“Me cor­ta­ron las pier­nas”

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El lar­go pe­ri­plo de la pre­si­den­ta CFK y su am­plia co­mi­nas” ti­va por Abu Dha­bi y Ja­kar­ta sir­vió pa­ra con­fir­mar lo que el mun­do ve y le in­tere­sa de la Ar­gen­ti­na: su enor­me po­ten­cia agroin­dus­trial. Y, al mis­mo tiem­po, pa­ra ex­po­ner des­car­na­da­men­te la in­ve­ro­sí­mil ac­ti­tud del go­bierno ha­cia es­te sec­tor.

En Fu­nes el Me­mo­rio­so, Bor­ges des­cri­be al per­so­na­je que sa­bía to­do, que ha­bía apren­di­do sin es­fuer­zo el in­glés, el fran­cés, el por­tu­gués, el la­tín. “Sos­pe­cho, sin em­bar­go, que no era muy ca­paz de pen­sar. Pen­sar es ol­vi­dar di­fe­ren­cias, es ge­ne­ra­li­zar, abs­traer”.

Sal­van­do las dis­tan­cias, a cier­tos fun­cio­na­rios del go­bierno, y a su men­to­ra, les ca­be el sa­yo. Por­que si se de­tu­vie­ran un ins­tan­te a ana­li­zar el men­sa­je re­cu­rren­te, ol­vi­da­rían di­fe­ren­cias, y se pon­drían a tra­ba­jar en el sen­ti­do de la na­tu­ra­le­za de las co­sas. No al­ber­go es­pe­ran­za al­gu­na de al­gún cam­bio, pe­ro por lo me­nos re­la­ta­re­mos los he­chos que -en un país nor­mal y po­bla­do por bue­na gen­te-, ge­ne­ra­rían me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos y to­das.

En Abu Dha­bi, al can­ci­ller Héc­tor Ti­mer­man le bri­lla­ban los ojos, des­lum­bra­do por los pe­tro­dó­la­res que le pe­dían puer­ta pa­ra en­trar en el agro­ne­go­cio pam­peano. En la pre­mu­ra por dar la bue­na nue­va, ol­vi­dó que su go­bierno, ha­ce un par de años, can­ce­ló la po­si­bi­li­dad de que fon­dos in­ter­na­cio­na­les in­cur­sio­nen en nues­tros cam­pos.

El co­rra­li­to de tie­rras fue im­pues­to por un pro­yec­to de ley que ti­ró al Con­gre­so la pro­pia pre­si­den­ta, en la “in­te­li­gen­cia” de que con él se me­te­ría una cu­ña en­tre las en­ti­da­des del cam­po, el enemi­go a ven­cer des­de la de­rro­ta por la 125.

Un po­de­ro­so fon­do ára­be anun­ció su des­em­bar­co en el Cha­co, ha­ce tres años, pa­ra desa­rro­llar el Im­pe­ne­tra­ble. Pon­drían tie­rras en pro­duc­ción, lle­va­rían agua po­ta­ble a po­bla­cio­nes mar­gi­na­les, con re­pre­sas so­bre el río Ber­me­jo, que

La fra­se de Ma­ra­do­na es un sín­dro­me que tam­bién al­can­za al Go­bierno K

ha­ce 150 años es­pe­ra su ca­na­li­za­ción. El pro­pio go­ber­na­dor Jor­ge Ca­pi­ta­nich los re­ci­bía en su des­pa­cho y fir­ma­ba un pro­to­co­lo de en­ten­di­mien­to. La apro­ba­ción de una ley po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, y eco­nó­mi­ca­men­te ab­sur­da, so­lo pa­ra re­go­dear­se en las di­fe­ren­cias, re­me­da al “me cor­ta­ron las pier- del fut­bo­lis­ta que inau­gu­ra­ba su lar­ga ago­nía. No sé có­mo se van a arre­glar pa­ra que se con­cre­te el an­he­lo de los ára­bes: un gran can­je de pe­tro­dó­la­res por “so­ja­dó­la­res”. Sa­ben que de la so­ja sa­le co­mi­da y bio­com­bus­ti­bles.

Y pre­ci­sa­men­te el se­gun­do he­cho re­le­van­te del via­je (que sin em­bar­go pa­só des­aper­ci­bi­do) fue la in­ter­ven­ción de la pro­pia Cris­ti­na, du­ran­te la inau­gu­ra­ción de la Con­fe­ren­cia Mun­dial de Ener­gía. Allí, frente al pre­si­den­te de Fran­cia y a la rei­na de Jor­da­nia, di­jo que es­ta­ba or­gu­llo­sa de la in­dus­tria ar­gen­ti­na de bio­die­sel, “que ha con­ver­ti­do al país en el pri­mer ex­por­ta­dor mun­dial”.

Ay, ay, ay, se­ño­ra. Su go­bierno aca­ba de des­tro­zar a es­ta in­dus­tria. Le re­cuer­do: en oc­tu­bre le du­pli­có los de­re­chos de ex­por­ta­ción, fre­nan­do to­tal­men­te los em­bar­ques. An­tes, la im­pe­ri­cia en el ma­ne­jo de la es­ta­ti­za­ción de YPF pro­vo­có la reacción es­pa­ño­la, el prin­ci­pal com­pra­dor, quien de in­me­dia­to ce­só sus com­pras. Lue­go, por pre­sión de la UE, vol­vió a com­prar, pe­ro en el ín­te­rin se fil­tró el bio­die­sel de In­do­ne­sia. Us­ted es­tu­vo aho­ra en Ja­kar­ta, y allá se ha­brá en­te­ra­do del in­te­rés de los in­do­ne­sios por la ha­ri­na y el acei­te de so­ja. Sin em­bar­go, son ya los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de bio­die­sel de pal­ma, que rá­pi­da­men­te es­tá ocu­pan­do el lu­gar del de so­ja, cu­yo abas­te­ci­mien­to se ha con­ver­ti­do en in­se­gu­ro en los paí­ses se­rios de la vie­ja Eu­ro­pa. Se po­dría com­pe­tir por la ma­yor ca­li­dad y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes pa­ra el frío cli­ma eu­ro­peo (el de pal­ma se en­tur­bia), pe­ro con las ac­tua­les re­ten­cio­nes el bio­die­sel ar­gen­tino es­tá to­tal­men­te fue­ra de com­pe­ten­cia.

En fin, una bue­na for­ma de re­me­dar a aquél Ma­ra­do­na del “me cor­ta­ron las pier­nas”. Se las ha­bía cor­ta­do so­li­to. Un sín­dro­me que al­can­za al go­bierno K.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.