La opor­tu­ni­dad pa­ra el tri­go

El au­tor ha­ce un ba­lan­ce so­bre la par­ti­ci­pa­ción ar­gen­ti­na en el mer­ca­do mun­dial del ce­real en los úl­ti­mos años. Des­ta­ca la ma­yor ex­por­ta­ción de ha­ri­na, pe­ro pre­ci­sa que no al­can­za a com­pen­sar la es­tre­pi­to­sa caí­da en los em­bar­ques de gra­nos. Ade­más, des­tac

Clarin - Rural - - EXPOAGRO, DEL 5 AL 8 DE MARZO -

En el trie­nio 2009/2011, Ar­gen­ti­na ex­por­tó en pro­me­dio 6,0 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les de tri­go, 1,1 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pro­duc­tos se­mi­pro­ce­sa­dos (ha­ri­nas, sé­mo­las) y 90.000 to­ne­la­das de pro­duc­tos pro­ce­sa­dos (pas­tas, ga­lle­ti­tas, pa­nes).

Con­vir­tien­do to­das las cifras a uni­da­des de tri­go equi­va­len­te (se­gún re­la­cio­nes de trans­for­ma­ción fí­si­ca), sur­ge que cer­ca del 80% del tri­go ex­por­ta­do se en­vío co­mo grano, mien­tras que un 20% con al­gún gra­do de trans­for­ma­ción.

Si se com­pa­ra la par­ti­ci­pa­ción que ac­tual­men­te se dis­po­ne en el mer­ca­do mun­dial con la que se ob­ser­va­ba diez años atrás, sur­ge que el país re­tro­ce­dió en el mer­ca­do del tri­go (de 9% a 4,2%), tam­bién cre­ció en el mer­ca­do de pro­duc­tos de pri­me­ra in­dus­tria­li­za­ción (de 4,5% a 6,6%) y prác­ti­ca­men­te man­tu­vo su par­ti­ci­pa­ción en los mer­ca­dos de pro­duc­tos de se­gun­da in­dus­tria­li­za­ción (de 0,6% a 0,7%).

Por el la­do de las bue­nas no­ti­cias: se ex­por­ta mu­cha más ha­ri­na que años atrás (vo­lú­me­nes) y ade­más se lo­gró avan­zar en par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do; en cuan­to a las no­ti­cias re­gu­la­res, se ex­por­tan más pro­duc­tos pro­ce­sa­dos pe­ro ca­si no se ga­nó más par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do. Por úl­ti­mo, en­tre las no­ti­cias me­nos gra­tas, se ex­por­ta mu­cho me­nos tri­go.

La­men­ta­ble­men­te, las no­ti­cias bue­nas no al­can­zan pa­ra com­pen­sar las ma­las: la ma­yor in­ser­ción en el mer­ca­do de pro­duc­tos se­mi­pro­ce­sa­dos tie­ne un im­pac­to eco­nó­mi­co (po­si­ti­vo) que es me­nor que el que tie­ne la me­nor in­ser­ción (ne­ga­ti­vo) en mer­ca­dos de pro­duc­tos sin pro­ce­sar. En efec­to, las ma­yo­res ex­por­ta­cio­nes de se­mi­pro­ce­sa­dos equi­va­len a unas 815.000 to­ne­la­das de tri­go, mien­tras que el re­tro­ce­so en el mer­ca­do mun­dial fue de 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Si bien ha cre­ci­do el con­su­mo in­terno del ce­real (ha­ri­nas), la caí­da de ex­por­ta­cio­nes se ex­pli­ca por la me­nor pro­duc­ción (unas 3 mi­llo­nes de to­ne­la­das).

A ni­vel re­gio­nal, La­ti­noa­mé­ri­ca es el prin­ci­pal mer­ca­do des­tino de los pro­duc­tos ar­gen­ti­nos de­ri­va­dos del tri­go.

Ar­gen­ti­na abas­te­ció el 73% del mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano de ha­ri­nas, el 11% del mer­ca­do de pas­tas y el 8% del mer­ca­do de ga­lle­ti­tas (los que lle­gan a las 1,25 mi­llo­nes de to­ne­la­das, 187.000 to­ne­la­das y 190.000 to­ne­la­das, res­pec­ti­va­men­te).

