Los sub­si­dios, a pleno en EE.UU. y la UE

Am­bos los re­no­va­rán fuer­te en es­te año.

Clarin - Rural - - TAPA - Jor­ge Ria­boi DIPLOMATICO Y PERIODISTA

Du­ran­te el año 2013, la Unión Eu­ro­pea (UE) y los Es­ta­dos Uni­dos ten­drán que dar los úl­ti­mos to­ques a las po­lí­ti­cas que guia­rán al con­jun­to de las ac­ti­vi­da­des agrí­co­las que desa­rro­lla­rán en los pró­xi­mos cin­co a sie­te años.

Tan­to el pro­yec­to de Po­lí­ti­ca Agrí­co­la Co­mún (PAC) de la UE, co­mo la nue­va Ley Agrí­co­la es­ta­dou­ni­den­se pre­vén man­te­ner im­por­tan­tes me­ca­nis­mos de sub­si­dio cu­ya ne­ce­si­dad y le­ga­li­dad re­sul­ta di­fí­cil de jus­ti­fi­car an­te la exis­ten­cia de un mer­ca­do que, en su ma­yor par­te, no re­quie­re del uso de fon­dos pú­bli­cos pa­ra ase­gu­rar pre­cios re­mu­ne­ra­ti­vos.

En el ca­so eu­ro­peo, el pa­que­te in­clu­ye la “sin­gu­la­ri­dad” ar­gu­men­tal de dar por ló­gi­co el apo­yo a in­di­vi­duos o em­pre­sas que ex­plo­tan tie­rras o sec­to­res de pro­duc­ción que ope­ran en con­di­cio­nes an­ti­eco­nó­mi­cas, aún cuan­do su ofer­ta no pa­re­ce jus­ti­fi­car­se en no­cio­nes ra­zo­na­bles de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria o de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble. To­do apun­ta sólo a pre­ser­var el ni­vel exis­ten­te de sub­si­dios con fun­da­men­tos pro­pios de un “Es­ta­do bo­bo” (ca­li­fi­ca­ción nues­tra).

En las úl­ti­mas ho­ras de 2012 Was­hing­ton in­cor­po­ró en la Ley de Pre­su­pues­to las dis­po­si­cio­nes que per­mi­ten ex­ten­der en for­ma pro­vi­so­ria los te­chos, vi­cios y asig­na­cio­nes con­tem­pla­dos en la Ley Agrí­co­la que ca­du­có en se­tiem­bre pa­sa­do. La nor­ma hi­zo po­si­ble dar co­ber­tu­ra al pro­gra­ma anual de sub­si­dios pa­ra el maíz y la so­ja de 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res, así co­mo otros pro­gra­mas des­ti­na­dos a asis­tir las po­lí­ti­cas de con­ser­va­ción, la agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca, las

Pre­su­pues­to 2012 Es­ta ley en EE.UU. dio ma­yor co­ber­tu­ra al pro­gra­ma pa­ra el maíz y la so­ja

fru­tas y los ve­ge­ta­les.

En adi­ción a ello, un fo­ro de no­ta­bles es­pe­cia­lis­tas con­vo­ca­do por la re­vis­ta In­te­re­co­no­mics (2012), aca­ba de re­cor­dar que esa ló­gi­ca de Es­ta­do bo­bo cun­de con enor­me brío en paí­ses co­mo Chi­na, Tur­quía, In­dia, Ru­sia, Ucra­nia, Fi­li­pi­nas y has­ta Bra­sil, cu­yos go­bier­nos au­men­tan sin pu­dor el uso de sub­si­dios dis­tor­si­vos a la pro­duc­ción, alen­ta­dos por la cer­te­za de que los pre­cios al­tos co­exis­ten con una OMC que en es­tos tiem­pos ladra mu­cho y muer­de po­co.

Los di­ri­gen­tes de la UE ale­gan que el nue­vo pro­yec­to de PAC en­cuen­tra jus­ti­fi­ca­ción en el he­cho de que na­die acom­pa­ñó el de­cre­ci­mien­to de sus sub­si­dios de unos 72.000 a 10.000 mi­llo­nes de Eu­ros (el pri­mer mon­to es la obli­ga­ción o te­cho con­traí­do con la OMC) ini­cia­do en el 2003, vi­sión que dis­ta de ser real.

Unión Eu­ro­pea Se es­ti­ma que se apro­ba­rá una PAC por 64.000 mi­llo­nes de Eu­ros es­te año

La caí­da de la ayu­da ofi­cial que se men­cio­na en el Vie­jo Con­ti­nen­te fue com­pen­sa­da por el au­men­to de los pre­cios agrí­co­las re­gis­tra­do en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y por el ful­mi­nan­te em­pleo de Pa­gos Di­rec­tos que sir­vió pa­ra re­em­pla­zar a las po­lí­ti­cas de sos­tén de pre­cios. Con el agra­van­te de que esos sub­si­dios nun­ca se ali­nea­ron, de acuer­do con los de­ba­tes re­gis­tra­dos en Bru­se­las, con pro­gra­mas ve­ri­fi­ca­bles de ca­rác­ter me­dio am­bien­tal, de sos­te­ni­mien­to a bie­nes pú­bli­cos o de lu­cha con­tra el Cam­bio Cli­má­ti­co. El úni­co país de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OECD, por sus si­glas en in­glés) que pa­re­ce ex­hi­bir al­gún re­sul­ta­do con sus po­lí­ti­cas ver­des fue Sui­za.

Con es­te en­vión, sólo un mi­la­gro po­dría evi­tar que Bru­se­las aprue­be una PAC con 64.400 mi­llo­nes de Eu­ros de sub­si­dios anua­les, mon­to al que se su­ma­rán cier­tos apor­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos de los go­bier­nos na­cio­na­les de la UE. De ese to­tal, 44.000 mi­llo­nes (31 por cien­to del pre­su­pues­to to­tal de la UE) ha­brán de ser in­ver­ti­dos en Pa­gos Di­rec­tos que be­ne­fi­cian a una ma­sa de pro­duc­to­res agrí­co­las que, en su ma­yo­ría, son más ri­cos que los con­tri­bu­yen­tes obli­ga­dos a fi­nan­ciar el me­ca­nis­mo.

El man­te­ni­mien­to de tan pe­cu­liar mo­da­li­dad de sub­si­dios en­cuen­tra una fuer­te re­sis­ten­cia en el pro­fe­sor Ste­fan Tan­ger­mann, aca­dé­mi­co de no­ta y ex Di­rec­tor de Agri­cul­tu­ra de la OECD, quien tam­bién ob­je­ta la no­ción de de­jar abier­ta la fe­cha de ter­mi­na­ción a es­te cues­tio­na­ble me­ca­nis­mo y la de no crear sub­si­dios es­pe­cí­fi­cos y aco­ta­dos a pro­gra­mas creí­bles (lo que des­de 1995 cons­ti­tu­ye una cla­ra exi­gen­cia del Anexo 2 del Acuer­do so­bre Agri­cul­tu­ra de la OMC). Se­gún su va­lio­sa opi­nión, la úni­ca vir­tud del pro­yec­to que es­tá so­bre la me­sa fue la de ser­vir pa­ra que que­da­ran en el ca­mino ini­cia­ti­vas más inep­tas (sic).

JOHN SOM­MERS / REU­TERS

So­ja sub­si­dia­da. Un far­mer de Hen­der­son, en Ken­tucky, mo­ni­to­rea un lo­te de la olea­gi­no­sa en la úl­ti­ma cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.