Ar­gen­ti­na se anotó un po­ro­to

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La Ar­gen­ti­na Ver­de y Com­pe­ti­ti­va se anotó un enor­me po­ro­to es­ta se­ma­na: Mark Ly­nas, un co­no­ci­do ac­ti­vis­ta in­glés que a me­dia­dos de los 90 or­ga­ni­zó los mo­vi­mien­tos en con­tra de los ali­men­tos trans­gé­ni­cos, di­jo que hoy no sólo re­cha­za sus pro­pios ar­gu­men­tos, sino que apo­ya y pi­de ma­yor di­fu­sión a es­ta tec­no­lo­gía.

Es fá­cil ima­gi­nar la sor­pre­sa que pro­vo­có en círcu­los am­bien­ta­lis­tas es­te gi­ro co­per­ni­cano del es­cri­tor y periodista bri­tá­ni­co, quien se pre­sen­tó en la con­fe­ren­cia Ox­ford Far­ming. Allí se des­pa­chó a gus­to pa­ra arre­pen­tir­se de sus ac­cio­nes, un inusual ges­to en un gremio no ha­bi­tua­do a ha­cer­se el ha­ra­ki­ri, aun cuan­do las evi­den­cias sen­ten­cian de muer­te al pan­fle­to fá­cil.

“La­men­to ha­ber ini­cia­do el mo­vi­mien­to an­ti-trans­gé­ni­co a me­dia­dos de los 90, ya que con ello ayu­dé a de­mo­ni­zar una im­por­tan­te op­ción tec­no­ló­gi­ca que pue­de uti­li­zar­se en be­ne­fi­cio del me­dio am­bien­te”, in­di­có Ly­nas, tal co­mo re­co­ge ALT1040. El ac­ti­vis­ta con­fe­só que has­ta 2008 no ha­bía rea­li­za­do nin­gún ti­po de in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca ni tam­po­co re­vi­sa­do do­cu­men­ta­ción so­bre bio­tec­no­lo­gía. So­lo te­nía lo que des­cri­bió co­mo un “en­ten­di­mien­to per­so­nal muy li­mi­ta­do” res­pec­to del te­ma, ase­gu­ran­do que sus creen­cias aca­ba­ron sien­do sólo mi­tos ur­ba­nos.

Mien­tras tan­to, du­ran­te los quin­ce años de ac­ti­vis­mo an­ti trans­gé­ni­cos, mu­chos paí­ses alen­ta­ron mo­ra­to­rias pa­ra la apro­ba­ción de nue­vos eventos. La Ar­gen­ti­na pa­de­ció las con­se­cuen­cias de es­tas po­lí­ti­cas, ya que al co­rrer­se el ries­go de tra­bas a las im­por­ta- cio­nes, se de­mo­ró la li­be­ra­ción al mer­ca­do de es­tas in­no­va­cio­nes. Du­ran­te bas­tan­te tiem­po se si­guió una “po­lí­ti­ca es­pe­jo”, has­ta que se op­tó por li­be­rar­se del co­rra­li­to eu­ro­peo y se re­to­mó el rit­mo de apro­ba­cio­nes. Nun­ca sa­bre­mos a cuán­to al­can­zó el lu­cro ce­san­te, ni mu­cho me­nos, el enor­me da­ño in­te­lec­tual. En la Ar­gen­ti­na, pe­rio­dis­tas y es­cri­to­res re­pi­tie­ron con

Hay más chan­ces de ser gol­pea­do por un as­te­roi­de que afec­ta­do por un OGM

flui­dez e ig­no­ran­cia los ar­gu­men­tos de Ly­nas. Oja­lá aho­ra lo si­gan en su nue­va vi­sión.

El in­glés arre­pen­ti­do ci­tó cua­tro prin­ci­pa­les equi­vo­ca­cio­nes:

“Su­pu­se que (los trans­gé­ni­cos) au­men­ta­rían el uso de pro­duc­tos quí­mi­cos. Re­sul­tó que pa­ra el al­go­dón y el maíz se ne­ce­si­ta me- nos in­sec­ti­ci­da”. Las pá­gi­nas de Cla­rín Ru­ral, y es­te columnista la­pi­da­do por los am­bien­ta­lis­tas, lo sos­tu­vie­ron des­de mu­cho an­tes que el pri­mer maíz Bt sa­lie­ra de las ga­te­ras.

“Ha­bía asu­mi­do que los trans­gé­ni­cos sólo be­ne­fi­cia­ban a las gran­des em­pre­sas. Re­sul­tó que mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en be­ne­fi­cios fue­ron ob­te­ni­dos por pe­que­ños agri­cul­to­res”. (N de la R: bueno, voy a co­brar­les a ellos las re­ga­lías, ali­vian­do la pe­sa­da car­ga que le sig­ni­fi­qué a Mon­san­to to­dos es­tos años…)

“Su­pu­se que na­die que­ría trans­gé­ni­cos. En reali­dad ocu­rrió que el al­go­dón Bt fue pi­ra­tea­do en la In­dia y la so­ja en Bra­sil por­que los agri­cul­to­res es­ta­ban an­sio­sos por usar­los”.

“Asu­mí que los trans­gé­ni­cos eran pe­li­gro­sos. Re­sul­tó que era más se­gu­ro y más pre­ci­so que el me­jo­ra­mien­to con­ven­cio­nal me­dian­te mu­ta­gé­ne­sis”.

El periodista fi­na­li­zó su po­lé­mi­co dis­cur­so cri­ti­can­do a las or­ga­ni­za­cio­nes a las que an­tes se ha­bía aso­cia­do, co­mo Green­pea­ce o U.K. Soil As­so­cia­tion, ase­gu­ran­do que am­bas se han em­pe­ña­do en ig­no­rar la evi­den­cia cien­tí­fi­ca so­bre la se­gu­ri­dad y be­ne­fi­cios de los trans­gé­ni­cos, al tiem­po que lla­mó a otros mo­vi­mien­tos en con­tra de es­tos ali­men­tos mo­di­fi­ca­dos a ce­sar las hos­ti­li­da­des.

“Us­te­des tie­nen to­do el de­re­cho a opi­nar. Pe­ro de­ben sa­ber que a es­tas al­tu­ras no son apo­ya­dos por la cien­cia. Es­ta­mos lle­gan­do a un pun­to de cri­sis, y por el bien de las per­so­nas y del pla­ne­ta, aho­ra es el mo­men­to pa­ra que pue­dan sa­lir del me­dio y de­jar que el res­to de no­so­tros con­ti­núe con el de­sa­rro­llo de la ali­men­ta­ción mun­dial sos­te­ni­ble”, re­co­ge la pu­bli­ca­ción. Y re­ma­tó di­cien­do que hay más po­si­bi­li­da­des de ser gol­pea­dos por un as­te­roi­de que afec­ta­dos por un OGM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.