Con la mi­ra en los hon­gos de sue­lo

Pa­ra el fi­to­pa­tó­lo­go de la UBA Mar­ce­lo Car­mo­na, se­rán uno de los desafíos cla­ve de la agri­cul­tu­ra.

Clarin - Rural - - EL MANEJO DE LOS CULTIVOS>>> - Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Están allí aun­que no los vea­mos. Sub­sis­ten ocul­tos du­ran­te años al ace­cho de cual­quier cul­ti­vo y pue­den cau­sar es­tra­gos. “Los hon­gos de sue­lo son el prin­ci­pal desafío de la agri­cul­tu­ra en el pre­sen­te y en el fu­tu­ro”, di­ce, ca­te­gó­ri­co, el fi­to­pa­tó­lo­go Mar­ce­lo Car­mo­na, do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor de la UBA, lla­man­do a to­mar con­cien­cia so­bre un pro­ble­ma que lle­gó pa­ra que­dar­se en los cam­pos de Amé­ri­ca del Sur y del mun­do.

En­tre las prin­ci­pa­les gé­ne­ros de hon­gos del sue­lo a los que ha­ce alu­sión Car­mo­na están: Scle­ro­ti­nia, Scle­ro­tium, Rhi­zoc­to­nia, Fu­sa­rium, Pyt­hium, Phy­topht­ho­ra y Ma­crop­ho­mi­na. Es­tos son muy di­fí­ci­les de com­ba­tir y avan­zan a pa­so fir­me ba­jo tie­rra, cau­san­do im­por­tan­tes pér­di­das en to­dos los cul­ti­vos de las dis­tin­tas re­gio­nes pro­duc­ti­vas del país. Las ra­zo­nes de su for­ta­le­za son va­rias, des­ta­ca Car­mo­na, an­te la mi­ra­da aten­ta de un gru­po de pro­duc­to­res, en Pia­mon­te, San­ta Fe, quie­nes asis­tie­ron a jor­na­da téc­ni­ca so­bre sa­ni­dad, or­ga­ni­za­da por la VMV Siem­bras. En pri­mer lu­gar, esa for­ta­le­za se de­be a que es­tos pa­tó­ge­nos son ca­pa­ces de sub­sis­tir en el sue­lo a lo lar­go del tiem­po -cual­quie­ra sea la es­pe­cie im­plan-ta­da­me­dian­te es­truc­tu­ras de re­sis­ten­cia (cla­mi­dos­po­ras, es­cle­ro­cios). Car­mo­na si­gue y di­ce que “pue­den re­sis­tir has­ta por sie­te u ocho años”.

Ade­más, es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos no se con­tro­lan con la al­ter­nan­cia de cul­ti­vos.

“Ha­ga­mos ro­ta­ción o mo­no­cul­ti­vo, los hon­gos de sue­lo están siem­pre”, se­ña­la el es­pe­cia­lis­ta. Por ca­so, en las so­jas sem­bra­das des­pués de maíz se re­gis­tran ma­yo­res per­jui­cios por sín­dro­me de muer­te sú­bi­ta (SMS), una en­fer-

me­dad cau­sa­da por cua­tro es­pe­cies del gé­ne­ro Fu­sa­rium.

Por otra par­te, Car­mo­na ad­vier­te que no hay va­rie­da­des de so­ja com­ple­ta­men­te re­sis­ten­tes a hon­gos de sue­lo. Y co­mo si fue­ra po­co, no hay pro­duc­tos pa­ra com­ba­tir­los. “El 95% de los fun­gi­ci­das pa­ra so­ja que usa el pro­duc­tor se tras­la­dan ha­cia arri­ba de la plan­ta, vía xilema, si­guien­do el flu­jo trans­pi­ra­to­rio; no te­ne­mos pro­duc­tos que se mue­van por floe­ma, es de­cir, que va­yan ha­cia las raí­ces, que es lo que se ne­ce­si­ta­ría pa­ra tra­tar las en­fer­me­da­des de sue­lo”, ex­pli­ca Car­mo­na.

Los hon­gos de sue­lo son enemi­gos se­rios, por sus pro­pias ar­mas y por­que los agri­cul­to­res no tie­nen con­cien­cia de su po­der.

