Por una cría más sustentable

Una in­ves­ti­ga­ción de do­cen­tes de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAU­BA) pro­po­ne una al­ter­na­ti­va pa­ra el ma­ne­jo de los pas­ti­za­les pam­pea­nos no ba­sa­da en gli­fo­sa­to, sino en la elec­ción de am­bien­tes con ma­yor po­ten­cial, pas­to­reo con­tro­la­do y fer­ti­li­za­ció

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - FAU­BA ES­PE­CIAL PA­RA CLA­RIN RU­RAL

“Un pas­ti­zal na­tu­ral ma­ne­ja­do por am­bien­tes, con pas­de to­reo con­tro­la­do, pue­de pro­du­cir tan­to co­mo una pas­tu­ra y ge­ne­rar bue­nos be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos. In­clu­so, se pue­den en­gor­dar los ter­ne­ros si se fer­ti­li­za con fós­fo­ro y se in­ter­siem­bran le­gu­mi­no­sas”. La afir­ma­ción co­rres­pon­de a Adria­na Ro­drí­guez, do­cen­te de la Cá­te­dra de Fo­rra­jes de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA.

“Los pas­ti­za­les pam­pea­nos tie­nen más de 50 es­pe­cies con ro­les di­fe­ren­tes y va­lio­sos. El re­em­pla­zo por pas­tu­ras cul­ti­va­das no siem­pre lo­gra una me­jo­ra sus­tan­cial en la pro­duc­ción de car­ne”, sos­tu­vo, y re­co­men­dó una prác­ti­ca de ma­ne­jo sustentable desa­rro­lla­da por Víc­tor Ale­jan­dro De­re­gi­bus y co­la­bo­ra­do­res de la Cá­te­dra de Fo­rra­jes, pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de la cría va­cu­na en in­vierno, cuan­do el frío li­mi­ta el cre­ci­mien­to del pas­to y los pas­ti­za­les su­fren una ma­yor pre­sión de pas­to­reo, en la épo­ca de pa­ri­ción, crí­ti­ca pa­ra las va­cas.

La téc­ni­ca con­sis­te en ele­gir los sec­to­res del cam­po con ma­yor po­ten­cial pro­duc­ti­vo (las me­dias lo­mas), rea­li­zar pas­to­reos muy in­ten­sos a fin del ve­rano y de­jar des­can­sar los lo­tes a prin­ci­pios de oto­ño pa­ra pro­mo­ver el cre­ci­mien­to de los pas­tos de in­vierno. Lue­go, las va­cas se lle­van a ese lu­gar cuan­do em­pie­za la épo­ca de pa­ri­ción, ha­cia fi­na­les del in­vierno y prin­ci­pios de pri­me­ve­ra.

Ro­drí­guez re­co­men­dó es­ta prác­ti­ca co­mo al­ter­na­ti­va a la apli­ca­ción de gli­fo­sa­to en los pas­ti­za­les pam­pea­nos, que co­men­zó a im­ple­men­tar­se a co­mien­zos de la dé­ca­da pa­sa­da, por con­si­de­rar

Sus­ten­ta­bi­li­dad Los do­cen­tes di­cen que, así, se evi­ta tam­bién que sur­jan es­pe­cies re­sis­ten­tes

que la apli­ca­ción reite­ra­da del her­bi­ci­da pro­mue­ve la do­mi­nan­cia de una so­la es­pe­cie na­tu­ra­li­za­da y afec­ta al ban­co de se­mi­llas de los pas­tos na­ti­vos pe­ren­nes.

A di­fe­ren­cia del ma­ne­jo que se ha­ce con la so­ja trans­gé­ni­ca, en el que el gli­fo­sa­to se uti­li­za pa­ra eli­mi­nar las ma­le­zas an­tes sem­brar el cul­ti­vo, en el ca­so de los pas­ti­za­les es­te her­bi­ci­da se vie­ne apli­can­do so­bre el 20% de las me­dias lo­mas de la Pam­pa De­pri­mi­da pa­ra eli­mi­nar los pas­tos a fin del ve­rano y pro­mo­ver el cre­ci­mien­to du­ran­te el in­vierno del rai­grás anual.

