Do­ble desafío: ma­le­zas y nu­tri­ción

En Per­ga­mino, un gru­po de ex­per­tos ana­li­zó qué ajus­tar en es­tos dos te­mas es­tra­té­gi­cos.

Clarin - Rural - - MANEJO AGRÍCOLA - Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Las siem­bras tar­días de maíz se han ex­ten­di­do en los úl­ti­mos años en Ar­gen­ti­na, ya sea co­mo con­se­cuen­cia de la fal­ta o ex­ce­so de hu­me­dad en el sue­lo du­ran­te la pri­ma­ve­ra tem­pra­na, o co­mo de­ci­sión es­tra­té­gi­ca den­tro del es­que­ma pro­duc­ti­vo. Sin em­bar­go, el co­no­ci­mien­to acer­ca de las di­fe­ren­tes pau­tas de ma­ne­jo que se de­ben con­si­de­rar cuan­do se op­ta por ellas, no se ha di­fun­di­do a la mis­ma ve­lo­ci­dad.

Los maí­ces sem­bra­dos tar­día­men­te (di­ciem­bre) di­fie­ren su flo­ra­ción -pe­río­do crí­ti­co- ha­cia fe­bre­ro, cuan­do la de­man­da am­bien­tal es me­nor y la pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia de pre­ci­pi­ta­cio­nes au­men­ta. Ade­más, hay más chan­ces de arran­car con el perfil re­car­ga­do. De ese mo­do, “au­men­ta la es­ta­bi­li­dad del cul­ti­vo aun­que su po­ten­cial de ren­di­mien­to dis­mi­nu­ye en­tre un 15% a 25%. Por eso, no se­ría la es­tra­te­gia ade­cua­da pa­ra to­das las si­tua­cio­nes sino pa­ra años par­ti­cu­lar­men­te se­cos ca­rac­te­ri­za­dos por fe­nó­me­nos co­mo el de La Ni­ña”, ex­pli­có el in­ge­nie­ro Gus­ta­vo Fe­rra­ris, del INTA Per­ga­mino, du­ran­te una jor­na­da pa­ra ase­so­res que or­ga­ni­zó el se­mi­lle­ro Pio­neer en su es­ta­ción ex­pe­ri­men­tal de Per­ga­mino.

Cuan­do se siem­bra tem­prano, los cul­ti­vos cre­cen en un am­bien­te más frío, con bar­be­chos más cor­tos y, ge­ne­ral­men­te, en­cuen­tran me­nor con­te­ni­do de ni­tró­geno en el sue­lo, lo que exi­ge ma­yor ni­vel de fer­ti­li­za­ción. Asi­mis­mo, par­ti­cu­lar­men­te en los años llu­vio­sos, son más fre­cuen­tes las pér­di­das de ni­tró­geno por li­xi­via­ción, y es­to se agra­va en sue­los are­no­sos.

Por otro la­do, en siem­bras tar­días hay ma­yor pre­dis­po­si­ción a pér­di­das por vo­la­ti­li­za­ción. Por lo tan­to, “hay que con­si­de­rar al­gu­nos fac­to­res pa­ra mi­ti­gar­las, co­mo por ejem­plo los in­hi­bi­do­res de la vo­la­ti­li­za­cón de ni­tró­geno (NBPT), el uso de fuen­tes de efi­cien­cias me­jo­ra­da, o la in­cor­po­ra­ción de los fer­ti­li­zan­tes”, se­ña­ló Fe­rra­ris. En cam­bio, el fós­fo­ro es­tá me­nos in­fluen­cia­do por el am­bien­te y la res­pues­ta de­pen­de más del con­te­ni­do pre­sen­te en el sue­lo: en es­te pun­to, la es­tra­te­gia más apro­pia­da es de­vol­ver al sue­lo lo que se ex­trae con los gra­nos.

