El más gran­de de

En La Can­de­la­ria, de Tren­que Lau­quen, en­si­la­ron 150.000 to­ne­la­das de maíz. Un ta­rea que re­qui­rió tra­ba­jo fino y que pin­ta pa­ra ré­cord. Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Clarin - Rural - - INTENSIFICACIÓN GANADERA -

El si­lo se con­vir­tió, en los úl­ti­mos años, en un ali­men­to es­tra­té­gi­co pa­ra el de­sa­rro­llo de la pro­duc­ción ga­na­de­ra. Es­te cam­bio tec­no­ló­gi­co es par­te de un pro­ce­so de in­ten­si­fi­ca­ción que vie­ne ex­pe­ri­men­tan­do el ma­ne­jo de la ali­men­ta­ción.

Lo­grar un buen si­lo no es una ta­rea fá­cil, ya que pri­me­ro hay que ha­cer un buen cul­ti­vo y des­pués una bue­na con­fec­ción pa­ra mi­ni­mi­zar las pér­di­das. En­ton­ces, con­si­de­ran­do es­tos dos fac­to­res, pen­sar en en­si­lar 4.000 hec­tá­reas de maíz pa­re­ce una ta­rea más que com­ple­ja. Sin em­bar­go, en un tra­ba­jo con­jun­to, la es­tan­cia La Can­de­la­ria, de Tren­que Lau­quen, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, jun­to a Da­niel Gar­de­llo, el con­tra­tis­ta tan­di­len­se a car­go de la ta­rea, lo lo­gra­ron en la úl­ti­ma cam­pa­ña.

La Can­de­la­ria es un es­ta­ble­ci­mien­to agrí­co­la-ga­na­de­ro de 12.700 hec­tá­reas en el oes­te bo­nae­ren­se. La es­tan­cia tie­ne un feed­lot de re­cría y en­gor­de que uti­li­za el si­lo de maíz co­mo ali­men­to cen­tral de la die­ta, ade­más de que tam­bién se ofre­ce co­mo grano hú­me­do y se­co.

Juan Ma­nuel Ló­pez es el en­car­ga­do ge­ne­ral del feed­lot y cuen­ta, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, que ini­cial­men­te se en­si­la­rían 3.500 hec­tá­reas del ce­real pe­ro lue­go de eva­luar y con­cluir que los mai­za­les es­ta­ban en muy bue­na con­di­ción se pi­ca­ron 500 hec­tá­reas más. El téc­ni­co se­ña­la que el si­la­je apor­ta fle­xi­bi­li­dad en el ma­ne­jo de la ha­cien­da y per­mi­te re­gu­lar el mo­men­to de sa­li­da de los ani­ma­les, és­to con­si­de­ran­do que al cam­po in­gre­sa una gran can­ti­dad de ca­be­zas al mo­men­to de la za­fra de mar­zo. Tam­bién co­men­ta que el año pa­sa­do, en el pi­co má­xi­mo de stock de ca­be­zas lle­ga­ron a los 62.000 ani­ma­les que son, prin­ci­pal­men­te, de ra­zas bri­tá­ni­cas y sus cru­zas y pro­vie­nen, en ma­yor me­di­da, de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Ac­tual­men­te, el nú­me­ro de ani­ma­les que se es­tá in­ver­nan­do tam­po­co es des­pre­cia­ble, hay 41.000 ca­be­zas y de las 150.000 to­ne­la­das en­si­la­das la úl­ti­ma cam­pa­ña so­lo que­dan unas 10.000.

Res­pec­to al ma­ne­jo del cul­ti­vo, el téc­ni­co ex­pli­ca que son to­dos ma­te­ria­les gra­ní­fe­ros lo que se siem­bran pa­ra el si­lo y re­ci­ben un ma­ne­jo de al­ta tec­no­lo­gía. Ade- más se “es­ca­lo­nan” las fe­chas de siem­bras, se­gún una de­ci­sión del de­par­ta­men­to agrí­co­la de la fir­ma, pa­ra lue­go pi­car ca­da lo­te en el mo­men­to óp­ti­mo, acla­ra Ló­pez. En sí hay dos gran­des gru­pos de fe­chas de siem­bra, los de pri­me­ra, que se pi­can en fe­bre­ro y que el año pa­sa­do re­pre­sen­ta­ron una su­per­fi­cie me­nor que los tar­díos, que se pi­can en mar­zo.

“Los ma­te­ria­les de se­gun­da fe­cha se com­por­tan igual­men­te a los de pri­me­ra en es­ta zo­na, pe­ro tie­nen co­mo des­ven­ta­ja que al mo­men­to de pi­ca­do lle­gan las llu­vias y no siem­pre hay pi­so pa­ra en­trar con las má­qui­nas o heladas tem­pra­nas afec­tan la ca­li­dad del cul­ti­vo”, co­men­ta Ló­pez.