Ro­drí­guez ci­tó un tra­ba­jo que pu­bli­có en 2012 en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca “Ap­plied Ve­ge­ta­tion Scien­ce” jun­to a la in­ves­ti­ga­do­ra Eli­za­beth Ja­co­bo, en la que ad­vir­tió que “la apli­ca­ción de gli­fo­sa­to en fe­bre­ro eli­mi­na a las es­pe­cies de ve­rano, que en ese mo­men­to están en ac­ti­vo cre­ci­mien­to o en

Es­ta­bi­li­dad Es lo que apor­ta la di­ver­si­dad de es­pe­cies an­te pe­río­dos de se­quía

flo­ra­ción. Si es­ta prác­ti­ca se reite­ra to­dos los años, ca­da vez hay me­nos in­di­vi­duos de esas es­pe­cies y dis­mi­nu­ye la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir y re­po­ner las se­mi­llas al sue­lo”.

Se­gún ex­pli­có, las es­pe­cies pe­ren­nes apor­tan sus­ten­ta­bi­li­dad al sis­te­ma an­te pe­río­dos de se­quía o de ex­ce­so hí­dri­co, co­mo el ac­tual. “Cuan­do se va­ya el agua, las es­pe­cies na­ti­vas van a vol­ver a apa­re­cer y ofre­ce­rán fo­rra­je, por­que están adap­ta­das. Las es­pe­cies cul­ti­va­das, en cam­bio, des­apa­re­cen rá­pi­da­men­te”, ase­gu­ró.

“Si bien el gli­fo­sa­to tam­bién ge­ne­ra una me­jor pro­duc­ción de pas­to en in­vierno, su apli­ca­ción afec­ta al res­to de las es­pe­cies de in­te­rés agro­nó­mi­co que están cre­cien­do en­tre fe­bre­ro y mar­zo, por­que su ac­ción no es se­lec­ti­va. Con el pas­to­reo, los ani­ma­les co­men las plan­tas y des­pués vuel­ven a cre­cer”, de­ta­lló.

En 2010, el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la FAU­BA de­mos­tró có­mo el gli­fo­sa­to cam­bia la com­po­si­ción flo­rís­ti­ca del sis­te­ma, con la dis­mi­nu­ción y des­apa­ri­ción de los pas­tos pe­ren­nes de ve­rano e in­clu­so los de in­vierno.

“De ese pas­ti­zal que pro­du­cía to­do el año, pa­sa­mos a una so­la es­pe­cie, rai­grás anual, que sólo se pue­de apro­ve­char en in­vierno. Ade­más, con es­te sis­te­ma, en ve­rano la co­ber­tu­ra to­tal del sue­lo es ba­jí­si­ma: en­tre di­ciem­bre y mar­zo del año si­guien­te, el cam­po que­da pe­la­do”, di­jo Ro­drí­guez, al re­cor­dar su tra­ba­jo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Agri­cul­tu­re, Ecosys­tems & En­vi­ron­ment.Y apun­tó: “Un sis­te­ma ma­ne­ja­do sólo con es­pe­cies anua­les es muy frá­gil, por­que de­pen­de de la com­bi­na­ción de fac­to­res am­bien­ta­les que se dan en oto­ño. Si la es­ta­ción es se­ca o muy llu­vio­sa, las plán­tu­las se mue­ren. Las pe­ren­nes dan sus­ten­to y es­ta­bi­li­dad al sis­te­ma, ase­gu­ran un cre­ci­mien­to y es muy ra­ro que mue­ran por una se­quía o un anega­mien­to”.

RO­BER­TO PE­RA

Ga­na­de­ría. En la Cuen­ca del Sa­la­do, una re­gión cla­ve, se plan­tean nue­vas po­si­bi­li­da­des de ma­ne­jo del pas­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.