ble­ma de las ma­fias ju­di­cia­les y po­lí­ti­cas que ha­cen po­co con­fia­ble al re­gis­tro de la pro­pie­dad. La fal­ta de se­gu­ri­dad

Atra­so cam­bia­rio Las pro­vin­cias con cul­ti­vos in­ten­si­vos están en cri­sis por es­te mo­ti­vo

ju­rí­di­ca es un pro­ble­ma se­rio que afec­ta a la in­ver­sión.

Ese otro cam­po de­be avan­zar en la in­dus­tria­li­za­ción de su pro­duc­ción en el lu­gar, de ma­ne­ra de de­rra­mar en más sec­to­res ri­que­za, tra­du­ci­dos en me­jo­res sa­la­rios, ad­qui­si­cio­nes, cons­truc­ción de fá­bri­cas. Pe­ro no exis­ten cré­di­tos a lar­go pla­zo y la au­to­fi­nan­cia­ción se ha­ce más di­fí­cil an­te la con­fis­ca­ción que su­fre el sec­tor. La eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes vol­ca­ría a la pro­duc­ción enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro hoy de­rro­cha­do por un Es­ta­do.

En vez de ex­por­tar la ma­te­ria pri­ma, de­be­mos ha­cer­lo in­dus­tria­li­za­da. El pro­ble­ma de las dis­tan­cias se re­suel­ve con au­to­pis­tas y fe­rro­ca­rri­les y tam­bién con el trans­por­te de pro­duc­tos de ma­yor va­lor, ba­jan­do la in­ci­den­cia del cos­to de los fle­tes. Eso es po­lí­ti­ca po­bla­cio­nal, arrai­gan­do a la gen­te del in­te­rior con em­pleos bien pa­gos en ciu­da­des equi­pa­das.

Las pro­vin­cias con cul­ti­vos in­ten­si­vos, ge­ne­ra­do­ras de mu­chos em­pleos, están en cri­sis por el atra­so cam­bia­rio, la fal­ta de cré­di­tos y la mo­ra en de­vol­ver los re­in­te­gros a las ex­por­ta­cio­nes.

Enor­mes in­ver­sio­nes se vol­ca­ron en dos dé­ca­das mo­der­ni­zan­do una es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va que po­si­bi­li­tó el in­cre­men­to de las ex­por­ta­cio­nes. El ca­so em­ble­má­ti­co es el vino que de dos mi­llo­nes de dó­la­res ex­por­ta­dos en 1991 al­can­zó los mil mi­llo­nes en 2010.

Hoy cre­ce la ex­por­ta­ción del vino a gra­nel y ba­ja la de vi­nos de ca­li­dad em­bo­te­lla­dos. Dis­mi­nu­ye el va­lor agre­ga­do que fue cla­ve pa­ra es­ta in­dus­tria. Tam­bién hu­bo in­ver­sio­nes en oli­va­res y plan­tas pa­ra ela­bo­rar acei­tu­nas en con­ser­va y acei­te de oli­va. Men­do­za, San Juan, La Rio­ja y Ca­ta­mar­ca se ex­pan­die­ron. El Va­lle del Río Ne­gro se trans­for­mó co­mo pro­duc­tor de fru­tas.

De­ce­nas de mi­les de hec­tá­reas fue­ron erra­di­ca­das y re­em­pla­za­das por nue­vas im­plan­ta­das con tec­no­lo­gías más mo­der­nas. Fue­ron mi­les de mi­llo­nes de in­ver­fa­mi­lias sión pri­va­da sin co­rres­pon­den­cia es­ta­tal. Es evi­den­te, por ejem­plo, el atra­so en la im­per­mea­bi­li­za­ción de ca­na­les en Men­do­za, o las di­fi­cul­ta­des pa­ra irri­gar San Rafael por la mo­ra en con­cre­tar la de­ri­va­ción de aguas del Río Gran­de.

Pro­yec­tos que agre­ga­rían mi­llo­nes de hec­tá­reas a la pro­duc­ción co­mo el del Río Ber­me­jo y del Río Ne­gro con las aguas del Cho­cón Ce­rros Co­lo­ra­do, o el de los Ba­jos Sub­me­ri­dio­na­les no son te­ni­dos en cuen­ta por un go­bierno que ca­re­ce de mi­ra­da es­tra­té­gi­ca.

En Río Ne­gro pue­de for­mar­se

Sec­to­res Hay mu­chos que ha­blan del agro pe­ro no dis­ti­guen una so­ja de un maíz

un nue­vo po­lo triguero ca­paz de pro­du­cir vein­te mi­llo­nes de to­ne­la­das, co­mo las obras en los Ba­jos Sub­me­ri­dio­na­les in­cre­men­ta­rían la ca­pa­ci­dad ga­na­de­ra.

En las pro­vin­cias andinas y en San­tia­go del Es­te­ro la re­con­ver­sión de la ac­ti­vi­dad ca­pri­na, con el apro­ve­cha­mien­to de su car­ne, cue­ros y le­che, pue­de me­jo­rar el ni­vel de vi­da de los pro­duc­to­res. En Fran­cia es­te com­ple­jo mue­ve más de diez mil mi­llo­nes de eu­ros; en cam­bio, en nues­tro país es una ac­ti­vi­dad ca­si mar­gi­nal y que man­tie­ne en la po­bre­za a las que vi­ven de ella.

Por la in­fla­ción en dó­la­res y las re­pre­sa­lias de nues­tros com­pra­do­res por la po­lí­ti­ca co­mer­cial ar­gen­ti­na per­di­mos mer­ca­dos. Es­te año ba­ja­ron ca­si a ce­ro las ex­por­ta­cio­nes de du­razno al na­tu­ral y se plan­tó la mi­tad de la su­per­fi­cie des­ti­na­da al ajo que da más em­pleos di­rec­tos que las ter­mi­na­les au­to­mo­tri­ces. Son pro­duc­cio­nes que ge­ne­ran po­cas im­por­ta­cio­nes, al con­tra­rio de otras po­co com­pe­ti­ti­vas y que im­por­tan más de dos dó­la­res por ca­da uno que ex­por­tan.

El mun­do de­man­da ali­men­tos y los pa­ga bien. Esa es la opor­tu­ni­dad que tie­ne la Ar­gen­ti­na pa­ra so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas de po­bre­za.

No po­de­mos se­guir pen­san­do sólo en el mer­ca­do in­terno que nos trae un ter­cio de po­bres es­truc­tu­ra­les. Los re­cur­sos que ha dis­pues­to el go­bierno en es­ta dé­ca­da son ex­cep­cio­na­les. Sin em­bar­go, no han po­di­do ter­mi­nar con la po­bre­za, y no es ca­sual pues coin­ci­de con el es­tan­ca­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes, la ba­ja in­ver­sión y el des­cui­do del ca­pi­tal hu­mano.

El cam­po ar­gen­tino de­mos­tró la ca­pa­ci­dad y el es­fuer­zo de la ge­nui­na bur­gue­sía na­cio­nal que son los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios. El Es­ta­do de­be cum­plir con su par­te de equi­par te­rri­to­rio y ga­ran­ti­zar el mar­co ins­ti­tu­cio­nal que les per­mi­ta pro­du­cir, ela­bo­rar y ven­der con ren­ta­bi­li­dad ra­zo­na­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.