Agua ben­di­ta

Pro­duc­ti­vi­dad sustentable

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Por 13 años, el Gru­po Ro­mag­no­li hi­zo en­sa­yos en Cór­do­ba que de­mues­tran que una ro­ta­ción in­ten­si­va y bien fer­ti­li­za­da ca­si du­pli­ca la pro­duc­ción de gra­nos por milímetro de llu­via. To­dos los de­ta­lles de por qué con­vie­ne apos­tar por una agri­cul­tu­ra en se­rio.

En un año con abun­dan­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes en bue­na par­te de la re­gión agrí­co­la ar­gen­ti­na, la in­ten­si­fi­ca­ción de la ro­ta­ción apa­re­ce co­mo una he­rra­mien­ta im­por­tan­te pa­ra trans­for­mar el agua en más ki­lo­gra­mos de gra­nos. Y, en si­mul­tá­neo, brin­da la opor­tu­ni­dad de “bom­bear” el agua acu­mu­la­da en el sue­lo ayu­dan­do a eli­mi­nar los ex­ce­sos.

En un sis­te­ma de siem­bra di­rec­ta hay dos Bue­nas Prác­ti­cas Agrí­co­las que re­sul­tan cla­ve a la ho­ra de pen­sar en ha­cer un uso efi­cien­te del re­cur­so agua: la ro­ta­ción de cul­ti­vos y el ajus­te del ma­ne­jo nu­tri­cio­nal aso­cia­do (Ver La di­rec­ta va…). Por lo tan­to, y pen­san­do en un ma­ne­jo efi­cien­te del agua, re­sul­ta de gran im­por­tan­cia, al plan­tear la ro­ta­ción, ajus­tar su

Hay que ajus­tar la se­cuen­cia de cul­ti­vos a la ofer­ta que brin­da el am­bien­te

in­ten­si­dad a la reali­dad cli­má­ti­ca y pro­duc­ti­va de ca­da zo­na.

La in­ten­si­dad de una ro­ta­ción ha­ce re­fe­ren­cia a la can­ti­dad de cul­ti­vos en un pe­río­do de tiem­po: se­rá más in­ten­sa cuan­tos más cul­ti­vos se reali­cen por uni­dad de tiem­po.

En con­se­cuen­cia, re­sul­ta muy im­por­tan­te en­con­trar la in­ten­si­dad ade­cua­da, ya que si es ba­ja se es­ta­rán des­apro­ve­chan­do opor­tu­ni­da­des de ob­te­ner ma­yor ren­ta­bi­li­dad y no se uti­li­za­rá to­da el agua al­ma­ce­na­da.

Por el con­tra­rio, si la in­ten­si­dad es ex­ce­si­va, los ries­gos pro­duc­ti­vos se­rán al­tos, ya que pa­ra las con­di­cio­nes pro­me­dio de la zo­na el agua no se­rá su­fi­cien­te pa­ra ob­te­ner al­tas pro­duc­cio­nes en to­dos los cul­ti­vos.

En de­fi­ni­ti­va, la in­ten­si­dad de ro­ta­ción es la he­rra­mien­ta pa­ra ajus­tar la se­cuen­cia de cul­ti­vos a la ofer­ta am­bien­tal. Y ello re­co­bra im­por­tan­cia en cam­pa­ñas co­mo la ac­tual, en la cual, en mu­chas re­gio­nes, hay una so­bre­ofer­ta hí­dri­ca.

En es­te con­tex­to, in­ten­si­fi­car tam­bién ayu­da a eli­mi­nar los ex-

En és­ta epo­ca es im­por­tan­te te­ner un cul­ti­vo trans­pi­ran­do que con­su­me agua

ce­sos, ya que siem­pre ha­brá un cul­ti­vo trans­pi­ran­do que con­su­me el agua al­ma­ce­na­da.

Es­tos con­cep­tos que­da­ron en cla­ro du­ran­te una re­cien­te jor­na­da lle­va­da a ca­bo en Mon­te Buey, en el sud­es­te de Cór­do­ba, pre­ci­sa­men­te en la se­de del re­co­no­ci­do Gru­po Ro­mag­no­li, or­ga­ni­za­do por la con­sul­to­ra agro­nó­mi­ca Okan­du.

Allí, se pre­sen­ta­ron los re­sul­ta­dos de los en­sa­yos que la em­pre­sa due­ña de ca­sa lle­vó a ca­bo y pro­ce­só con la ayu­da de los es­pe­cia­lis­tas de la con­sul­to­ra, San­tia­go Lo­ren­zat­ti, Agus­tín Bian­chi­ni y Martín Sán­chez. Los Ro­mag­no­li, jun­to a IPNI y Aa­pre­sid, vie­nen com­pa­ran­do dos es­que­mas ro­ta­cio­na­les, es­tán­dar e in­ten­si­vo, in­cor­po­ran­do un fac­tor ex­tra de aná­li­sis: el ma­ne­jo de la nu­tri­ción.

Es­pe­cí­fi­ca­men­te, des­de 1999, en el cam­po La Lu­cía, en esa lo­ca­li­dad, se com­pa­ran la ro­ta­ción tí­pi­ca tri­go/ so­ja- maíz- so­ja de pri­me­ra, ver­sus una ro­ta­ción in­ten­si­va ba­sa­da en do­bles cul­ti­vos anua­les que in­clu­yen tri­go y ce­ba­da en in­vierno, en com­bi­na­ción

con cul­ti­vos de se­gun­da co­mo sor­go, maíz, gi­ra­sol y so­ja.

