Los OGM, “pum” pa­ra arri­ba

La su­per­fi­cie sem­bra­da con trans­gé­ni­cos en el mun­do cre­ció 100 ve­ces des­de que se lan­za­ron, en 1996.

Clarin - Rural - - EL FUTURO DE LA AGRICULTURA>>> - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Por pri­me­ra vez des­de la in­tro­duc­ción de los cul­ti­vos trans­gé­ni­cos o ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos (GM), ha­ce ca­si dos dé­ca­das, los paí­ses en vías de de­sa­rro­llo sem­bra­ron más hec­tá­reas de cul­ti­vos GM que los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, con­tri­bu­yen­do a la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y a ali­viar la po­bre­za en al­gu­nas de las re­gio­nes más vul­ne­ra­bles del pla­ne­ta, in­di­có un in­for­me da­do a co­no­cer es­ta se­ma­na por el Ser­vi­cio In­ter­na­cio­nal pa­ra la Ad­qui­si­ción de Apli­ca­cio­nes Agro-Bio­tec­no­ló­gi­cas (ISAAA).

Los paí­ses en de­sa­rro­llo sem­bra­ron el 52% de los cul­ti­vos GM en 2012, un po­co más que el 50% del año an­te­rior y más que el 48% cul­ti­va­do en 2012 por los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, pre­ci­só.

El año pa­sa­do tam­bién mar­có un cre­ci­mien­to de cien ve­ces en el área sem­bra­da con cul­ti­vos trans­gé­ni­cos, con 170 mi­llo­nes de hec­tá­reas, en com­pa­ra­ción con las 1,7 mi­llo­nes cul­ti­va­das en 1996, cuan­do es­tos cul­ti­vos se sem­bra­ron por pri­me­ra vez.

“Es­to ha­ce que los cul­ti­vos GM sean la tec­no­lo­gía de más rá­pi­da adop­ción en la his­to­ria re­cien­te de la agri­cul­tu­ra”, se­ña­ló Cli­ve Ja­mes, au­tor del in­for­me anual y di­rec­tor-fun­da­dor de ISAAA.

“La adop­ción de los cul­ti­vos GM en los paí­ses en vías de de­sa­rro­llo ha cre­ci­do inin­te­rrum­pi­da­men­te a lo lar­go de los años, has­ta al­can­zar y su­pe­rar a los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos en 2012, un hi­to inima­gi­na­ble pa­ra al­gu­nos”, se­ña­ló Ja­mes. Es­to su­ce­de en mo­men­tos en que el mun­do cul­ti­va más trans­gé­ni­cos que nun­ca.

“Es­te cre­ci­mien­to con­tra­di­ce las pre­dic­cio­nes de los crí­ti­cos, que an­tes de la co­mer­cia­li­za­ción de la tec­no­lo­gía, en 1996, de­cla­ra­ron pre­ma­tu­ra­men­te que los cul­ti­vos

GM eran so­lo pa­ra los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, y que nun­ca se­rían acep­ta­dos y adop­ta­dos por los paí­ses en de­sa­rro­llo,” agre­gó Ja­mes.

El in­for­me en­fa­ti­za que en los paí­ses en de­sa­rro­llo se per­ci­ben ca­da vez más los be­ne­fi­cios de cul­ti­var trans­gé­ni­cos, los que no so­lo han te­ni­do me­jo­res ren­di­mien­tos, sino que tam­bién han per­mi­ti­do aho­rrar com­bus­ti­ble, tiem­po y ma­qui­na­ria, re­du­cir el uso de pes­ti­ci­das y ob­te­ner pro­duc­tos de me­jor ca­li­dad y más ci­clos de cul­ti­vo.

A ni­vel glo­bal, los agri­cul­to­res cul­ti­va­ron un ré­cord de 170,3 mi­llo­nes de hec­tá­reas de cul­ti­vos GM en 2012, un 6% o 10,3 mi­llo­nes de hec­tá­reas más que en 2011, me­jo­ran­do los in­gre­sos de los agri­cul­to­res de to­do el mun­do gra­cias al au­men­to en la efi­cien­cia y pro­duc­ti­vi­dad, di­jo Ja­mes.

“Hay una ra­zón con­tun­den­te que sus­ten­ta la con­fian­za que los agri­cul­to­res de­po­si­tan en la bio­tec­no­lo­gía: los cul­ti­vos GM ofre­cen im­por­tan­tes be­ne­fi­cios sos­te­ni­bles, so­cio-eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les”, con­si­de­ró.

El in­for­me de ISAAA tam­bién con­fir­ma que tan­to los ni­ve­les co­mo las ta­sas de adop­ción de los cul­ti­vos GM fue­ron ma­yo­res en los paí­ses en de­sa­rro­llo que en los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos. En los paí­ses en de­sa­rro­llo la adop­ción cre­ció al me­nos tres ve­ces más rá­pi­do y cin­co ve­ces más en su­per­fi­cie, con va­lo­res de 11% u 8,7 mi­llo­nes de hec­tá­reas, ver­sus 3% o 1,6 mi­llo­nes de hec­tá­reas en los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos.

Un nú­me­ro ré­cord de 17,3 mi­llo­nes de agri­cul­to­res sem­bra­ron cul­ti­vos GM en to­do el mun­do en 2012, 0,6 mi­llo­nes más que el año an­te­rior. Más del 90 por cien­to, o sea más de 15 mi­llo­nes, fue­ron agri­cul­to­res de es­ca­sos re­cur­sos de paí­ses en de­sa­rro­llo. “La in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria mun­dial, exa­cer­ba­da por los pre­cios al­tos e inac­ce­si­bles de los ali­men­tos, es un gran re­to pa­ra el cual los cul­ti­vos GM tie­nen mu­cho pa­ra apor­tar”, se­ña­ló Ja­mes.

La fal­ta de sis­te­mas re­gu­la­to­rios ade­cua­dos, ba­sa­dos en cien­cia y efi­cien­tes des­de el pun­to de vis­ta de los cos­tos y de los tiem­pos, con­ti­núa sien­do el prin­ci­pal im­pe­di­men­to pa­ra la adop­ción de cul­ti­vos GM.

“So­bre to­do pa­ra los paí­ses pe­que­ños y con me­nos re­cur­sos, es ne­ce­sa­rio con­tar con re­gu­la­cio­nes res­pon­sa­bles, ri­gu­ro­sas pe­ro no one­ro­sas”, se­ña­ló Ja­mes.

“Los cul­ti­vos GM son im­por­tan­tes, pe­ro no son la pa­na­cea”, agre­gó Ja­mes, “y la adop­ción de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, co­mo las ro­ta­cio­nes y el ma­ne­jo de la re­sis­ten­cia, son im­pres­cin­di­bles, co­mo lo son pa­ra los cul­ti­vos con­ven­cio­na­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.