Có­mo se­gui­rán el cli­ma y los cul­ti­vos en los pró­xi­mos me­ses

Lo ana­li­za el ex­per­to Eduar­do Sie­rra. Ade­lan­ta có­mo vie­ne pa­ra la co­se­cha.

Clarin - Rural - - TAPA - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Al co­mien­zo de ca­da ci­clo agrí­co­la, una de las va­riaex­pli­có bles que los pro­duc­to­res siem­pre tie­nen en cuen­ta es el cli­ma, que en las úl­ti­mas dos cam­pa­ñas ad­qui­rió un mar­ca­do pro­ta­go­nis­mo, con una “Ni­ña” que en 2011/12 pe­gó de lleno en los rin­des, y un “Ni­ño” que si bien afec­tó el ini­cio 2012/13, en la ac­tua­li­dad se en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te di­si­pa­do.

Más allá de es­te de­ve­nir, la evo­lu­ción del cli­ma en los pró­xi­mos me­ses en uno de los gran­des in­te­rro­gan­tes en es­te año que co­mien­za. En es­ta lí­nea, y de acuer­do a un in­for­me ela­bo­ra­do por el in­ge­nie­ro agró­no­mo Eduar­do Sie­rra, es­pe­cia­lis­ta en agro­cli­ma­to­lo­gía, el es­ce­na­rio cli­má­ti­co con­ti­núa mos­tran­do al­gu­nos pun­tos que ha­brá que se­guir con aten­ción.

A es­ca­la glo­bal, el es­pe­cia­lis­ta des­ta­có que se acen­tuó un ca­len­ta­mien­to de las por­cio­nes nor­te y ecua­to­rial del Océano Atlán­ti­co, fe­nó­meno que es co­no­ci­do co­mo “Os­ci­la­ción Mul­ti­va­ria­da del Océano Atlán­ti­co” (AMO, por sus si­glas en in­glés).

A ni­vel re­gio­nal, el in­for­me des­ta­ca que es­ta os­ci­la­ción per­mi­ti­ría la en­tra­da de hu­me­dad at­mos­fé­ri­ca en el nor­te del con­ti­nen­te, si­tua­ción que por un la­do fa­vo­re­ce las llu­vias en la Cuen­ca del Pla­ta pe­ro que al mis­mo tiem­po las re­du­ce ha­cia el in­te­rior del con­ti­nen­te.

A di­fe­ren­cia del “Ni­ño”, cu­yo pe­río­do de vi­da se ubi­ca so­bre los 12 me­ses, la AMO pue­de ex­ten­der­se a lo lar­go de va­rios años, con un ve­rano en el cual las pre­ci­pi­ta­cio­nes se des­pla­zan ha­cia el nor­te del país, que re­gis­tra­ría fuer­tes fo­cos de tor­men­tas se­ve­ras. “En prin­ci­pio, es­te cam­bio be­ne­fi­cia­rá a la re­gión Pam­pea­na y el sur de la Me­so­po­ta­mia, pe­ro de­bi­do al ca­lor que se es­pe­ra, po­drían dar­se si­tua­cio­nes de se­quía en los te­rre­nos al­tos, al mis­mo tiem­po que los ba­jos con­ti­nua­rán su­frien­do ex­ce­sos”, sos­tie­ne Sie­rra.

En ba­se al ca­len­ta­mien­to pro­du­ci­do por es­ta os­ci­la­ción del océano Atlán­ti­co, el es­pe­cia­lis­ta sos­tu­vo que es pro­ba­ble que el res­to de la pre­sen­te cam­pa­ña agrí­co­la se ca­rac­te­ri­ce por tres fac­to­res:

en­tra­das de ai­re frío ha­cia el co­mien­zo del oto­ño, que cau­sa­rían heladas en el sud­oes­te de la re­gión pam­pea­na;

pre­ci­pi­ta­cio­nes que se tras­la­den ha­cia el nor­te ar­gen­tino y

lap­sos de in­ten­sa ac­ti­vi­dad me­teo­ro­ló­gi­ca que al­ter­na­rán con pe­río­dos de es­ca­sa ac­ti­vi­dad, que se re­fle­ja­ría en con­di­cio­nes de ca­lor y tiem­po se­co.

En ba­se a es­ta su­ma de con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, el es­pe­cia­lis­ta que pue­den es­bo­zar­se al­gu­nas ten­den­cias pro­ba­bles de la ac­tual cam­pa­ña. En re­la­ción a los rin­des, se­ña­ló que a ni­vel na­cio­nal po­dría re­gis­trar­se un ele­va­do vo­lu­men de pro­duc­ción to­tal, pe­ro con fuer­tes con­tras­tes zo­na­les.

So­bre es­te pun­to, la ca­li­dad de la pro­duc­ción se ve­ría afec­ta­da a cau­sa de la in­ci­den­cia sa­ni­ta­ria y el ele­va­do por­cen­ta­je de hu­me­dad al mo­men­to de la co­se­cha. Ade­más, el in­for­me se­ña­la que la ma­yor in­ci­den­cia de ma­le­zas, pla­gas y en­fer­me­da­des, y las di­fi­cul­ta­des en la trilla, trans­por­te y al­ma­ce­na­je de gra­nos se tra­du­ci­ría en un in­cre­men­to de los cos­tos pro­duc­ti­vos.

En el lar­go pla­zo, el tra­ba­jo des­ta­ca que exis­ten al­gu­nas ten­den­cias que sos­tie­nen que las por­cio­nes nor­te y ecua­to­rial del océano Atlán­ti­co han in­gre­sa­do en una fa­se de ca­len­ta­mien­to que po­dría ex­ten­der­se por va­rias dé­ca­das. Si es­ta teo­ría es co­rrec­ta, Sie­rra sos­tu­vo que los epi­so­dios de “El Ni­ño” po­drían po­ten­ciar­se, cau­san­do pre­ci­pi­ta­cio­nes muy su­pe­rio­res a lo nor­mal, mien­tras que los epi­so­dios de “La Ni­ña” se ve­rían de­bi­li­ta­dos, no ge­ne­ran­do las se­quías que se re­gis­tra­ron en los ca­sos an­te­rio­res.

En es­te ca­so, el ré­gi­men de pre­ci­pi­ta­cio­nes en la su­per­fi­cie agrí­co­la ar­gen­ti­na atra­ve­sa­ría un ex­ten­so pe­río­do en don­de el fac­tor pre­do­mi­nan­te se­ría un ré­gi­men de llu­vias su­pe­rio­res a la me­dia. Así, se re­du­cen las pro­ba­bi­li­da­des de tem­po­ra­das mar­ca­das por dé­fi­cits hí­dri­cos.

De es­ta ma­ne­ra, y en un con­tex­to de cam­pa­ñas agrí­co­las sig­na­das por los vai­ve­nes cli­má­ti­cos, los pro­duc­to­res cuen­tan con más in­for­ma­ción pa­ra co­men­zar a de­li­near es­tra­te­gias de lar­go pla­zo, que per­mi­tan dis­mi­nuir el im­pac­to del va­ria­ble fac­tor cli­má­ti­co.

RO­BER­TO PE­RA

Apues­ta. La so­ja, ba­jo las nu­bes, en el cen­tro bo­nae­ren­se. “El Ni­ño” es­tá ca­si di­si­pa­do, sos­tie­nen los es­pe­cia­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.