Mien­tras que la ro­ta­ción es­tán­dar tie­ne una in­ten­si­dad de 1,33 (re­sul­tan­do de di­vi­dir cua­tro cul­ti­vos en tres años), la in­ten­si­va tie­ne una in­ten­si­dad de 1,85 pa­ra los 13 años eva­lua­dos. A su vez, ca­da ro­ta­ción po­see di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­za­ción con N, P, S, K, Mg y mi­cro­nu­trien­tes (Ver In­fo­gra­fía en Pá­gi­na 6).

Lue­go de 13 años, la ro­ta­ción es­tán­dar sin fer­ti­li­za­ción (con 13 cul­ti­vos rea­li­za­dos) tu­vo una pro­duc­ción pro­me­dio anual de 5.491 kg de grano/ha; en tan­to que la fer­ti­li­za­da con NPS as­cen­dió a 8.321 kg/ha.

En tan­to, los tra­ta­mien­tos que in­cor­po­ran otros nu­trien­tes (adi­cio­na­les

La bue­na nu­tri­ción mul­ti­pli­ca el efec­to be­né­fi­co de una co­rrec­ta ro­ta­ción

a N, P, y S) no mues­tran in­cre­men­tos adi­cio­na­les (Ver In­fo­gra­fía en Pá­gi­na 6). Por su par­te, el efec­to de la in­ten­si­fi­ca­ción de la ro­ta­ción es aún más im­pac­tan­te. Así, mien­tras la ro­ta­ción in­ten­si­va (24 cul­ti­vos en 13 años) sin fer­ti­li­zar tu­vo pro­duc­cio­nes pro­me­dio anua­les de 5.604 kg. de gra­nos/ha; el tra­ta­mien­to fertilizado con NPS tu­vo un ren­di­mien­to pro­me­dio de 9.588 kg/ ha. Es de­cir, ca­si el do­ble que la ro­ta­ción es­tán­dar sin fer­ti­li­zar y 15% más que la ro­ta­ción es­tán­dar fer­ti­li­za­da.

A eso hay que su­mar un im­pac­to po­si­ti­vo so­bre el re­cur­so sue­lo por au­men­to en el apor­te de ras­tro­jos, lo cual im­pac­ta po­si­ti­va­men­te en el ba­lan­ce de car­bono, la co­ber­tu­ra y la po­ro­si­dad del sue­lo.

Si los mis­mos re­sul­ta­dos se ana­li­zan en tér­mi­nos de efi­cien­cia del uso del agua, to­man­do co­mo da­to de ofer­ta de agua a la can­ti­dad de mi­lí­me­tros llo­vi­dos a lo lar­go de los 13 años de du­ra­ción del en­sa­yo, se pue­de con­cluir que la ro­ta­ción es­tán­dar sin fer­ti­li­zar pro­du­jo 5,78 kg de grano/mm; en tan­to que si se fer­ti­li­za con NPS la efi­cien­cia as­cien­de a 9 kg. de grano/mm.

Por su par­te, en la ro­ta­ción in­ten­si­va sin fer­ti­li­zar la efi­cien­cia en el uso del agua es de 5,90 kg de grano/mm; en tan­to que as­cien­de a 10 kg. de grano/mm pa­ra la ro­ta­ción in­ten­si­va fer­ti­li­za­da con NPS. (Ver In­fo­gra­fía).

Es de­cir, ajus­tan­do in­ten­si­dad de ro­ta­ción y fer­ti­li­za­ción se pue­de du­pli­car la pro­duc­ción; y en años con ex­ce­sos hí­dri­cos, se tie­ne una ca­pa­ci­dad de con­su­mo y bom­beo de agua mu­cho ma­yor.

Si el co­no­ci­mien­to es­tá y los re­sul­ta­dos son con­tun­den­tes; ¿por qué no se ma­si­fi­ca es­te es­que­ma? Quién sa­be. En de­fi­ni­ti­va, el re­sul­ta­do se­ría más pro­duc­ción, ma­yo­res in­gre­sos (tan­to pa­ra el empresario co­mo pa­ra el Es­ta­do), y ayu­dar a eli­mi­nar los ex­ce­sos hí­dri­cos en cam­pa­ñas co­mo la ac­tual.

La res­pues­ta no es sen­ci­lla, pe­ro el mo­de­lo ac­tual de pro­duc­ción ba­sa­do en arren­da­mien­tos, jun­to a po­lí­ti­cas que aten­tan con­tra la siem­bra de al­gu­nos cul­ti­vos cla­ve en la ro­ta­ción (co­mo tri­go y maíz), son par­te de la res­pues­ta.

Pe­ro eso po­drá ser te­ma pa­ra otra no­ta.

Pa­tria chi­ca. Jor­ge Ro­mag­no­li, con la muy bue­na co­ber­tu­ra de un maíz en Mon­te Buey.

En su sal­sa. Lo­ren­zat­ti, en un lo­te de maíz en Mon­te Buey, don­de hi­cie­ron los en­sa­yos. El in­ge­nie­ro es ge­ren­te ge­ne­ral del Gru­po Ro­mag­no­li y so­cio de Okan­du.

Dos x dos. El maíz, con di­fe­ren­tes fe­chas de siem­bra, en uno de los en­sa­yos.

In­ten­si­fi­ca­ción 1. Co­ber­tu­ra con vi­cia (izq.) en lu­gar de bar­be­cho lim­pio (der.).

In­ten­si­fi­ca­ción 3. Maíz de se­gun­da so­bre tri­go. Un al­to ni­vel de ras­tro­jos.

In­ten­si­fi­ca­ción 2. Maíz so­bre vi­cia, una op­ción in­ver­nal que apor­ta ni­tró­geno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.