Si es po­co que rin­da mu­cho 47

Los pro­duc­to­res de la prin­ci­pal zo­na tri­gue­ra del país afir­man que el ce­real per­dió pe­so, pe­ro que con buen ma­ne­jo aun tie­ne al­to po­ten­cial.

Clarin - Rural - - LA ENCRUCIJADA DEL TRIGO - MI­RA­MAR. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Si­guien­do con la ten­den­cia de los úl­ti­mos años, el 2012 fue com­pli­ca­do pa­ra el tri­go. An­te los vai­ve­nes del mer­ca­do y las im­pre­vi­si­bles de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, la ma­yo­ría de los pro­duc­to­res de­ci­dió dis­mi­nuir el área sem­bra­da con ese ce­real y po­ner­le más fi­chas a la ce­ba­da u otros cul­ti­vos. A su vez, mu­chas zo­nas su­frie­ron ex­ce­sos hí­dri­cos y tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das que se tra­du­je­ron en una al­ta pre­sión de en­fer­me­da­des y, co­mo con­se­cuen­cia, en me­no­res rin­des.

Se­gún la Bol­sa de Ce­rea­les, con más del 50% del área tri­gue­ra co­se­cha­da, los rin­des pro­me­dio ron­dan los 20 quin­ta­les por hec­tá­rea. Pe­ro en el sud­es­te de Bue­nos Ai­res, la zo­na tri­gue­ra por ex­ce­len­cia, las má­qui­nas están re­cién en­tran­do a los pri­me­ros lo­tes, y lo que pa­se allí se­rá de­ter­mi­nan­te en los re­sul­ta­dos fi­na­les.

Cla­rín Ru­ral re­co­rrió cam­pos de esa zo­na y reunió en Mi­ra­mar a va­rios pro­duc­to­res y pro­vee­do­res de in­su­mos pa­ra sa­ber có­mo se adap­tan a la nue­va reali­dad del tri­go y cuá­les son las va­ria­bles en las que se jue­ga la pro­duc­ción de los pró­xi­mos años. Las siem­bras tem­pra­nas y la bús­que­da de ma­yor pre­ci­sión en el uso de los re­cur­sos son las cla­ves del nue­vo es­ce­na­rio.

Mar­ce­lo To­rres, del aco­pio Ce­res Tol­vas, tra­ba­ja en los al­re­de­do­res de Mi­ra­mar y di­ce que co­mo en la zo­na se es­tá sem­bran­do po­co se lo ha­ce tem­prano y con va­rie­da­des que den bue­na ca­li­dad pa­na­de­ra. “La fe­cha óp­ti­ma es ju­nio”, di­ce, y agre­ga: “Es­te año se ca­rac­te­ri­zó por las bue­nas pre­ci­pi­ta­cio­nes y la al­ta pre­sión de en­fer­me­da­des. En es­ta zo­na hu­bo mu­cho man­chas y ro­ya, en­fer­me­da­des ha­bi­tua­les, pe­ro que lle­ga­ron mu­cho más tem­prano que en otros años”, ex­pli­ca.

Un po­co más al nor­te, en Ge­ne­ral Ma­da­ria­ga, tra­ba­ja el dis­tri­bui­dor de se­mi­llas Se­bas­tián Fe­rrey­ra. El di­ce que “hoy no hay bue­nos pre­mios pa­ra la ca­li­dad, por lo que los pro­duc­to­res bus­can úni­ca­men­te rinde, y pa­ra ob­te­ner rinde en la zo­na los ba­guet­tes sa­can una di­fe­ren­cia gran­de res­pec­to a los otros tri­gos”.

En su zo­na, es­te año el tri­go ocu­pó el 40% del área que ha-

> Se imponen las siem­bras tem­pra­nas con ci­clos lar­gos y mu­cha tec­no­lo­gía

bi­tual­men­te ocu­pa, pe­ro los que de­ci­die­ron ha­cer­lo lo hi­cie­ron con to­da la tec­no­lo­gía. Aun así, el cli­ma y las en­fer­me­da­des de­ja­rán sus hue­llas.

“Los pro­duc­to­res ha­cen dos apli­ca­cio­nes de fun­gi­ci­das, usan más de 200 ki­los de urea por hec­tá­rea... Pe­ro es­te año hu­bo ata­ques de fu­sa­rium co­mo ha­cía mu­cho que no ha­bía, y el rinde lo sien­te: ge­ne­ral­men­te cae un 10%”, di­ce Fe­rrey­ra. Con es­te pa­no­ra­ma, los pro­duc­to­res de Ma­da­ria­ga están apun­tan­do a rin­des de 5.800 ki­los.

En Mar del Pla­ta, el pa­no­ra­ma es si­mi­lar. Cé­sar Dia­le­va, quien ad­mi­nis­tra cam­pos pro­pios y aje­nos cer­ca de “La Fe­liz”, di­ce que la cam­pa­ña co­men­zó sin pers­pec­ti­vas de pre­cios, con po­co mer­ca­do, pe­ro que en ju­lio cam­bió, los va­lo­res au­men­ta­ron y em­pe­za­ron a apa­re­cer po­si­bi­li­da­des de ven­ta.

