Las ideas de un am­bien­ta­lis­ta arre­pen­ti­do

To­do lo que di­jo el bri­tá­ni­co Mark Ly­nas en su au­to­crí­ti­ca en la re­cien­te Con­fe­ren­cia Agrí­co­la de Ox­ford.

Clarin - Rural - - CÓMO SIGUE EL CLIMA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Tal co­mo ade­lan­tó Cla­rín Ru­ral la se­ma­na pa­da­da, en los pri­me­ros días de enero, en la Con­fe­ren­cia Agrí­co­la de Ox­ford, In­gla­te­rra, el co­no­ci­do am­bien­ta­lis­ta Mark Ly­nas se dis­cul­pó por ha­ber si­do uno de los fun­da­do­res del mo­vi­mien­to an­ti-OGM.

Aho­ra, el dis­cur­so de Ly­nas en esa oca­sión fue pu­bli­ca­do en la pá­gi­na web de Ar­gen­bio, la ins­ti­tu­ción que en la Ar­gen­ti­na de­fun­de los avan­ces de la cien­cia vin­cu­la­dos a la agri­cul­tu­ra. Así, pue­de co­no­cer­se al­gu­nas ideas adi­cio­na­les a las ya pu­bli­ca­das.

“He des­cu­bier­to la cien­cia”, di­jo. Y agre­gó: “En ese pro­ce­so es­pe­ro ha­ber­me con­ver­ti­do en un me­jor am­bien­ta­lis­ta”.

Ly­nas es es­cri­tor, periodista y ac­ti­vis­ta am­bien­tal. Li­de­ró el mo­vi­mien­to con­tra el uso de los OGM en la agri­cul­tu­ra du­ran­te la dé­ca­da de los no­ven­ta. Al mis­mo tiem­po, se trans­for­mó en una de las prin­ci­pa­les vo­ces de aler­ta por el cam­bio cli­má­ti­co, des­ta­có Ar­gen­bio.

“Pa­ra mí, es­te am­bien­ta­lis­mo an­ti-cien­cia se hi­zo ca­da vez más in­com­pa­ti­ble con mi am­bien­ta­lis­mo pro-cien­cia con res­pec­to al cam­bio cli­má­ti­co. Pu­bli­qué mi pri­mer li­bro so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal en el 2004, y es­ta­ba de­ci­di­do a ha­cer­lo cien­tí­fi­ca­men­te creí­ble y no sólo una co­lec­ción de anéc­do­tas”, re­cor­dó Ly­nas.

Y lue­go si­guió: “Me en­con­tré dis­cu­tien­do con gen­te que yo con­si­de­ra­ba in­co­rre­gi­ble­men­te an­ti-cien­tí­fi­ca, por­que no que­rían es­cu­char a los cli­ma­tó­lo­gos y ne­ga­ban la reali­dad cien­tí­fi­ca del cam­bio cli­má­ti­co”.

Más ade­lan­te, afir­mó que “sin em­bar­go, in­creí­ble­men­te, en ese mo­men­to, en el año 2008, to­da­vía es­ta­ba es­cri­bien­do dia­tri­bas po­lí­ti­cas en The Guar­dian ata­can­do la cien­cia de los trans­gé­ni­cos -a pe­sar de que yo no ha­bía he­cho nin­gu­na in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca so­bre el te­ma y te­nía un co­no­ci- mien­to per­so­nal bas­tan­te li­mi­ta­do-”.

Fi­nal­men­te, mos­tró su arre­pen­ti­mien­to: “Ob­via­men­te es­ta con­tra­dic­ción era in­sos­te­ni­ble, así que hi­ce al­gu­nas lec­tu­ras y des­cu­brí que una por una mis que­ri­das creen­cias so­bre los trans­gé­ni­cos eran po­co más que le­yen­das ur­ba­nas ver­des. Yo ha­bía su­pues­to que au­men­ta­ría el uso de pro­duc­tos quí­mi­cos. Re­sul­tó que el al­go­dón y el maíz re­sis­ten­tes a las pla­gas ne­ce­si­tan me­nos in­sec­ti­ci­da. Yo ha­bía asu­mi­do que los trans­gé­ni­cos sólo be­ne­fi­cia­ban a las gran­des em­pre­sas. Re­sul­tó que mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de be­ne­fi­cios fue­ron ob­te­ni­dos por los agri­cul­to­res al usar me­nos in­su­mos”.

Ly­nas. En su pre­sen­ta­ción en Ox­ford.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.