“Las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas”

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Cer­van­tes lo pu­so en La Ce­les­ti­na y lo re­pi­tió, dos ve­ces, en El Qui­jo­te. Bueno, si él lo hi­zo, yo tam­bién pue­do: “las com­pa­ra­cio­nes son siem­pre odio­sas”. Ade­más, el que avi­sa no trai­cio­na.

En Cas­ca­vel, la prós­pe­ra ciu­dad del es­ta­do de Pa­ra­ná, se ce­le­bró la se­ma­na pa­sa­da la ver­sión 2013 de una de las fe­rias agrí­co­las más im­por­tan­tes de Bra­sil. Has­ta allí fue Dil­ma Rous­seff y apro­ve­chó pa­ra en­tre­gar 39 ro­toex­ca­va­do­ras, una pa­ra ca­da in­ten­den­te de pue­blos del in­te­rior, to­dos de me­nos de 50.000 ha­bi­tan­tes. Des­pués arran­có con su dis­cur­so.

Acos­tum­bra­do a es­tas ce­le­bra­cio­nes y al clá­si­co re­par­to de bue­nas no­ti­cias, es­tu­ve a pun­to de ha­cer zapping. Pe­ro Dil­ma no me dio tiem­po. Lan­zó de en­tra­da que esas re­troex­ca­va­do­ras eran par­te del plan ofi­cial de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra “for­ta­le­cer los agro­ne­go­cios”. Me atra­pó.

En­se­gui­da, ex­pli­có que el agro­ne­go­cio es la for­ta­le­za de Bra­sil y que és­te se edi­fi­có so­bre la ba­se de la tec­no­lo­gía que in­cor­po­ró el sec­tor agroin­dus­trial. “Las ven­ta­jas na­tu­ra­les se po­ten­cian con

Dil­ma Rous­seff ex­pli­có que el agro­ne­go­cio es la for­ta­le­za de Bra­sil

los con­ti­nuos avan­ces tec­no­ló­gi­cos que pu­sie­ron a Bra­sil co­mo po­ten­cia mun­dial de ali­men­tos”. Plan­teó la sa­ga del va­lor agre­ga­do, con só­li­das men­cio­nes al pa­pel de Bra­sil en la pro­duc­ción de “pro­teí­nas ani­ma­les”. Nos re­cor­dó que se ob­tie­nen a par­tir del maíz y la so­ja, los dos pro­duc­tos más di­ná- mi­cos de la ex­pan­sión.

En­tre los asis­ten­tes es­ta­ba el Blai­ro Mag­gi, fa­mo­so pro­duc­tor de so­ja (y aho­ra maíz), go­ber­na­dor del es­ta­do de Mat­to Gros­so do Sul y ri­val po­lí­ti­co de Dil­ma. Pe­ro la pre­si­den­ta le de­di­có un ca­ri­ño­so pá­rra­fo, agra­de­cién­do­le su pa­pel de pio­ne­ro en el agro­ne­go­cio de Bra­sil. ¿Vio por qué las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas?

Es tan fuer­te el cre­ci­mien­to de la agro­pe­cua­ria bra­si­le­ña que los pla­ni­fi­ca­do­res le erran por de­fec­to. La sor­pre­sa es el maíz: ha­ce me­nos de un año, una pro­yec­ción del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra sos­te­nía que iban a lle­gar a las 70 mi­llo­nes de to­ne­la­das en el 2020/21. Le pi­fia­ron fie­ro: al mo­men­to de edi­tar el in­for­me, en abril del 2012, ya es­ta­ban re­co­gien­do 72 mi­llo­nes. Y es­te año apun­tan a las 80, su­peran­do a la Ar­gen­ti­na co­mo se­gun­do ex­por­ta­dor mun­dial. Bra­sil des­cu­brió que ne­ce­si­ta el maíz pa­ra dar­le sus­ten­ta­bi­li­dad al de­sa­rro­llo so­je­ro. Am­bos son los pro­duc­tos ban­de­ra. To­do lo de­más cre­ce al 1% anual, el maíz lo ha­ce al 5% y la so­ja al­go me­nos. Am­bos cons­ti­tu­yen tam­bién la ba­se de la cas­ca­da de va­lor que se ini­cia en el pro­ce­sa­mien­to pa­ra ob­te­ner ha­ri­nas pro­tei­cas, acei­te, bio­com­bus­ti­bles (bio­die­sel y eta­nol de maíz, que em­pie­za a en­tro­me­ter­se en un mun­do has­ta aho­ra

La so­ja y el maíz son la ba­se de la cas­ca­da de va­lor en el país ve­cino

do­mi­na­do por la ca­ña de azú­car) y fi­nal­men­te en car­nes de to­do ti­po. El va­lor de la pro­duc­ción de maíz al­can­za es­te año a 40.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Bra­sil ya li­de­ra las ex­por­ta­cio­nes mun­dia­les de po­llos, con 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das, que se con­ver­ti­rán en 5 a fi­nes de la dé- ca­da. Tam­bién es­tá en el po­dio de los cer­dos, y es el nú­me­ro uno en car­ne va­cu­na, que cre­ce fuer­te. Au­men­ta­ron el stock en 26 mi­llo­nes de ca­be­zas en el mis­mo lap­so en el que la Ar­gen­ti­na per­dió 11. A ellos no se les ocu­rrió hablar de la me­sa de los bra­si­le­ños, que aho­ra es­tá mu­cho me­jor abas­te­ci­da, sin re­ten­cio­nes ni des­aco­ple. El pro­duc­to me­nos in­tere­san­te, di­ce el do­cu­men­to del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, es el po­ro­to, cu­yo con­su­mo tie­ne un coe­fi­cien­te de elas­ti­ci­dad ne­ga­ti­vo. En crio­llo: cuan­do me­jo­ran los in­gre­sos, dis­mi­nu­ye la in­ges­ta de po­ro­to y au­men­ta la de car­ne.

El mis­mo in­for­me di­ce que la ma­yor li­mi­tan­te pa­ra la ex­pan­sión mai­ce­ra es la fal­ta de se­mi­lla. Es­ta se­ma­na, en Sui­za, Syn­gen­ta anun­ció una in­ver­sión de 77 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra pro­du­cir se­mi­lla de maíz en Bra­sil. ¿En­tien­de aho­ra por qué las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.