Vol­ver al fu­tu­ro

En Las La­ji­tas, Mon­san­to pre­sen­tó por pri­me­ra vez a cam­po y en pú­bli­co en Ar­gen­ti­na a la so­ja que tie­ne un nue­vo gen de re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to (que apor­ta más rinde) y otro que le per­mi­te re­sis­tir a pla­gas de­vas­ta­do­ras. Ya po­dría sem­brar­se des­de es­te año

Clarin - Rural - - TAPA - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

La do­ble vía que une a Sal­ta con Tucumán es­tá ro­dea­da de un bello pai­sa­je. Por allí, do­mi­na el ver­de de los ce­rros. Pe­ro po­co des­pués de do­blar a la iz­quier­da y to­mar la ru­ta ha­cia las La­ji­tas, el ver­de se trans­for­ma. El de los ce­rros cam­bia por el de la so­ja y se abre a la vis­ta una im­pre­sio­nan­te pam­pa nor­te­ña de al­ta pro­duc­ti­vi­dad, que es­ta se­ma­na fue tes­ti­go de la pre­sen­ta­ción a cam­po en la Ar­gen­ti­na de la tec­no­lo­gía que co­men­za­rá a cam­biar el ne­go­cio del prin­ci­pal cul­ti­vo del país.

Aquí, Mon­san­to mos­tró por pri­me­ra vez a cam­po y en pú­bli­co la so­ja In­tac­ta RR2 Pro, que tie­ne el nue­vo gen RR2 (que re­sis­te al gli­fo­sa­to y al mis­mo tiem­po brin­da una sen­si­ble me­jo­ra de ren­di­mien­to) jun­to con un gen Bt que le brin­da re­sis­ten­cia a in­sec­tos le­pi­dóp­te­ros. El nor­te del país, jus­ta­men­te don­de la pre­sión

de es­tas pla­gas es más fuer­te, fue el es­ce­na­rio ele­gi­do, ya que aquí se­rá don­de pri­me­ro co­men­za­rá a co­mer­cia­li­zar­se es­ta tec­no­lo­gía.

En la es­tan­cia Bue­na­ven­tu­ra, don­de la pam­pa de Las Lji­tas se fun­de con las pri­me­ras ele­va­cio­nes de los ce­rros sal­te­ños, Rafael Ca­va­nagh, ge­ren­te de so­ja de la com­pa­ñía an­fi­trio­na, con­fir­mó tam­bién pú­bli­ca­men­te que Mon­san­to re­gre­sa al ne­go­cio de so­ja con mar­ca pro­pia: se­rá la vie­ja y co­no­ci­da As­grow, con la que in­ten­ta­rá com­pe­tir con Do­nMa­rio y Ni­de­ra, que hoy li­de­ran la ven­ta de se­mi­lla de so­ja en el país y que tam­bién pi­sa­rán fuer­te con la nue­va In­tac­ta, ya que tie­nen des­de ha­ce tiem­po acuer­dos con Mon­san­to pa­ra in­cor­po­rar es­te de­sa­rro­llo bio­tec­no­ló­gi­co a sus ma­te­ria­les.

“Vol­ve­mos al ne­go­cio del ger­mo­plas­ma. Pa­ra eso es­ta­mos in­vir­tien­do fuer­te des­de el 2010. Con­tra­ta­mos más de 100 per­so­nas, se re­con­fi­gu­ró la plan­ta de Fon­te­zue­la (en Per­ga­mino) y tam­bién las de Río Cuar­to, Tucumán y San Pe­dro (en Pa­ra­guay)”, re­la­tó Ca­va­nagh a Cla­rín Ru­ral.

El he­cho de que en agos­to pa­sa­do se ha­ya apro­ba­do en Ar­gen­ti­na es­te even­to api­la­do en so­ja ayu­dó a ace­le­rar el de­sa­rro­llo a cam­po y, así, con es­ta cam­pa­ña, los de As­grow ter­mi­na­rán de de­fi­nir los me­jo­res ma­te­ria­les pa­ra sa­lir al mer­ca­do. “Va­mos a arran­car con va­rie­da­des de los gru­pos 6 pa­ra arri­ba, pe­ro es­to es un tra­ba­jo de lar­go pla­zo, y pa­ra 2018 la ex­pec­ta­ti­va es es­tar lan­zan­do 30 por año”, in­di­có el eje­cu­ti­vo.

De to­das for­mas, pa­ra que tan­to As­grow co­mo Do­nMa­rio o Ni­de­ra pue­dan sa­lir a ven­der es­tas se­mi­llas fal­ta to­da­vía que Chi­na, el prin­ci­pal com­pra­dor, aprue­be el even­to, no­ti­cia que, se­gún in­di­can en las com­pa­ñías, po­dría su­ce­der de un mo­men­to a otro. Por eso, to­das apun­tan sus ca­ño­nes a co­men­zar a ven­der en po­co tiem­po más, pa­ra po­der sem­brar en la pró­xi­ma cam­pa­ña, la 2013/14.

“Que­re­mos que to­dos prue­ben la tec­no­lo­gía, in­de­pen­dien­te­men­te de que sea nues­tra, de Do­nMa­rio o de Ni­de­ra. Con As­grow va­mos a te­ner po­co vo­lu­men en es­ta cam­pa­ña. No va­mos a ser el prin­ci­pal ju­ga­dor es­te año”, se sin­ce­ró Ca­va­nagh.