En los úl­ti­mos años, de la mano de los nue­vos hí­bri­dos con ma­yo­res po­ten­cia­les de ren­di­mien­to y del de­te­rio­ro de los ni­ve­les de fer­ti­li­dad de los sue­los, han apa­re­ci­do de­fi­cien­cias de ele­men­tos co­mo zinc y bo­ro. “En zinc se han en­con­tra­do res­pues­tas del 6% al 10% cuan­do los ni­ve­les en sue­lo son me­no­res a una par­te por mi­llón, que es el um­bral de de­ci­sión”, con­tó el es­pe­cia­lis­ta.

Es­te ti­po de de­fi­cien­cias se ob­ser­van más fre­cuen­te­men­te en siem­bras tem­pra­nas que tar­días, ya que la ma­yor tem­pe­ra­tu­ra y la pro­lon­ga­ción del bar­be­cho ca­rac­te­rís­ti­cos de es­tas úl­ti­mas sue­len ser­vir pa­ra que el sue­lo li­be­re y apor­te lo ne­ce­sa­rio.

Pa­ra to­das las fe­chas de siem­bra, el con­trol de ma­le­zas co­bra ma­yor re­le­van­cia en maíz que en otros cul­ti­vos. “Es fun­da­men­tal ha­cer­lo des­de un prin­ci­pio, te­ner bar­be­chos lim­pios y usar her­bi­ci­das preemer­gen­tes que cu­bran a la plan­ta du­ran­te el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que se desa­rro­lle sin la com­pe­ten­cia de ma­le­zas”, ex­pli­có el in­ge­nie­ro Juan Car­los Pon­sa, tam­bién de INTA Per­ga­mino.

En ca­so de tra­ba­jar con postemer­gen­tes, la con­sig­na in­elu­di­ble de­be ser apli­car bien tem­prano y en mez­cla con al­gún pro­duc­to re­si­dual. Ac­tual­men­te, la ra­ma ne­gra es un pro­ble­ma en los maí­ces tar­díos; pa­ra com­ba­tir­la, el in­ge­nie­ro re­co­mien­da usar cua­tro li­tros de atra­zi­na con acei­te o con al­gún coad­yu­van­te que con­ten­ga acei­te. “No es di­fí­cil con­tro­lar las ma­le­zas en maíz, hay pro­duc­tos ade­cua­dos, lo fun­da­men­tal es ha­cer­lo en el mo­men­to in­di­ca­do”,

Fe­rra­ris ha­bló de có­mo en­ca­rar la fer­ti­li­za­ción si se ha­ce maíz tar­dío

sub­ra­yó Pon­sa.

Du­ran­te la jor­na­da, Pio­neer pre­sen­tó una nue­va ver­sión del ex­plo­ra­dor de cul­ti­vos, un soft­wa­re que “per­mi­te re­co­men­dar, en ba­se a da­tos ob­je­ti­vos, la fe­cha de siem­bra más con­ve­nien­te pa­ra que un hí­bri­do desa­rro­lle su pe­río­do crí­ti­co en el mo­men­to de ma­yor pro­ba­bi­li­dad de llu­vias, a fin de re­du­cir o di­ver­si­fi­car el ries­go”, con­tó el in­ge­nie­ro To­más Sund­blad, ge­ren­te de Agro­no­mía.

La he­rra­mien­ta cuen­ta con una se­rie his­tó­ri­ca de da­tos cli­má­ti­cos de 40 años pa­ra 30 lo­ca­li­da­des de la zo­na mai­ce­ra ar­gen­ti­na, in­clu­yen­do el NOA y el NEA, y de­ja abier­ta la po­si­bi­li­dad pa­ra que ca­da pro­duc­tor car­gue sus pro­pios da­tos de llu­vias, de mo­do de ob­te­ner un re­sul­ta­do ajus­ta­do. En los pró­xi­mos días, es­te soft­wa­re es­ta­rá abier­to a to­do el pú­bli­co.

Tri­co­ta. Al cen­tro, To­más Sund­blad (Pion­ner), jun­to con Juan Pon­sa (izq.) y Gus­ta­vo Fe­rra­ris (der.), am­bos del INTA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.