El gran pe­so de los im­pues­tos

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

El Fe­de­ra­lis­mo fis­cal otor­ga po­tes­tad a las pro­vin­cias, por su au­to­no­mía, pe­ro es­tá li­mi­ta­da al efec­ti­vo ejer­ci­cio de la ac­ti­vi­dad de un su­je­to en la res­pec­ti­va ju­ris­dic­ción de que se tra­te.

Las fa­cul­ta­des no de­le­ga­das les per­mi­ten a las pro­vin­cias so­lo es­ta­ble­cer im­pues­tos so­bre ac­ti­vi­da­des ejer­ci­das en sus te­rri­to­rios.

Por ello, en 1978 se fir­mó -en­tre to­das las pro­vin­cias- el Con­ve­nio Mul­ti­la­te­ral. Es­te mé­to­do de­be ser apli­ca­do por los con­tri­bu­yen­tes que desa­rro­llen un pro­ce­so úni­co y eco­nó­mi­ca­men­te in­se­pa­ra­ble, tal co­mo las ex­plo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias con la pro­duc­ción en una pro­vin­cia y co­mer­cia­li­za­ción en otra.

Ha­ce más de 10 años, se fir­mó el Pac­to pa­ra la Pro­duc­ción, el Em­pleo y el De­sa­rro­llo, por el cual se lle­gó a un com­pro­mi­so en­tre to­das las ju­ris­dic­cio­nes de exi­mir a la in­dus­tria y al agro pa­ra pro­mo­ver esas ac­ti­vi­da­des esen­cia­les, pe­ro am­bas con­ti­núan gra­va­das y ca­da año con una ma­yor car­ga fis­cal des­de el año 2002. La ta­sa has­ta 2011 fue del 1%.

Pa­ra el agro hay un ré­gi­men es­pe­cial de li­qui­da­ción. El mon­to de ven­ta al­can­za­do por el im­pues­to se re­par­te en­tre las pro­vin­cias en que se desa­rro­lló ac­ti­vi­dad: un 85% del in­gre­so to­tal ob­te­ni­do se atri­bu­ye a la ju­ris­dic­ción pro­duc­to­ra y el 15% en­tre las co­mer­cia­li­za­do­ras. Si bien ello apa­ren­ta ser sen­ci­llo, en los he­chos la di­fi­cul­tad e in­cer­ti­dum­bre es­tá ca­da vez más pre­sen­te, lo que im­pli­ca cos­tos in­jus­tos pa­ra con­tri­bu­yen­tes cum­pli­do­res.

La dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos mu­chas ve­ces no es com­par­ti­da

Pa­ra mi­rar de cer­ca Una gran preo­cu­pa­ción ge­ne­ra una fi­gu­ra po­co co­no­ci­da: la “me­ra com­pra”

por par­te de los fis­cos afec­ta­dos, lo cual pro­du­ce ajus­tes que ge­ne­ran sal­dos a fa­vor de cier­tas pro­vin­cias y deu­das con in­tere­ses a in­gre­sar en otras.

La ta­rea ad­mi­nis­tra­ti­va in­cre­men­ta sus cos­tos y el con­tri­bu­yen­te su­fre san­cio­nes des­pro­por­cio­na­das an­te in­cum­pli­mien­tos in­vo­lun­ta­rios.

Una gran preo­cu­pa­ción es­tá en la fi­gu­ra de la “me­ra com­pra”. La nor­ma­ti­va exi­ge que cuan­do se co­mer­cia­li­zan pro­duc­tos agro­pe­cua­rios, fo­res­ta­les, mi­ne­ros y fru­tos del país, y di­cha ac­ti­vi­dad es­tá exen­ta en la ju­ris­dic­ción pro­duc­to­ra, se exi­ja el im­pues­to al com­pra­dor.

Pa­ra que­dar obli­ga­do, el ad­qui­ren­te de­be ma­ni­fes­tar gas­tos a su car­go, ta­les co­mo co­mi­sio­nes y fle­tes. El pa­go de im­pues­to en esa ju­ris­dic­ción ge­ne­ra sal­do a fa­vor del con­tri­bu­yen­te de di­fí­cil o im­po­si­ble re­cu­pe­ro. Pa­ra que­dar exen

Cre­ci­mien­to La ta­sa a los pro­duc­tos pri­ma­ros en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res subió fuer­te

clui­do de­be de­mos­trar con to­das las prue­bas que no ha ejer­ci­do ac­ti­vi­dad al­gu­na en la ju­ris­dic­ción com­pra­do­ra. En oca­sio­nes es­ta fi­gu­ra de “me­ra com­pra” se tor­na in­cons­ti­tu­cio­nal cuan­do ex­ce­de la ju­ris­dic­ción del po­der lo­cal.

Más in­cer­ti­dum­bre, e in­cre­men­tos de alí­cuo­tas nos es­pe­ran el 2013.Los por­cen­tua­les se apli­can so­bre los in­gre­sos, con in­de­pen­den­cia de las es­ca­sas ren­ta­bi­li­da­des o pér­di­das eco­nó­mi­cas, y a las gran­des em­pre­sas les au­men­tan el por­cen­tual sin jus­ti­fi­ca­ti­vo al­guno.

El tri­bu­to se apli­ca en ca­da una de las eta­pas de pro­duc­ción o co­mer­cia­li­za­ción del pro­duc­to, sien­do acu­mu­la­ti­vo y sin po­der iden­ti­fi­car­se cuan­do se ex­por­ta, lo que im­pi­de re­cla­mar su de­vo­lu­ción en fron­te­ra.

Hay cues­tio­na­mien­tos por sus efec­tos eco­nó­mi­cos, al pro­du­cir un in­cre­men­to del pre­cio fu­tu­ro de los bie­nes, pues los co­mer­cian­tes apli­can un por­cen­tual de ga­nan­cia so­bre sus cos­tos que in­clu­yen el im­pues­to.

La ta­sa a los pro­duc­tos pri­ma­rios en la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, que des­de el año 2002 es del 1%, se ha in­cre­men­ta­do a par­tir del 2013 al 1,75% cuan­do la em­pre­sa ha­ya efec­tua­do ven­tas en el pe­río­do fis­cal an­te­rior su­pe­rio­res a $ 60.000.000, sin jus­ti­fi­ca­ti­vo al­guno.

Pa­ra quie­nes arrien­dan tie­rras, las ven­tas de sus pro­duc­tos tri­bu­ta­ran el 2% siem­pre que sus in­gre­sos del pe­río­do an­te­rior su­peren los $ 10.000.000, in­cre­men­to del 100% que apun­ta a pools de siem­bra. Los in­gre­sos por los arren­da­mien­tos con­ti­núan gra­va­dos al 6% con aquel in­cre­men­to en 2012 de un 70%.

No pa­re­ce ra­zo­na­ble ni jus­to que se con­ti­núe in­cre­men­tan­do la pre­sión fis­cal por par­te de ca­da una de las es­ca­las de go­bierno, que re­du­cen a már­ge­nes mí­ni­mos las ren­ta­bi­li­da­des o bien de­jan de exis­tir.

Co­se­cha. La ima­gen, en las Flo­res, se re­pi­te en to­do el país. La co­mer­cia­li­za­ción su­fre una pre­sión im­po­si­ti­va cre­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.