El que sa­be ha­ce la di­fe­ren­cia

Clarin - Rural - - EXPOAGRO/NUEVA GENÉTICA - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

“La bre­cha de co­no­ci­mien­tos en la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na pue­de ge­ne­rar pér­di­das de has­ta 6.700 ki­lo­gra­mos de gra­nos por hec­tá­rea en­tre quie­nes son más o me­nos efi­cien­tes”, in­for­mó An­drés Mén­dez, coor­di­na­dor del pro­yec­to Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión y Má­qui­nas Pre­ci­sas del INTA. “Pa­ra que la Ar­gen­ti­na pue­da apro­ve­char sus po­ten­cia­li­da­des se re­quie­re de ca­pa­ci­ta­ción”, di­jo.

De acuer­do con el téc­ni­co, en to­dos los ca­sos, esas di­fe­ren­cias no están ge­ne­ra­das por el gra­do de in­ver­sio­nes sino por fal­ta de co­no­ci­mien­tos y ca­li­dad de los pro­ce­sos, que al­can­zan la re­gu­la­ción y pues­ta a pun­to de la ma­qui­na­ria y el ma­ne­jo ope­ra­ti­vo.

Mén­dez se re­fi­rió a un es­tu­dio del INTA Man­fre­di (en Cór­do­ba) que es­pe­ci­fi­có las pér­di­das re­gis­tra­das en seis la­bo­res (bar­be­cho, siem­bra, pul­ve­ri­za­ción, di­fe­ren­cia­ción por ca­li­dad, co­se­cha y pos­co­se­cha) y que re­ve­la que en la pri­me­ra la­bor un pro­duc­tor de al­to ren­di­mien­to pue­de per­der unos 200 kg/ha mien­tras que, mal rea­li­za­da, las mer­mas al­can­za­rían los 1.800 kg/ha. Así, la bre­cha de co­no­ci­mien­tos arro­ja una di­fe­ren­cia pro­duc­ti­va abis­mal: 1.600 ki­lo­gra­mos de pér­di­das du­ran­te un sólo pro­ce­so.

El pro­ble­ma de las pér­di­das co­mien­za an­tes de la im­plan­ta­ción, en el pe­río­do de bar­be­cho quí­mi­co, cuan­do se acu­mu­la agua en el sue­lo. Co­mo ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta del INTA, con un milímetro de agua se pro­du­cen en pro­me­dio ca­si 10 ki­los de grano de tri­go, 18 de maíz y 8 de so­ja. Así, un bar­be­cho que per­mi­te al­ma­ce­nar 120 mi­lí­me­tros de agua útil equi­val­dría a rin­des de 1.200 kg/ha en tri­go, 2.160 en maíz y 960 kg/ha en so­ja.

“Si el pro­duc­tor quie­re sem­brar en un sue­lo don­de el agua al­ma­ce­na­da es­tá cer­ca­na al pun­to de mar­chi­tez pa­ra el cul­ti­vo y lo de­ci­de por­que jus­to llo­vie­ron 20 mi­lí­me­tros, es­ta­rá re­du­cien­do su po­ten­cial ya des­de la siem­bra”, afir­mó Mén­dez.

En la im­plan­ta­ción, al­gu­nos cul­ti­vos son más vul­ne­ra­bles a los erro­res que otros. El téc­ni­co sos­tu­vo que en la úl­ti­ma cam­pa­ña de maíz, el cul­ti­vo más sus­cep­ti­ble a una ma­la im­plan­ta­ción, se lo­gra­ron di­fe­ren­cias de ren­di­mien­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vas en en­sa­yos rea­li­za­dos por el INTA. “Con una pro­fun­di­dad de siem­bra de 6 cen­tí­me­tros y una ve­lo­ci­dad de 9 km/h, ver­sus un tra­ta­mien­to de 3 cen­tí­me­tros y 6 km/h, la di­fe­ren­del cia de rinde a fa­vor de es­te úl­ti­mo ca­so fue de 2.700 ki­lo­gra­mos por hec­tá­rea”, ase­gu­ró Mén­dez.

Con res­pec­to a la fer­ti­li­za­ción de es­te cul­ti­vo, el es­tu­dio re­gis­tró una di­fe­ren­cia pro­me­dio de 1.000 kg/ha más al apli­car igual do­sis de ni­tró­geno en la siem­bra que en las eta­pas V10/12, an­tes de la flo­ra­ción. Ade­más, se­gún el téc­ni­co INTA, “se pu­die­ron cuan­ti­fi­car ren­di­mien­tos en so­ja de 800 kg/ha, en­tre lo que se rea­li­za en pro­me­dio y lo que se pue­de lo­grar con ajus­tes de dis­tan­cia­mien­to en­tre sur­cos y gru­pos por am­bien­tes ca­rac­te­ri­za­dos”.

En cuan­to a los pro­ce­sos de con­trol de in­sec­tos, ma­le­zas y pla­gas, sin diag­nós­ti­co y apli­ca­ción co­rrec­tas, “po­drían cau­sar mer­mas bas­tan­te con­si­de­ra­bles pa­ra los cul­ti­vos, que van des­de el 5% al 50% del ren­di­mien­to ob­je­ti­vo plan­tea­do”, ase­gu­ró Mén­dez.

Por otra par­te, el mo­men­to de la co­se­cha es un pun­to crí­ti­co: el in­gre­so tar­dío de la co­se­cha­do­ra al lo­te pue­de cau­sar pér­di­das muy sig­ni­fi­ca­ti­vas. “Si el mo­men­to es óp­ti­mo, las pér­di­das to­ta­les de­ben man­te­ner­se de­ba­jo de los 85 kg/ ha en so­ja”, pre­ci­só el es­pe­cia­lis­ta. Pa­ra él, es muy co­mún co­se­char ex­ce­dien­do los lí­mi­tes má­xi­mos de la ca­pa­ci­dad de la má­qui­na y du­pli­car o tri­pli­car las pér­di­das.

En la Ar­gen­ti­na, el pro­me­dio de pér­di­das du­ran­te la co­se­cha y pos­co­se­cha su­pera el 12% y en al­gu­nos lo­tes al­can­za el 20%. Res­pec­to al al­ma­ce­na­mien­to, Mén­dez re­cor­dó que los gra­nos se­cos, sa­nos y lim­pios se con­ser­van me­jor y acon­se­jó que an­tes de al­ma­ce­nar­los se pue­den se­pa­rar se­gún la ca­li­da­des en cuan­to a te­nor de pro­teí­na y acei­te.

“Es­to per­mi­ti­ría di­fe­ren­ciar el pro­duc­to sa­lien­do des­de el mis­mo lo­te, cuan­do exis­ten am­bien­tes muy dis­tin­tos, y lo­grar ca­li­da­des acep­ta­bles o más que acep­ta­bles pa­ra la trans­for­ma­ción en pro­teí­na ani­mal o pa­ra la pro­duc­ción de ali­men­tos pa­ra con­su­mo hu­mano”, con­clu­yó.

RO­BER­TO PE­RA

Con lu­pa. La dosificación de la se­mi­lla y la dis­tan­cia en­tre sur­cos, son va­ria­bles que hay que ajus­tar a ca­da am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.