Ta­len­tos del fin del mun­do

Clarin - Rural - - LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Un ada­gio de las tri­bus cen­troa­fri­ca­nas que ha­blan la cau­ti­van­te len­gua Wo­lof di­ce que los mi­la­gros que nos man­da Dios sólo los apro­ve­chan los que están des­pier­tos. Nos lo re­cor­da­ba ha­ce po­co Ju­lio Gar­cía To­bar, maes­tro de mu­chos de los que apor­ta­ron en es­ta Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

De­cía­mos la se­ma­na pa­sa­da que fi­nal­men­te el ex­pe­ri­men­to K al­can­za­ba su in­só­li­to ob­je­ti­vo: fre­nar al cam­po pa­ra ver qué pa­sa­ba. Hi­zo lo po­si­ble, en los úl­ti­mos cin­co años, por ter­mi­nar con la vi­go­ro­sa ex­pan­sión de nues­tras pam­pas. Un in­ten­to ab­sur­do de sa­bion­dos y sui­ci­das en­ca­ra­ma­dos so­bre una pla­ta­for­ma de pre­jui­cios ideo­ló­gi­cos. Creen que el se mue­ve a tra­vés del an­ta­go­nis­mo. La ce­gue­ra les im­pi­dió ver que el agro era y es par­te de la so­lu­ción, no par­te del pro­ble­ma.

De­cía­mos la se­ma­na pa­sa­da, pa­ra­fra­sean­do al poe­ta, que “cuan­do el cam­po es­tá tris­te, los pue­blos se lle­nan de yu­yos”. Ex­poa­gro mos­tra­ba sín­to­mas cla­ros de un ba­jón aními­co. La brillante ex­po­si­ción de siem­pre de­ja­ba agu­je­ros ines­pe­ra­dos. Fal­ta­ban por pri­me­ra vez mu­chas de las más im­por­tan­tes pro­vee­do­ras glo­ba­les de equi­pos pa­ra la agri­cul­tu­ra.

Se ru­mo­reó que fue par­te del tor­ni­que­te del go­bierno pa­ra arrui­nar el ne­go­cio de los or­ga­ni­za­do­res, Na­ción y Cla­rín. Las em­pre­sas lo des­min­tie­ron, ex­pli­can­do el fal­ta­zo por la fal­ta de pre­su­pues­to. No es lo mis­mo, pe­ro es igual­men­te gra­ve: el que no in­vier­te en mos­trar sus pro­duc­tos, es por­que no ve dinamismo en la de­man­da.

Sem­brar es un ac­to de fe. De op- ti­mis­mo. Pa­ra se­guir sem­bran­do ha­cía fal­ta re­cu­pe­rar­lo. Y de pron­to, Ha­be­mus pa­pam, y Fran­cis­co es ar­gen­tino. “Fue­ron a bus­car un Pa­pa al fin del mun­do”.

La sor­pre­si­va de­ci­sión de los car­de­na­les de la Igle­sia ge­ne­ró una enor­me reacción de es­pe­ran­za en la so­cie­dad del fin del mun­do. Una so­cie­dad que si se mi­ra­ra en el es­pe­jo de sus ta­len­mun­do

Es­ta se­ma­na, con Fran­cis­co, la ta­ba se dio vuel­ta. Ha­brá que es­tar des­pier­tos

tos, no ve­ría ra­zo­nes pa­ra te­ner el al­ma en pe­na. En­tre sus ta­len­tos, están los que siem­bran pa­ra ali­men­tar mi­llo­nes de bo­cas en to­do el mun­do. Los ar­gen­ti­nos que hoy bri­llan son Mes­si, Gi­no­bi­li, Del Po­tro, pe­ro en las gón­do­las de to­do el mun­do bri­llan los po­llos, los cer­dos, los lác­teos que se pro- du­cen con nues­tro maíz y nues­tra so­ja. Tam­bién bri­llan, pe­ro por su au­sen­cia, nues­tras car­nes y otros pro­duc­tos em­ble­má­ti­cos que ago­ni­zan por ma­la pra­xis y ab­sur­das pe­leas con­tra mo­li­nos de vien­to.

El do­min­go pa­sa­do, una hor­da con cla­ros víncu­los con el po­der, in­cen­dió la municipalidad de Ju­nín, una ciu­dad del cam­po cu­yo in­ten­den­te mi­li­ta en la opo­si­ción. Pe­ga­da al edi­fi­cio mu­ni­ci­pal es­tá la año­sa Ca­te­dral San Ig­na­cio de Lo­yo­la, que sir­vió de re­fu­gio a los agre­di­dos.

San Ig­na­cio de Lo­yo­la fue el fun­da­dor de la Com­pa­ñía de Je­sús. Sí, la or­den de los Je­sui­tas, de la que el Pa­pa Fran­cis­co es hi­jo di­lec­to. Las co­sas a ve­ces “se sim­bo­li­zan”, de­cía el si­có­lo­go Fernando Ulloa. Pe­ro la ima­gen es fuer­te y vá­li­da.

“Ar­mo­nía en­tre no­so­tros”, di­jo Fran­cis­co en su pri­mer men­sa­je a los car­de­na­les. Nos ha­bla­ba tam­bién a los ar­gen­ti­nos. En­tre ellos, a los del cam­po. “Ter­mi­ne­mos con el pe­si­mis­mo”, les re­co­men­dó. De nue­vo, nos ha­bla­ba a no­so­tros. En­tre ellos, a los del cam­po.

El ofi­cia­lis­mo, tras la vis­ce­ral reacción de al­gu­nos de sus in­te­lec­tua­les más en­cum­bra­dos, ex­hi­bió sig­nos po­si­ti­vos.

Ju­lián Do­mín­guez, ca­tó­li­co prac­ti­can­te, ex Mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra y ac­tual ti­tu­lar de la cá­ma­ra ba­ja, fue el pri­me­ro que elo­gió al Pa­pa Fran­cis­co y es­tá via­jan­do pa­ra asis­tir a su pri­mer An­ge­lus. Lo hi­zo tam­bién Fernando “Chino” Navarro, un mi­li­tan­te K que se ha mos­tra­do va­rias ve­ces dis­pues­to a de­ba­tir ideas con gen­te del agro.

Na­da se­rá fá­cil. Na­da ga­ran­ti­za un gi­ro co­per­ni­cano de un go­bierno que, cre­yen­do que el mun­do se le caía en­ci­ma, huía ha­cia rum­bos in­sos­pe­cha­dos. Es­ta se­ma­na la ta­ba se dio vuel­ta. Pe­ro, co­mo re­co­men­da­ba el wo­lof, ha­brá que es­tar des­pier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.