“Los da­ños y pér­di­das que cau­san los pa­tó­ge­nos de sue­lo no han si­do es­tu­dia­dos su­fi­cien­te­men­te; la gen­te ve que mue­ren plan­tas pe­ro no co­no­ce la ver­da­de­ra mag­ni­tud del pro­ble­ma”, cuen­ta el fi­to­pa­tó­lo­go de la UBA.

De acuer­do al es­pe­cia­lis­ta, en San­tia­go del Es­te­ro se ob­ser­va­ron lo­tes in­fec­ta­dos has­ta en un 70% a 80% por Ma­crop­ho­mi­na. En in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en Per­ga­mino, los da­ños es­ti­ma­dos en so­ja por SMS se ubi­ca­ron en­tre 10 y 20 qq/ha, mien­tras que la dis­mi­nu­ción del ren­di­mien­to de la olea­gi­no­sa do­cu­men­ta­da por el INTA Mar­cos Juá­rez fue del 47% en esa lo­ca­li­dad, del 54% en Leo­nes, y del 58% en In­ri­vi­lle (2010/11) por es­ta en­fer­me­dad.

Pa­ra so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma, Car­mo­na re­co­mien­da ha­cer un ma­ne­jo in­te­gra­do. El con­trol de­be co­men­zar con la se­mi­lla; es­to im­pli­ca no so­la­men­te usar fun­gi­ci­das con­ven­cio­na­les sino tam­bién in­duc­to­res de la re­sis­ten­cia.

“Nues­tras ex­pe­rien­cias son muy bue­nas con el uso de fos­fi­tos y man­ga­ne­so pa­ra el con­trol de muer­te sú­bi­ta vía se­mi­lla”, in­di­ca. Den­tro de las va­rie­da­des dis­po­ni­bles, se de­ben ele­gir las que pre­sen­ten el me­jor com­por­ta­mien­to frente es­tas en­fer­me­da­des. Asi­mis­mo, hay que cuan­ti­fi­car el inócu­lo del pa­tó­geno en sue­lo a tra­vés de un aná­li­sis y en fun­ción de eso pla­ni­fi­car un ma­ne­jo di­fe­ren­cia­do por lo­te.

Usar pro­duc­tos fo­lia­res que se des­pla­zan ha­cia la raíz, co­mo los fos­fi­tos, pue­den co­la­bo­rar, aun­que se de­be te­ner en cuen­ta que es­tos no sus­ti­tu­yen al fun­gi­ci­da sino que lo com­ple­men­tan. Tam­bién se acon­se­ja in­cor­po­rar el con­trol bio­ló­gi­co y evi­tar lo­tes don­de hu­bo maíz si se va a sem­brar so­ja sus­cep­ti­ble a SMS.

Pe­ro aten­ción: aún con es­ta ba­te­ría de ac­cio­nes, el con­trol de hon­gos de sue­lo me­jo­ra un 30% a 40% en el me­jor de los ca­sos (los tra­ta­mien­tos con­tra hon­gos aé­reos pue­den lle­gar a un por­cen­ta­je de en­tre 40% a 90% de con­trol).

“Sin lu­gar a du­das el pro­ble­ma más im­por­tan­te que es­ta­mos te­nien­do en Ar­gen­ti­na y en los paí­ses ale­da­ños son los hon­gos de sue­lo, que ha­cen desas­tres en to­dos los cul­ti­vos, los nú­me­ros de las pér­di­das nos sor­pren­den y asus­tan, y te­ne­mos enor­mes obs­tácu­los pa­ra de­fen­der­nos de es­tos pa­tó­ge­nos”, ad­vier­te Car­mo­na.

A pre­pa­rar­se pa­ra la lu­cha, en­ton­ces, por­que el enemi­go es po­de­ro­so y lle­gó pa­ra que­dar­se.

Ver­de y ama­ri­llo. El com­bo, con so­ja so­bre ras­tro­jo de maíz, es una de las que hay que te­ner en cuen­ta, di­ce Car­mo­na.

Ida y vuel­ta. A la izq., una pul­ve­ri­za­ción. Lo ideal se­ría lle­gar a las par­tes in­fe­rio­res de la plan­ta. Aquí al la­do, Car­mo­na en Pia­mon­te. Di­jo que no se han es­tu­dia­do lo su­fi­cien­te las pér­di­das que cau­san los pa­tó­ge­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.