En los en­sa­yos que se vie­ron aquí, en la es­tan­cia Bue­na­ven­tu­ra, la tec­no­lo­gía In­tac­ta mues­tra cla­ra­men­te un me­jor com­por­ta­mien­to frente a las pla­gas que las va­rie­da­des ha­bi­tua­les sem­bra­das co­mo tes­ti­gos, que fue­ron ma­ne­ja­das de la mis­ma ma­ne­ra en que el pro­duc­tor ma­ne­jó el res­to de las so­jas del cam­po. “Aquí sem­bra­mos 1.800 hec­tá­reas de so­ja y realmente es im­pac­tan­te ver lo sa­nas que están las ho­jas de es­tas nue­vas va­rie­da­des”, di­jo a Cla­rín

Ru­ral Jo­sé Almaraz, en­car­ga­do de agri­cul­tu­ra.

La di­fe­ren­cia cla­ra en­tre las so­jas RR con ho­jas agu­je­rea­das por la pla­gas y las RR2 + Bt prác­ti­ca­men­te in­tac­tas de­be­ría te­ner un co­rre­la­to en el ren­di­mien­to. Ca­va­nagh es­tá con­ven­ci­do de que allí, jus­ta­men­te, es­tá la ma­yor ga­nan­cia que trae la nue­va tec­no­lo­gía. “Pa­ra mí, el prin­ci­pal atri­bu­to que tie­ne es­ta so­ja es el rinde. En Es­ta­dos Uni­dos, el RR2 mues­tra en­tre 7 y 11 por cien­to más que el RR”, de­ta­lla el in­ge­nie­ro. En ese país, las va­rie­da­des RR2 no se ven­den api­la­das con Bt. El es­ta­quea­do es, jus­ta­men­te, una tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da por Mon­san­to pa­ra el Cono Sur, don­de sí exis­te un pro­ble­ma de pre­sión de pla­gas im­por­tan­te. Así que, co­mo di­ce Ca­va­nagh, el me­jor con­trol de in­sec­tos que de­ri­va­rá del Bt ge­ne­ra­rá un in­cre­men­to adi­cio­nal de rinde que se su­ma­rá al que brin­da la nue­va ge­ne­ra­ción del gen de re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to.

Es­tá cla­ro que la In­tac­ta lle­ga pa­ra cam­biar el ne­go­cio de so­ja en la Ar­gen­ti­na. Y no so­lo des­de lo tec­no­ló­gi­co, sino tam­bién des­de lo or­ga­ni­za­cio­nal, si se quie­re. Por es­ta tec­no­lo­gía ha­brá que pa­gar, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­dió con la RR que has­ta hoy se si­gue sem­bran­do, por la cual nun­ca se abo­nó nin­gu­na re­ga­lía.

Se­gún in­di­có Ca­va­nagh, pro­duc­to­res que re­pre­sen­tan el 98%

del área de so­ja del NOA y 70% del to­tal del país ya fir­ma­ron car­tas de in­ten­ción con Mon­san­to acep­tan­do pa­gar las re­ga­lías.“Es­to mues­tra el gran in­te­rés que exis­te por la tec­no­lo­gía”, ana­li­zó el eje­cu­ti­vo. Y agre­gó que “la idea es que el sis­te­ma sea lo más sen­ci­llo po­si­ble: se po­drá pa­gar cuan­do se com­pra la se­mi­lla, cuan­do ha­ce uso pro­pio o cuan­do se en­tre­ga al aco­pio o al ex­por­ta­dor en el puer­to” (Ver

Có­mo se con­cre­ta­rá...).

Aquí, en el NOA, y en el NEA, Mon­san­to ar­mó un pro­gra­ma de “em­ba­ja­do­res” (así los lla­mó), que sem­bra­ron la In­tac­ta en sus cam­pos. La idea es que allí se ha­gan pe­que­ñas reuniones a las que se in­vi­ten a los pro­duc­to­res ve­ci­nos de ca­da zo­na, pa­ra ir di­fun­dien­do

la tec­no­lo­gía en for­ma muy per­so­na­li­za­da.

Do­nMa­rio y Ni­de­ra tie­nen tam­bién sus pro­pias mo­vi­das pa­ra di­fun­dir la nue­va so­ja, en el año en el que se po­drá sem­brar co­mer­cial­men­te por pri­me­ra vez.

Así, lue­go de más de 15 años (la so­ja RR se apro­bó en Ar­gen­ti­na en 1996), apa­re­ce un nue­vo even­to bio­tec­no­ló­gi­co pa­ra abrir más po­si­bi­li­da­des en la pro­duc­ción so­je­ra. Pe­ro se­gu­ra­men­te pa­sa­rá mu­cho meno tiem­po has­ta que lle­guen los pró­xi­mos avan­ces, que ya están en la ga­te­ra.

Co­mo re­su­mió Ca­va­nagh, “va a co­men­zar a ha­ber mu­chas más op­cio­nes en los pró­xi­mos años en el ne­go­cio de la so­ja”.

¡Se vie­ne el agua!. Rafael Ca­va­nagh, ge­ren­te de so­ja, en un lo­te de en­sa­yo del nue­vo ma­te­rial, el mar­tes, en La­ji­tas.

Di­fe­ren­tes. Rafael Ca­va­nagh, ge­ren­te de so­ja de Mon­san­to, en un en­sa­yo en La­ji­tas. A la izq., la nue­va so­ja, con ho­jas sa­nas. A la der., la afec­ta­da por las pla­gas.

¿Te gus­ta?. Cos­ta (izq.), del equi­po téc­ni­co, y Almaraz, in­ge­nie­ro del cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.