A trein­ta años de “La Lau­ra”

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El mar­tes pró­xi­mo arran­ca Ex­poa­gro, la ma­yor mues­de tra mun­dial de tec­no­lo­gía agro­pe­cua­ria en ac­ción. Va­le la pe­na re­ca­lar en el even­to por un sim­ple da­to: con es­ta edi­ción se cum­plen trein­ta años des­de la tan re­cor­da­da Ex­po­di­ná­mi­ca de La Lau­ra, en Cha­ca­bu­co, que me to­có or­ga­ni­zar y con­du­cir.

Des­de en­ton­ces, y sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, es­tos eventos se cons­ti­tu­ye­ron en una de las pa­lan­cas cla­ve de la Se­gun­da Re­vo­lu­cion de las Pam­pas.

Allí se lan­za­ron los gran­des hi­tos tec­no­ló­gi­cos que per­mi­tie­ron el cam­bio fe­no­me­nal de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na. Re­cuer­do que en La Lau­ra el even­to prin­ci­pal era la pa­sa­da de los ara­dos de re­ja, con trac­to­res echan­do los bo­fes con bo­ca­na­das de hu­mo. Pe­ro en po­co tiem­po el ara­do des­apa­re­ció de la es­ce­na. Y en su caí­da arras­tró a los cin­ce­les, los cul­ti­va­do­res de cam­po, las ras­tras de dis­cos y de dien­tes, los vi­bro­cul­ti­va­do­res, los ra­bas­tos, los es­car­di­llos…

Es­ta pa­ra­fer­na­lia des­truc­to­ra de sue­los fue de­jan­do su lu­gar a la siem­bra di­rec­ta. Los cha­ca­re­ros se con­ven­cie­ron rá­pi­da­men­te de que era po­si­ble eli­mi­nar el la­bo­reo y sus­ti­tuir el con­trol me­cá­ni­co de ma­le­zas por el con­trol quí­mi­co. Enor­me aho­rro de ener­gía, freno a la dra­má­ti­ca ero­sión de los sue­los pro­vo­ca­da por los im­ple­men­tos tra­di­cio­na­les.

La agri­cul­tu­ra ba­jo cu­bier­ta de ras­tro­jos per­mi­tió re­cu­pe­rar la ma­te­ria or­gá­ni­ca de los sue­los. Y, con ella, me­jo­ró la per­mea­bi­li­dad, des­apa­re­ció el clá­si­co “plan­cha­do” de los sue­los, pre­cur­sor de la ero­sión hí­dri­ca y eó­li­ca.

Pe­ro la teo­ría se te­nía que ba­jar a tie­rra. Y las ex­po­di­ná­mi­cas fue­ron el ins­tru­men­to.

Re­cuer­do el stand de Aa­pre­sid, la or­ga­ni­za­ción que na­ció a prin­ci­pios de los 90 pa­ra im­pul­sar la SD: un sen­ci­llo ex­hi­bi­dor mos­tra­ba có­mo un sue­lo cu­bier­to de ras­tro­jo cap­tu­ra­ba más agua de llu­via que uno pe­la­do.

Hoy, na­die en el mun­do ob­tie­ne tan­tas to­ne­la­das de grano por

Des­de en­ton­ces, las ex­pos son cla­ve en la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas

milímetro de agua de llu­via que un pro­duc­tor ar­gen­tino. Na­die pro­du­ce con me­nos con­su­mo de ga­soil por hec­tá­rea.

La hue­lla de car­bono de la agri­cul­tu­ra pam­pea­na es in­com­pa­ra­ble­men­te fa­vo­ra­ble res­pec­to a la de los paí­ses de agri­cul­tu­ra “desa­rro­lla­da”. Ellos si­guen en la edad hie­rro, con el ara­do que Ró­mu­lo usó pa­ra tra­zar el pe­rí­me­tro de Roma ha­ce 2000 años.

En es­tas pla­yas, co­mo con­tras­te, na­ció el uso de nue­vos ma­te­ria­les, co­mo la fi­bra de car­bono, que ya fue in­cor­po­ra­da por al­gu­nos fa­bri­can­tes de pul­ve­ri­za­do­ras pa­ra au­men­tar el an­cho de la­bor y re­du­cir drás­ti­ca­men­te el pe­so.

Eso tam­bién es hue­lla de car­bono: me­nos con­su­mo, me­nos pe­so, me­nos pi­sa­da, me­nos com­pac­ta­ción.

Ex­poa­gro con­cen­tra vi­si­tan­tes de to­do el mun­do, que vie­nen a ver in si­tu los atri­bu­tos de es­ta re­vo­lu­ción. Bus­can sem­bra­do­ras di­rec­tas, pul­ve­ri­za­do­ras au­to­mo­tri­ces, sis­te­mas de al­ma­ce­na­je fle­xi­bles. Por­que en la Ar­gen­ti­na, el alu­vión agrí­co­la se ata­jó con el si­lo bol­sa.

En­tre 1983 y el 2003, la pro­duc­ción se du­pli­có, y aun­que no hu­bo una gran ex­pan­sión en la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je fi­ja, el em­bol­sa­do de gra­nos ter­mi­nó con el pro­ble­ma cró­ni­co de los mon­to­nes de gra­nos ti­ra­dos en el cam­po.

Las com­pa­ñías de se­mi­llas tam­bién en­con­tra­ron en es­te ám­bi­to el me­dio ideal pa­ra mos­trar su ca­da vez más di­ver­si­fi­ca­da pa­le­ta de pro­duc­tos. Cons­ti­tu­ye­ron des­de el pri­mer mo­men­to uno de los gran­des atrac­ti­vos de la mues­tra. En ellas los cha­ca­re­ros tu­vie­ron su pri­mer con­tac­to con la bio­tec­no­lo­gía, la im­pac­tan­te irrup­ción de los trans­gé­ni­cos a par­tir de la so­ja re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to. Uno de los hi­tos fun­da­men­ta­les del gran cam­bio.

Ex­poa­gro no es una fies­ta, ni si­quie­ra una ce­le­bra­ción. Es un mo­jón en la per­ma­nen­te hui­da ha­cia de­lan­te de mi­les de pro­duc­to­res que están dis­pues­tos a pe­lear en to­dos los cam­pos.

Tam­bién en el de la tec­no­lo­gía, que hoy no es el úni­co, pe­ro sí in­dis­pen­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.