La re­gión ha mos­tra­do un gran desem­pe­ño eco­nó­mi­co en los úl­ti­mos años y los es­ce­na­rios fu­tu­ros que se tra­zan le son en ge­ne­ral muy fa­vo­ra­bles. Se su­ma que mu­chos paí­ses si­guen pro­fun­di­zan­do pro­ce­sos de aper­tu­ra co­mer­cial y fa­ci­li­ta­ción del co­mer­cio ex­te­rior (co­mo Pe­rú, Chi­le o Co­lom­bia).

La­ti­noa­mé­ri­ca ofre­ce y ofre­ce­rá opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les pa­ra la ca­de­na del tri­go, en par­ti­cu­lar en aque­llos pro­duc­tos de ma­yor va­lor agre­ga­do; es­tos úl­ti­mos cuen­tan con los mer­ca­dos más di­ná­mi­cos y, a su vez, son es­tos don­de Ar­gen­ti­na es­tá más re­za­ga­da. Los desafíos son im­por­tan­tes. En los pro­duc­tos más pro­ce­sa­dos, si bien los atri­bu­tos cos­tos y ca­li­dad si­guen sien­do im­por­tan­tes, es­tos no son lo su­fi­cien­te­men­te po­ten­tes co­mo pa­ra ga­nar los mer­ca­dos; se de­ben agre­gar otras pro­pie­da­des que tie­nen que ver con la pre­sen­cia de fuer­tes ac­ti­vos in­tan­gi­bles (mar­cas, repu­tación) y con una gran ca­pa­ci­dad pa­ra in­ter­pre­tar y sa­tis­fa­cer de ma­ne­ra no­ve­do­sa las pre­fe­ren­cias y ne­ce­si­da­des de con­su­mi­do­res.

Los atri­bu­tos que fa­ci­li­tan la in­ser­ción externa de los pro­duc­tos más pro­ce­sa­dos re­quie­ren de tiem­po y de in­ver­sio­nes pa­ra su ma­du­ra­ción.

Si el tiem­po que se dis­po­ne pa­ra pla­ni­fi­car no es el in­di­ca­do y/o cuan­do las con­di­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas/fi­nan­cie­ras no son las idea­les, su­ce­de en­ton­ces que las in­ver­sio­nes en in­tan­gi­bles y en in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo no se lle­va­rán ade­lan­te o se pos­ter­ga­rán en for­ma sis­te­má­ti­ca.

La agenda pú­bli­ca que se re­quie­re pa­ra apun­ta­lar es­te desafío lu­ce com­ple­ta. En pri­mer lu­gar, pres­cin­dir (aun­que sea gra­dual­men­te) de to­das aque­llas in­ter­ven­cio­nes de mer­ca­do que ge­ne­ran re­sul­ta­dos de su­ma ce­ro o de su­ma ne­ga­ti­va (po­lí­ti­cas don­de lo que ga­na un es­la­bón lo pier­de el otro); el me­jor ejem­plo de po­lí­ti­cas a eli­mi­nar son los cu­pos de ex­por­ta­ción.

Se­gun­do, mo­di­fi­car el en­torno ma­cro­eco­nó­mi­co en el que se desen­vuel­ven las fir­mas, eli­mi­nan­do los fac­to­res que ac­tual­men­te están des­cal­zan­do los cos­tos in­ter­nos de los ex­ter­nos.

Y, ter­ce­ro, par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te jun­to con las aso­cia­cio­nes em­pre­sa­rias re­pre­sen­ta­ti­vas y de­más ac­to­res de la ca­de­na en la ge­ne­ra­ción de can­ti­dad y ca­li­dad de bie­nes co­lec­ti­vos a los efec­tos de fa­ci­li­tar la in­ver­sión y la ex­por­ta­ción.

RO­BER­TO PE­RA

Es­pi­gas. Cre­ce la de­man­da en paí­ses abier­tos co­mo Pe­rú, Chi­le o Co­lom­bia.

Juan Ma­nuel Gar­zón ECONOMISTA DE IE­RAL-FUN­DA­CION ME­DI­TE­RRA­NEA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.