“Tu­vi­mos tiem­po de pa­sar al­gu­nos lo­tes que iban a grue­sa nue­va­men­te a fi­na”, di­ce, co­mo par­te de un ajus­te que im­pli­có un cam­bio es­tra­té­gi­co. En sus cam­pos, el pro­duc­tor uti­li­za ci­clos lar­gos e in­ter­me­dios, ade­cua­dos pa­ra las siem­bras tem­pra­nas, pe­ro las siem­bras re­tra­sa­das de es­ta cam­pa­ña lo obli­ga­ron a usar tam­bién ci­clos cor­tos. “Las llu­vias fue­ron bue­nas, pe­ro tu­vi­mos al­go de man­cha y de fu­sa­rium. En tri­go, es­ta­mos arri­ba de 5.000 ki­los”, co­men­ta mien­tras ob­ser­va los en­sa­yos que la fir­ma Ni­de­ra tie­ne en su pre­dio La Ba­lle­ne­ra, en Mi­ra­mar, don­de Cla­rín Ru­ral or­ga­ni­zó el en­cuen­tro con los pro­duc­to­res.

La fer­ti­li­za­ción y apli­ca­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios en ma­yor can­ti­dad y en di­fe­ren­tes fe­chas es una ten­den­cia ca­da vez más ge­ne­ra­li­za­da en to­dos los cul­ti­vos. En ma­te­ria de ma­ne­jo, el téc­ni­co Jor­ge Gon­zá­lez Mon­ta­ner, re­fe­ren­te del cul­ti­vo, di­jo re­cien­te­men­te que hay que pen­sar en va­riar la den­si­dad de siem­bra de acuer­do al pa­no­ra­ma cli­má­ti­co de ca­da cam­pa­ña. Pe­ro el ele­men­to más im­por­tan­te si­gue sien­do el agua. Es­te año las pre­ci­pi­ta­cio­nes fue­ron más que su­fi­cien­tes en ca­si to­dos la­dos, pe­ro quie­nes cuen­tan con es­truc­tu­ras de rie­go están pen­san­do en rin­des más al­tos que la me­dia.

Eduar­do Ba­rrios, pro­duc­tor de Cha­pad­ma­lal, di­ce que hoy en su ro­ta­ción el tri­go ocu­pa un 10% mien­tras que ha­ce cin­co años re­pre­sen­ta­ba el 50%, y que so­lo ha­ce el ce­real en lo­tes ba­jo rie­go. “Con siem­bras tem­pra­nas y con rie­go es­pe­ro lle­gar es­te año a

> Hay que ajus­tar la den­si­dad de siem­bra del ce­real se­gún la ten­den­cia cli­má­ti­ca

ren­di­mien­tos de 9 to­ne­la­das por hec­tá­rea”, di­ce.

Ba­rrios rie­ga 120 mi­lí­me­tros de agua anua­les al cul­ti­vo, y pa­ra evi­tar pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la hu­me­dad, co­mo el fu­sa­rium, bus­ca ma­xi­mi­zar la pre­ci­sión en las apli­ca­cio­nes. “Uso 60 mi­lí­me­tros an­tes del co­mien­zo de la flo­ra­ción, y otros 60 des­pués. Y creo que hay que pen­sar en au­men­tar esos 120 mi­lí­me­tros. La ba­se es el agua, des­pués vie­nen la fer­ti­li­za­ción, la ge­né­ti­ca, el ma­ne­jo, etc... Pe­ro a par­tir del agua pue­do cons­truir ren­di­mien­to”, afir­ma.

Va­rios ki­ló­me­tros ha­cia el sur los cam­pos son más se­cos y los ren­di­mien­tos po­ten­cia­les son me­no­res. Bea­triz Ca­ra­me­li, pro­duc­to­ra de la zo­na de Co­ro­nel Do­rre­go, di­ce que es­te año los rin­des ron­dan los 3.000 ki­los por hec­tá­rea, lo que re­pre­sen­ta un buen va­lor pa­ra la zo­na. Allí tam­bién se acos­tum­bra a las siem­bras tem­pra­nas y ci­clos lar­gos, y es­te año el fu­sa­rium pe­gó fuer­te.

Ca­ra­me­li di­ce que se tra­ta de una zo­na con me­nor fle­xi­bi­li­dad, en la que el tri­go siem­pre es­ta­rá pre­sen­te por­que los cul­ti­vos de grue­sa son me­nos via­bles, pe­ro que los pro­ble­mas co­mer­cia­les igual hi­cie­ron caer el área sem-

quin­ta­les

Es el rinde pro­me­dio de tri­go en el sud­es­te bo­nae­ren­se, se­gún la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res, con el 25% de la su­per­fi­cie tri­lla­da has­ta la fe­cha en la re­gión. Es el más al­to a ni­vel país.

RO­BER­TO PE­RA

Que bien se te ve. En el sud­es­te bo­nae­ren­se, la fer­ti­li­za­ción y el ma­ne­jo de fi­to­sa­ni­ta­rios en ma­yor can­ti­dad y en di­fe­ren­tes fe­chas es lo que mar­car la ten­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.