La so­ja y el maíz lu­chan uchan con­tra las pla­gas

Aten­tos a oru­ga me­di­do­ra y ba­rre­na­dor del ta­llo. allo.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

An­tes de fi­na­li­zar el 2012, el de­par­ta­men­to de zoo­lo­cuen­ta gía de INTA Per­ga­mino di­fun­día la pri­me­ra advertencia so­bre los po­si­bles ata­ques de ba­rre­na­dor del ta­llo (Dia­traea sac­cha­ra­lis) en maíz, con­si­de­ran­do el ni­vel de pos­tu­ras que se en­con­tra­ban en las tram­pas de luz en ese mo­men­to.

Tam­bién den­tro de la zo­na nú­cleo, pe­ro en es­te ca­so la agen­cia de ex­ten­sión Ve­na­do Tuer­to de INTA, es­ta se­ma­na dio a co­no­cer otro aler­ta por un au­men­to de los ni­ve­les de cap­tu­ra en tram­pas de es­ta mis­ma pla­ga y tam­bién, en so­ja, de oru­ga me­di­do­ra, oru­ga mi­li­tar ver­da­de­ra, ga­ta pe­lu­da nor­te­ame­ri­ca­na y oru­ga bo­li­lle­ra.

A pe­sar del in­cre­men­to de la po­bla­ción de va­rias es­pe­cies, el nue­vo in­for­me ha­ce hin­ca­pié pun­tual­men­te en el ba­rre­na­dor del ta­llo y la oru­ga me­di­do­ra.

En el pri­mer ca­so, el tra­ba­jo aler­ta que se están dan­do en la zo­na los pi­cos po­bla­cio­na­les de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de es­ta pla­ga que da­ña la ca­ña del maíz.

“Las cap­tu­ras de adul­tos fue­ron cre­cien­do en las úl­ti­mas se­ma­nas, lo cual in­di­ca­ría po­si­ble pre­sen­cia a cam­po du­ran­te los pró­xi­mos días”, se­ña­la el in­for­me. Lue­go in­di­ca que el um­bral de da­ño en plan­tas con pos­tu­ras pa­ra to­mar la de­ci­sión de apli­car in­sec­ti­ci­das es de 10%, pe­ro en el tra­ba­jo se res­ca­tan al­gu­nos as­pec­tos a con­si­de­rar an­tes de ha­cer el tra­ta­mien­to. En­tre los más im­por­tan­tes están:

Mo­ni­to­rear lo­tes de maíz y sor­go en un mí­ni­mo de cua­tro es­ta­cio­nes de muestreo, de­tec­tan­do pos­tu­ras ova­la­das.

Iden­ti­fi­car la co­lo­ra­ción de las pos­tu­ras y ase­gu­rar­se que la ma­yo­ría sea ma­rrón a ne­gro.

Te­ner en cuen­ta que, ge­ne­ral­men­te, las pos­tu­ras se en­cuen­tran en el en­vés de la ho­ja de la in­ser­ción de la es­pi­ga.

Es­pe­rar 4 o 5 días, te­nien­do en las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, y rea­li­zar con­tro­les.

Res­pec­to a la oru­ga me­di­do­ra, el in­for­me di­ce que el au­men­to de la po­bla­ción in­di­ca­ría que ha­brá pre­sen­cia de lar­vas en cul­ti­vos de so­ja en eta­pas ve­ge­ta­ti­vas y re­pro­duc­ti­vas du­ran­te los pró­xi­mos días.

Es­tá cla­ro que cuan­to más tem­prano se re­co­noz­ca al in­sec­to a cam­po y en los pri­me­ros es­ta­dios lar­va­les de los cin­co o seis que atra­vie­sa la pla­ga, es me­jor pa­ra to­mar la de­ci­sión de ha­cer apli­ca­cio­nes a tiem­po y, ade­más, por­que la lar­va no es tan vo­raz.

Pa­ra re­co­no­cer­la hay que con­si­de­rar que son de co­lor cla­ro y, a me­di­da que van cre­cien­do, to­man una co­lo­ra­ción más os­cu­ra. El cuer­po pre­sen­ta lí­neas blan­cas lon­gi­tu­di­na­les y a par­tir de es­ta­dios lar­va­les in­ter­me­dios las oru­gas tie­nen ca­be­za ne­gra.

Y es ca­rac­te­rís­ti­ca la for­ma de des­pla­zar­se, tal co­mo si “mi­die­ran” el ca­mino re­co­rri­do, lo cual le va­le su nom­bre vul­gar.

En­ton­ces, a no des­cui­dar­se, por­que es­tas es­pe­cies se re­pro­du­cen rá­pi­do y allí van en bus­ca de su co­mi­da pre­fe­ri­da: jus­ta­men­te, los cul­ti­vos.

Mi­dien­do. La lar­va de me­di­do­ra tie­ne lí­neas blan­cas que la re­co­rren. Se des­pla­za co­mo si mi­die­ra la su­per­fi­cie de la ho­ja en la so­ja.

Ba­rre­na. El ba­rre­na­dor del ta­llo ata­ca la ca­ña del maíz. Por es­tos días se es­tá dan­do el se­gun­do pi­co de adul­tos de la pla­ga en la zo­na nú­cleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.