En la úl­ti­ma cam­pa­ña lo­gra­ron, en pro­me­dio, 40 to­ne­la­das de maíz por hec­tá­reas, con pi­cos que lle­ga­ron a los 50 to­ne­la­das. Pe­ro no so­la­men­te el vo­lu­men pro­du­ci­do es im­por­tan­te pa­ra el planteo ga­na­de­ro, ade­más son muy exi­gen­tes con la ca­li­dad lo­gra­da en el si­la­je.

“Te­ne­mos un gru­po de per­so­nas que es­tá per­ma­nen­te­men­te tra­ba­jan­do du­ran­te el pi­ca­do, to­man­do mues­tra de lo cor­ta­do y mi­dien­do la pro­por­ción de grano en­te­ro en el ma­te­rial. To­le­ra­mos so­lo 2% de grano en­te­ro ya que, de lo con­tra­rio, ba­ja el apro­ve­cha­mien­to del ali­men­to por el ani­mal”, in­di­ca Ló­pez.

Fi­nal­men­te es­ti­ma que pa­ra es­te año, lue­go de las im­por­tan­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes que afec­ta­ron a la re­gión y anega­ron gran­des ex­ten­sio­nes de te­rreno, la su­per­fi­cie pa­ra pi­car se­rá un 40% de la he­cha el año pa­sa­do. “To­da­vía te­ne­mos pro­ble­mas de pi­so en par­te del cam­po y es­ta ba­ja en la su­per­fi­cie en­si­la­da afec­ta­rá al ne­go­cio ga­na­de­ro”, ad­vier­te.

Por su par­te, Gar­de­llo ma­ni­fies­ta que “con la di­men­sión de tra­ba­jo que im­pli­có ha­cer un si­lo de tal mag­ni­tud hay que ha­cer ajus­tes ope­ra­ti­vos de for­ma per­ma­nen­te” y agre­gó que, des­de el pi­ca­do del cul­ti­vo, si­guien­do por la lo­gís­ti­ca de los ca­mio­nes has­ta la com­pac­ta­ción del si­lo con los trac­to­res de­be es­tar coor­di­na­do al mí­ni­mo de­ta­lle. La di­men­sión a la que se ha­ce re­fe­ren­cia son los 150.000 to­ne­la­das de maíz que se pi­ca­ron en dos me­ses ne­tos de tra­ba­jo y que, en tér­mi­nos de su­per­fi­cie, el si­lo abar­có 300 me­tros de ba­se, 90 me­tros de an­cho y 14 me­tros de al­to.

Ca­be acla­rar que el tra­ba­jo se de­tu­vo por 25 días en­tre los que se ter­mi­nó de pi­car la pri­me­ra fe­cha de siem­bra y se co­men­zó con los ma­te­ria­les tar­díos, es­to da­do por el dis­tin­to mo­men­to de ma­du­ra­ción de los cul­ti­vos.

Pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta ta­rea se ne­ce­si­tó de la la­bor de dos pi­ca­do­ras, vein­te ca­mio­nes y cua­tro trac­to­res. Por eso Gar­de­llo ha­ce mu­cho hin­ca­pié en la coor­di­na­ción de una lo­gís­ti­ca pre­ci­sa.

“Es­ta ta­rea hu­bie­ra si­do im­po­si­ble si las má­qui­nas están pi­can­do a un rit­mo, los ca­mio­nes van a otro y se com­pac­ta a otra ca­pa­ci­dad”, afir­mó y acla­ró: “Fue un fu­si­ble el trans­por­te des­de el lo­te al lu­gar don­de es­tá el si­lo por­que ha­bía po­tre­ros a 12 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y los ca­mi­nos, con tan­to trán­si­to, se rom­pen fá­cil­men­te, ge­ne­ran nu­bes de tie­rra y co­mien­za a de­te­ner­se el avan­ce. Si es­to hu­bie­ra su­ce­di­do era pre­fe­ri­ble de­te­ner una pi­ca­do­ra pa­ra man­te­ner cons­tan­te la ve­lo­ci­dad de to­do la ta­rea”.

En es­te sen­ti­do, cal­cu­ló que se hi­cie­ron más de 10.000 via­jes de ca­mio­nes pa­ra trans­por­tar lo pro­du­ci­do. Al res­pec­to, el con­tra­tis­ta pon­de­ra la im­por­tan­cia que tu­vo el rie­go per­ma­nen­te de los ca­mi­nos pa­ra evi­tar su rup­tu­ra, ade­más de te­ner idea­da siem­pre una ru­ta al­ter­na­ti­va pa­ra lle­gar al lo­te que se es­ta­ba pi­can­do y no de­te­ner nun­ca la ta­rea ya que “hu­bo mo­men­tos en el que nos co­rría la ma­te­ria se­ca”, di­ce, ha­cien­do alu­sión a la hu­me­dad óp­ti­ma de

Pa­ra arri­ba. Los trac­to­res arras­tran con sus pa­las el ma­te­rial pi­ca­do y de­po­si­ta­do en la ba­se. Al mis­mo tiem­po, el pe­so de la má­qui­na com­pac­ta y ge­ne­ra la an­ae­ro­bio­sis

Gar­de­llo. Es con­tra­tis­ta de Tan­dil.

Ló­pez. Téc­ni­co de La Can­de­la­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.